Uñas de gel

¿Qué tal? A alguna os ha tocado algo? a mí nada...que decepción! Y para decepciones mi experiencia con las uñas de gel.

Quedan preciosas la verdad, pero a medida que va creciendo la uña tienes que rellenarla para que no parezca que te has pegado las uñas mal.... Es un inconveniente para el bolsillo.


Pero para mí lo peor ha sido al quitarmelas. Mis uñas (geneticas...) han quedado debilitadas (muy débiles con nada que me doy un poco se agrietan!), finas y esmirriadas....cuando me las miro no las reconozco.

Yo tenía buenas uñas y bonitas casi sin cuidados. Ahora me da pena verlas. Y eso que solo llevé las uñas de gel 1 mes y medio...si llego a aguantar 6 meses como hacen algunas no quiero ni pensarlo, se me caerían a cachitos?


Con mi historia no quiero decir que las uñas de gel sean mal invento, igual a algunas les va genial y no les daña las uña. Pero mi experiencia ha sido esta y la verdad es que no pienso repetir.

La próxima vez esmalte de toda la vida y tan bien que me quedo.

¿A alguien le ha pasado lo mismo? Espero que no!..

Ya tenemos ganadora !

Bueno chicas! Gracias a todas por participar,pero solo podía ganar una.
El número premiado de la O.N.C.E el Martes 7 fue: 22.662.
El tema es que participasteis 11, pero uno es nulo ya que no es seguidora del blog (lo siento anónimo pero era un requisito imprescindible. Así que en total 10 comentarios.

Hacemos regla de tres, Si 62 es a 100,10 es a 6,2, és decir el comentario 6! Que corresponde a Crisús!! Felicidades!!!



Ahora elige el par de gemelos a tu gusto de Silvia Maeso y envianos tu elección al email del blog: ministeriobelleza@gmail.com

Gracias a todas y suerte en el próximo!

Alimento para el alma

¡Uff, qué místico suena el título! Tranquilas, que no estoy tan zen. Aunque he ido esta mañana a preguntar a un sitio donde dan clases de yoga y creo que me voy a apuntar. Vamos, es que lo estoy deseando. Pero ése es otro cantar que no tiene que ver con lo que os quiero contar.
En realidad, de lo que quiero hablar es de la cantidad de cosas que tenemos en la despensa para ponernos bellas. Más bellas, quiero decir. Y por dos duros.
Sin ir más lejos, el otro día pasaba por el salón de camino al baño con unas cuantas cosas y me preguntaron "¿Qué vas a hacer, una ensalada en el lavabo? Porque es que llevaba aceite, vinagre y sal. ¿Para qué? Pues mirad:

-Aceite para ponérmelo en las puntas (del pelo, no de los dedos, como ya supondréis). Cuando me voy a lavar el pelo al día siguiente (es decir, un día sí y otro no), por la tarde-noche me hago una coleta muy alta, me pongo aceite de oliva en los medios y puntas y me lo recojo en lo que mi amiga Lidia (del blog Con Zapatos Nuevos, no os lo perdáis) llama "un roete". Y así me lo dejo hasta el día siguiente, cuando me lo lavo. Esto sirve para hidratar y nutrir el pelo, y lo deja muy suave. Lo podéis hacer también con el aceite de almendras, como el que tienen en Mercadona, que también lo deja perfecto. Para las más sibaritas que pueden permitirse gastar más (cómo me gusta el anuncio ese de "el que despilfarra, la paga") Kerastáse ha sacado un aceite ideal a base de aceite de argán que por lo visto es la caña. Pero yo pertenezco, de momento, a la sociedad low-cost y me gusta hacer mis truquillos en plan barato.


-Vinagre para el último aclarado del pelo. Como en mi más tierna infancia, cuando mi madre me lo ponía en el lavabo con agua muy fría. Qué gustito, en Granada, en pleno invierno y a cinco bajo cero, con el agua fresquita cayéndote por el cogote. La niña con una pulmonía del quince, pero un pelo de brillante.......Pues ahora me lo pongo igual, pero dentro de la ducha, después de aclararme la mascarilla o el acondicionador. Y luego lo enjuago otra vez. No usar el vinagre de módena, por favor, que ése lleva caramelo y os puede dejar el pelo con rastas. El mejor es el de sidra, pero el normal de toda la vida vale también. Y para las "gastonas" Yves Rocher tiene uno de frambuesa. Que vale sólo 8€, no creais que es carísimo, pero la verdad es que lo compré porque me lo recomendó Mónica, del blog Belleza Natural, y me gusta mucho pero me está saliendo casi a euro la puesta del vinagrito. Eso sí, huele fenomenal, nada que ver con el de los boquerones.
-Sal para la piel del cuerpo. Porque si la mezclas con el gel de baño haces un exfoliante buenísimo y súper barato (a 0,50€ que sale el kilo de sal, y con un gel de baño baratito, ya me diréis). Se queda la piel como la seda. Pero cuidado las que tengáis pieles sensibles. Y no vale la sal gorda, a ver si os vais a quedar como si os hubiera arañado un gato. Sal finita, y frotando con delicadeza, por favor. Por cierto, si mezclais el aceite con la sal fina sale un exfoliante para las manos que además las deja hidratadísimas.

Y luego tenemos muchas más cosas que nos ponen guapas: las bolsitas de té frías para descongestionar los ojos y las bolsas, las rodajas de patata cruda para las ojeras, la zanahoria rallada para las ojeras también (¿habéis descubierto ya cuál es mi mayor problema de belleza?), el yogur para hacernos mascarillas faciales calmantes (o para ponérselo cuando nos hemos quemado con el sol), la avena para molerla y hacer una mascarilla exfoliante y nutritiva mezclándola con miel, el huevo para nutrir el pelo, el tomate para los puntos negros (hay que frotarlo en la cara, dejarlo diez minutos, y aclarar)...Vamos, que ahora que lo pienso no sé qué c#¬o hago comprándome cremas de 40 euros para todas estas cosas...

¿Y vosotras, qué otros trucos naturales de belleza tenéis?

PD: No olvidéis que seguimos con el concurso de los gemelos que Miriam publicó el otro día, aún podéis participar.




"El mejor polvo de tu vida"

Sí, sí, vamos a hablar de polvos. Pero no de los que much@s estaréis imaginando (sí, tú, que has hecho click en el enlace pensando en algo que no tiene nada que ver con lo que voy a contar; pero mira, al menos he captado tu atención; lo que tiene que hacer una…).

De lo que voy a hablar es de Ultraglow, cuyo lema es ése, “El mejor polvo de tu vida”. Se trata de unos polvos, sueltos o compactos (los originales son compactos) que, además de usarse como polvos bronceadores, pueden usarse como base de maquillaje, sombra de ojos, colorete, perfilador de ojos y labios, color de uñas, color de labios y color corporal. En serio. Como os lo digo. Y comprobado por mí. Además, sirven para cualquier tipo de piel, sea del tono que sea. Lo único que hay que hacer es aplicarse mayor o menor cantidad, pero se adaptan perfectamente. Y tienen SPF. Increíble, ¿no?


Había leído de estos polvos en varios blogs y me habían llamado mucho la atención. Pero, al no poder comprarse en España, desistí en mi interés. Hasta que la semana pasada me enteré de que se pueden adquirir a través de la web española http://www.cosmeticaoriginal.com/ Así que me puse en contacto con ellos para informarme. Y Nuria, la persona que me contestó, muy amablemente, me explicó todo. El pedido se hace en su e-mail info@cosmeticaoriginal.com, te lo envían por correo, y lo pagas contra reembolso cuando lo recibas en unas 48 horas (lo cual, sinceramente, me da más tranquilidad que pagar con tarjeta por Internet en sitios que no conozco). 

Además, a través de esta web pueden adquirirse productos de las marcas Spa Royal (depilación con el método del sugaring, mucho más suave que la cera tradicional y más efectiva), Young & Pure (una línea de productos 100% naturales para pieles jóvenes muy interesante), o Cereal’s (productos también naturales que comprenden desde una limpiadora de arroz en mousse hasta un contorno de ojos, un tratamiento blanqueador o tratamientos corporales como el reafirmante de senos).

Y yo, pensando en mi servicio a la comunidad, a vosotras, decidí sacrificarme y comprar estos polvos mágicos para probarlos y contaros mi experiencia. Nuria me envió dos unidades de Ultraglow (para probar las dos versiones, la original y la demi-mate, que es especial para pieles grasas e incluso para hombres) y además un montón de muestras de algunos productos Cereal’s. Con lo cual, cuando abrí la cajita, me quedé encantada.

La noche del viernes probé la versión original de los polvos, y me gustó mucho cómo quedaban porque dan un tono de piel precioso y además un ligero brillo muy favorecedor. ¿El problema? Que con mi tipo de piel el brillo favorecedor pasó a ser a lo largo de la noche un “relucimiento” que no me gustaba nada.

 Así que el sábado probé la versión demi-mate. Y mucho mejor. Al no tener el brillito son más naturales, y me dio la impresión de que duraban más. Y sé que conforme los vaya utilizando me sentarán mejor, porque daré con la cantidad justa que ponerme. Esta mañana me he ido al trabajo con un tono de piel fantástico.


También probé el reafirmante de senos de Cereal’s. La verdad, lo probé por probar, porque la madre naturaleza ha sido taaaaaaan generosa conmigo que me ha dado una talla de sujetador que no se me cae nada, nada. Escasa pero firme, sí señora. Pero nunca está de más la hidratación y la prevención de las estrías. No vaya a ser que me crezcan de repente y tengamos un disgusto. Al principio pensé que el olor del gel era… ¿cómo decirlo? ¿Raro? Pues sí, raro.

Pero Nuria me ha aclarado que es por la alta concentración de aceites esenciales y activos, mayor que en los productos que compramos en las tiendas y más parecida a la de los productos de los centros de belleza. Además, al ratito no se notaba nada.


Ahora me queda probar la loción blanqueadora y renovadora para las manchas de la piel por el sol y el acné (justo lo que necesito) y el gel coadyuvante en el linfodrenaje y la adiposidad localizada (en lo que viene siendo, mayormente, la celulitis y las piernas hinchadas, que diría Fiti). Estoy segura de que me van a gustar.

¿Qué más contaros de estos productos y esta web? Pues que para esta Navidad están preparando kits especiales (como el de los polvos Ultraglow con una brocha especial para aplicarlos, un gel para ducha y pelo de Young & Pure y un limpiador facial de la misma marca) y nuevos productos como las sombras de ojos Ultraglow. Que podéis ver en la web un vídeo sobre los polvos donde explican cómo aplicarlos y todos los usos que tienen. 

Y que, qué leches, que vamos a hacer un concurso para que la afortunada (o el afortunado, mira que si pinchaste en el enlace por lo del “Mejor polvo de tu vida” y al final te llevas el polvo, ¡cuéntaselo a tus amigos!…) pruebe estos increíbles Ultraglow. Será en breve, después del concurso de los gemelos que Miriam comentó la semana pasada. Manteneos atentas…

Buscando en el baúl de los recuerdos...

“¡Uuuuuhh!”. Qué buen rollo me da la melodía de esta canción de Karina…

Y qué bien me viene para lo que os voy a contar.

Como en la moda, el maquillaje siempre tira de tendencias y estilos que ya se llevaron hace algunos años (en algunos casos, mucho años). Y eso me gusta porque siempre podemos variar un poquito la forma de maquillarnos para no ir siempre iguales. Un eyeliner y un labio rojo al estilo años cincuenta, unos pómulos rosados y las pestañas a lo babydoll para emular nuestra infancia, unas sombras azules radicales para emular a los ochenteros…

Y productos que podemos volver a usar para animar nuestros rostros de una forma diferente. Es lo que hice el fin de semana pasado. Como iba vestida en tonos marrones, me decidí a maquillarme los ojos con sombras tierra. Normalmente no las uso porque me da la sensación de que me dan aspecto de cansada (mis ojeras, muy chulas ellas, no son moradas o azuladas, sino que tienden al marrón), pero rescaté de mi neceser algunos productos que me convencieron y de mi imaginación algunas técnicas que se llevaban antes:

-Las sombras mono Color Focus de Lancôme en los tonos Pêche Melba (un tono melocotón irisado que me puse en el párpado móvil) y Vanille des Îles (dorado muy clarito, que me puse bajo el arco de la ceja). Las tengo hace un montón, pero nunca las había usado porque no encontraba la ocasión. Y fíjate tú, fue ésta. Si es que hay que probar y probar y darle oportunidades a las cosas…

-La sombra marrón mate de Mercadona, el tono 17. La apliqué para hacerme un semiahumado, pero no poniéndomela en todo el párpado móvil y en el inferior, sino dibujando la “banana” que se hacía en los años sesenta y difuminándola mucho. Nars ha usado este estilo de maquillaje de ojos en su campaña para este otoño-invierno. Y al dejar el párpado móvil más clarito da más luz a la mirada. Eso sí, difuminad, difuminad (¡malditas!).

-El perfilador de ojos marrón de Mercadona. En lugar de aplicarlo directamente en el ojo, tomé el truco de Tuimagenpersonal.com y me pinté el dorso de la mano con él y luego “mojé” un pincel biselado con el que me lo apliqué para delinear el ojo por arriba y por abajo. Queda más difuminado y natural.

-Un lápiz blanco de Faber Castell. Sí, lo sé, es una marca de lápices para escribir, como los del cole, pero no soy una bruta. No tanto, quiero decir. Es que además hacen estos lápices para maquillarse. Yo lo compré en Mercadona. En lugar de usarlo de eyeliner, como hacían mis amigas del cole cuando yo tenía quince años (nunca lo entendí, me parecía que quedaba horrorosa la línea blanca en el párpado, pero según ellas era lo más; yo es que era una incomprendida, creo), me lo puse por dentro del ojo, pero sin marcarlo demasiado para que no se notara tan blanco (lo ideal es hacerlo con un lápiz vainilla, pero no tengo) para que se me borrara un poco el aspecto de cansada. Y funciona, además de que hace el ojo más grande (otro truco: si tenéis los ojos rojos perfiladlos por fuera con lápiz azul en lugar de negro, ese color neutraliza el rojo).

-Un colorete dorado y uno tostado, como los que tenía mi madre cuando yo era pequeña y me sentaba a ver cómo se maquillaba. El tostado para marcar el pómulo (poniendo cara de Sara Montiel lo aplicas por debajo del hueso para marcar la mejilla) y el dorado por encima de la manzana de la mejilla, sonriendo, para iluminar. Son de Mercadona.

-El brillo de labios, que tampoco pasa nunca de moda desde que salió al mercado, era de Mercadona también: Bronzingold de la línea de maquillaje de verano, que huele genial, es suave y es tono melocotón irisado. Precioso.

-Y algo que, pasen los años que pasen, siempre está de moda: unas buenas pestañas. Con la máscara The Colossal Volum’Express de Maybelline se consiguen muy fácilmente. Y además me puse antes una capa de Hypnôse Precious Cells para alargarlas y darles el toque de serum que tiene. Esta máscara la tengo de muestra, no os creáis que tengo varias en tamaño de compra porque una no es el Banco de España…(eso me decía mi madre cuando le pedía para pinturitas en mi tierna adolescencia).

Porque yo lo valgo (y mi cara lo pedía a gritos)


Sábado por la tarde. Después de un viernes de levantarse a las 7:00, trabajar hasta las 15:00, ir corriendo a comer, comer como los pollos, intentar dormir una siesta y no poder, arreglarse, estar en pie hasta las 5:00, levantarse a las 11:00, hacer la comida para las chicas y el chico, no poder dormir siesta de nuevo, y tener que arreglarse de nuevo. Para estar estupenda, claro. ¿¿¿¿Cómo demonios lo iba a conseguir???? Imaginad mi cara...


Tuve que recurrir a un producto maravilloso del que me habían hablado y había leído mucho. Beauty Flash Balm, de Clarins. Una prebase de maquillaje que también puede usarse como mascarilla, que sirve para devolver a la piel la luminosidad, relajar los rasgos, estirar la piel y dejar un aspecto de piel descansada. Vamos, la leche en verso.

Nunca lo había comprado y estaba en mi wishlist, y como el jueves veía la que se avecinaba el finde, y hacía poco que había cobrado, decidí liarme la manta a la cabeza. A ver, tampoco es tan caro, son 34€, y debo decir que muy bien invertidos.


Lo usé como prebase de maquillaje, y la verdad es que al principio no me veía nada diferente. Pero conforme pasaban los minutos es verdad que me veía la cara como más estirada, más relajada. Luminosa. Y el efecto me duró toda la noche (y eso que me maquillé a las 20:00 y me acosté a las 4:00). Y (es la última "y" del párrafo, lo prometo) sin un brillo en toda la noche, sólo luminosidad. Qué maravilla.

También contribuyó a mi buena (o algo mejor, al menos) cara el sérum Repairwear Laser Focus, de Clinique. Es un nuevo sérum que promete eliminar en 12 semanas las arrugas casi como si te hubieras sometido a una sesión de láser. O al menos acercarse mucho al efecto. Tengo una muestra porque en la revista Elle de este mes venía una tarjeta para canjearla en El Corte Inglés. Conseguirla parecía una tarea fácil, pero no fue así:

Me acerco al stand de Clinique en El Corte Inglés. Busco a la "Experta Clinique", que nunca están en su sitio, oye. Me armo de valor para no pasar vergüenza por pedirle una muestra con una tarjeta de la revista. Me dice que me tiene que hacer una ficha de mis datos primero. Le digo que ya la tengo hecha. Lo confirma diciendo "Ah, sí, de otra vez que te llevaste unas muestras del Sistema Tres Pasos". Con retintín, la tía. Como si las pagara ella, no te jiba. Le pregunto por otro producto, por relajar la cosa y dar un rodeo. Me lo explica todo. Y me dice "hasta luego". No, bonita, hasta luego no. Le digo "vale, pero ¿me das mi muestra?". Y me suelta que bueno, pero que no la vaya a usar yo, que eso es muy fuerte para mí, porque es para las arrugas. Como que no me la quería dar, vaya. Pues por mis ovarios que me la daba, hombre ya. Le tuve que decir, "bueno, pues se la daré a mi madre, pero dámela, por favor". Le faltó ponérselo detrás de la espalda en una mano y con la otra agitar su dedo índice estirado diciendo "pero prométeme que no la usarás, ¿eh, bonita?". Vamos, que me fui de allí entre asustada porque apareciese detrás de alguna columna para recordármelo y mosqueada por su mala leche. Pero con mi muestra. ¡Olé!

Bueno, pues el sábado me puse el dichoso sérum. Pero como es para las arrugas profundas y yo realmente no las tengo en lo que es el cutis, me lo puse sólo en el contorno de los ojos. Se me quedó suave y satinado, y me facilitó mucho el maquillaje en la zona. Por eso contribuyó a que tuviera mejor cara. Ahora lo uso cada día, a ver si me hace el efecto que promete. Si lo cumple, a lo mejor lo compro. Pero en otro El Corte Inglés, por supuesto.
Así que, ese día (esa noche, más bien), salí restaurada, iluminada, relajada, estirada y dispuesta a echarme unos bailes si hacía falta:



PD: El domingo me puse Beauty Flash Balm a modo de mascarilla, después de limpiar y exfoliar la piel muy bien. Mientras se iba absorbiendo (porque es una mascarilla que se retira con un pañuelo de papel, y no enjuagándola con agua) parecía que me quedaba la cara fenomenal. Pero debo decir que al retirarme el exceso que quedó después del tiempo de rigor me quedaron muchos grumos en la cara que no había manera de retirar. Salvo con agua, con lo cual le quitas un poco la gracia al asunto. Pero bueno, en cualquier caso, ha sido un gran descubrimiento que os recomiendo.

Mi rutina

Estaba claro que no podía faltar un post de mis rutinas y mis productos estrella. Es el peaje que os toca pagar por tener los de todas las participantes en el concurso de “eNe by Suárez”, a ver si os creéis que esto iba a ser un camino de rosas. Pues no, en todo caso es un camino de Rosa (lo siento, la broma era muy fácil).

¿Cómo contaros la de productos que uso y cosas que me pongo en unas líneas? Vamos a intentarlo:

Para el cuidado de la piel, lo fundamental es la limpieza, la hidratación y la protección. Sobre todo si tienes una piel tan…¿satinada? ¿grasa? ¿resbaladiza? como la mía. Los limpiadores que uso y me funcionan, uno por la mañana y otro por la noche, son Equilibran-T de Pond’s y Garnier CleanDetox. Y nunca, nunca, nunca, me acuesto sin limpiar la piel. Así esté ardiendo Troya. Después, un tónico como el de rosas de Carla Bulgaria Roses Beauty.

 Ya sabéis que lo descubrí hace nada, pero estoy encantada por cómo me deja la piel de fresca. Incluso me lo pongo en el contorno de ojos y los descongestiona mucho. Otro que me encanta es el de Clinique, y desde que no lo uso noto incluso que me salen más puntos negros. 

Hablando de puntos negros, la exfoliación es fundamental. Una vez me dijeron en Clinique que yo podría exfoliarme a menudo (¿me estaban insultando y no me enteré?). Me pareció mucho, pero lo hice y es cierto que la piel la tenía perfecta, súper luminosa. Dos días me daba el exfoliante y uno descansaba. Eso sí, era un exfoliante suave. Ahora no lo hago tan a menudo, pero tengo la piel bien (que con treinta años casi también era hora). El que uso es el de Garnier Pure, y me encanta. De crema hidratante, una fluida, con color, con SPF 15 o más. La mejor hasta ahora, Olay Total Effects x7 con un toque de maquillaje. La de Carla Bulgaria Roses Beauty me gusta, aunque me hace algo más de brillos a lo largo de la mañana y además no tiene color. 

El contorno de ojos es mi caballo de batalla, así que pruebo constantemente nuevos. Ahora estoy con el roll-on cafeína de Garnier con el toque de corrector, y no está nada mal. Pero quiero probar los de Khiel’s porque tienen muy buena fama, y ya quiero usar alguno para combatir las primeras arrugas (sí, ya me toca). Por las noches me pongo un poco de la crema con Q10 de Carla Bulgaria Roses Beauty. Y por la noche también, pero en la cara, me pongo el Hidra Gel de Carla Bulgaria, porque hidrata la piel sin dejarla nada de grasa y además calma y descongestiona. Por cierto, se me ha olvidado comentar el tema de los serums. Son buenísimos, ya lo sabéis. Para mí, el mejor que he usado por su función es Idealist, de Estée Lauder, pero su precio se me va bastante de presupuesto ahora (aunque cunde mucho). 

Ahora estoy probando una muestra de Genifique, de Lancôme, que es antiedad y en realidad no me hace falta todavía, pero noto la piel súper descansada y con más luminosidad. Cuando la cosa esté más boyante quiero probar Even Better Clinical, de Clinique, porque es para eliminar las manchas del sol e incluso las de los granos, o eso dicen. 58 euritos, así que más le vale ser efectivo…


Pasando al cuerpo, soy la reina probadora de anticelulíticos, ya os lo he contado alguna vez. Para mí el más efectivo es Body Creator, de Shiseido. Tiene un precio elevado, pero de verdad es bueno. Ahora estoy usando el de Roc, y está bien también.

 Aunque lo mejor para la celulitis es una buena clase de spinning, para qué engañarnos. O de elíptica. Y acompañadas de sentadillas y otros ejercicios de tonificación. Se nota, de verdad. 

Para la hidratación me gusta Nivea y el aceite de baño con aloe vera de Mercadona. También probé una muestra de Natural Honey al aceite de argán y la versión love lotion, y me gustaron mucho las dos por su olor y cómo hidrataban la piel. Exfoliante: los de Sephora me encantan por su olor, pero como yo tengo la piel casi de esparto necesito algo más fuerte, así que recurro al truco casero de mezclar sal fina con el gel de baño, y frota que te frota. Se te queda la piel espectacularmente suave. 

Desodorante: Deo Pure gel, de Biotherm. Muy bueno, ligero, sin color y casi sin olor, y realmente efectivo. Gel: soy una clásica. El Magno de toda la vida. Tiene un olor ligeramente masculino que me encanta, limpia muy bien pero a la vez hidrata y es barato. Champú: también he probado miles, y me quedo con el Cuidado Clásico de TRESemmé. Aunque ahora quiero probar el nuevo de Pantene, Aqualight (es bueno cambiar de champú cada cierto tiempo). 

El acondicionador que mejor me va, que me deja el pelo más suave y suelto que otros mucho más caros, es el hidratante de Mercadona (el de los ribetes azules). Me suaviza el pelo más incluso que la mascarilla Repara y Protege de Pantene, y cuesta sólo 1,30€ o por ahí. Y en mascarilla lo mismo, la de Mercadona me flipa. Aunque también me gusta Total Repair de Elvive.

Por cierto, truco: te lavas el pelo normalmente, te lo secas un poco con la toalla y te pones la mascarilla. No te la aclaras. Dejas que se seque el pelo totalmente, si hace falta con la toalla puesta (casi mejor), lo desenredas y te pasas la plancha. El calor de ésta hace que el pelo absorba todas las propiedades de la mascarilla (es lo que hacen en los tratamientos de queratina de las peluquerías chachipirulis), y luego enjuagas la mascarilla como normalmente. Es un engorro, lo sé, y te lleva toda la tarde, pero de verdad que se queda el pelo espectacular.

Otro día, mis productos de maquillaje, que ya está bien por hoy, ¿no?

And the "eNe by Suárez" goes to...

No podía salir un número fácil, no. No te digo ya entre los doce que había. Podría haber sido un 35, o un 17, o un 99, incluso. Pero no, para seguir la estela de cómo son las cosas últimamente, el número tenía que ser porcul...digo, complicadillo.



El 13500, señoras. Que menos mal que especifiqué que contaríamos las dos últimas cifras del número, porque si llego a considerar las tres últimas, me puede dar algo.


En fin, que como los dos ceros los contamos como el número 100, contando desde el 12 en adelante como si empezáramos de nuevo, el número 100 corresponde al.......tachán, tachán tachántachántachántachántachántachántachántachánchaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaannnnnn (anda que....como si no hubiérais hecho ya los cálculos mientras digo gilipolleces de intriga):

¡El 4! ¡Luce, eres la ganadora! ¡Enhorabuena!

Y sí, ahora toca decir a las demás eso de que bueeeeeeno, que no pasa nada, que lo importante es participar...¡Y una mierddddddddddd! (huy, perdón, si yo no soy la que participa, que soy la que organiza...joder, Rosa, cómo estás hoy). Bueno, miradlo por el lado bueno: no os ha costado un pavo participar (salvo que tengáis que conectaros en un cyber y escribáis lentito como una tortuga), y os vais a llevar de premio de consolación el súper post que voy a redactar con vuestros consejos de las rutinas y los productos que mejor os funcionan. Y os digo que, por lo que he leído, será muy interesante.

Además, como os decía ayer, haremos más concursos en breve y periódicamente con buenos premios, así que no os desaniméis. Ni os enfadéis, como éste...


Luce, por favor, ponte en contacto conmigo en mi e-mail para organizar el envío del premio a donde quieras.

Listado de Candidatas

Bueno, pues han dado las 18.00. Así que aquí está el listado de las candidatas a los Oscar. Digo, al "eNe by Suárez" que, sinceramente, es mucho más mono y queda mejor. Combina más con la ropa y pesa menos. Eso sí, aviso: una vez tengáis uno no podréis para de querer más y más, ¡son casi un vicio!
Las participantes, con su número para el sorteo, son:
1. Vanesa Hiraldo
2. Anabel Díaz
3. Rocío Boza
4. Luce
5. Crisús
6. Isabel (Love At First Visa)
7. None
8. Mónica (Belleza Natural, Candance)
9. Cris Vázquez (Cristina Make Up)
10. Carol (FG)
11. Isabel Bravo
12. Sarai

Esta noche intentaré poner el número que salga en el sorteo de la ONCE, que es el que determinará la ganadora. Eso sí, recordad que, si las dos últimas cifras del sorteo son superiores al 12, empezaremos a contar desde el 13 de nuevo el listado. Así, Vanesa tendría el 13, Anabel el 14, Rocío el 15, Luce el 16...

Qué emoción, ¿no? Vamos, yo al menos estoy súper ilusionada...




Mucha suerte a todas.

Falta 1 día...

Tranquila, ya queda sólo un día para que sepamos quién es la afortunada que se lleva el anillo de "eNe by Suárez". ¿Estás rezando para ser tú?

Con vuestras respuestas voy a crear un post (o varios, porque estoy recopilando mucha información interesante) para contaros qué cosas y qué rutinas os funcionan. Yo ya he tomado nota de unas cuantas para aplicarme el cuento.

Mañana, tras el sorteo de la ONCE, publicaré el número que ha salido y el nombre de la ganadora. Como cada una que ha participado ya sabe el número que lleva para el sorteo, podría saberlo antes de que yo lo publique (si es más rápida que yo, claro).

En breve haremos más concursos con más regalos interesantes. Seguid atentas...

Sobre el sorteo del premio

¡Muchachitas!

Que he estado pensando (otra vez, uf, este mes le estoy dando al "serebro" más de la cuenta y verás luego...derretío se me va a quedar), y resulta que con la regla de tres que pensé hacer para el sorteo si las dos últimas cifras de la ONCE eran un número superior al de las participantes en el concurso las que tuvieran un número bajo no tenían tantas oportunidades de ganar como las demás.

Así que lo que haremos es lo siguiente:

Imaginad que participáis 20 personas (ojalá seais más, me haría mucha ilusión, como al de la foto) y las dos últimas cifras de la once son el número 57. Bueno, pues desde el 21 en adelante repetimos la lista hasta ver quién sería la 57. Entonces, la 1 sería otra vez la 21, la 2 la 22, la 3 la 23...y la 57 sería la 17. ¿Lo pilláis? Así todas tenéis las mismas oportunidades de ganar...

Perdonad el lío, pero son cosas del directo (y de las prisas por publicar el blog, que me entra el ansia de ver que hace días que no publico y me embalo).

Experimento...con premio


He estado pensando. Sí, este mes tocaba…Y se me ha ocurrido una idea para animar el blog. No sé si lo habréis leído en el grupo que creé en Facebook (Beauty Affairs se llama, para la que no lo sepa), pero en cualquier caso, os lo cuento aquí.

Quiero hacer un experimento. No como los de Crisús, que son magníficos, porque no tiene que ver con la moda, pero más o menos es algo del estilo. Me explico, porque os estaréis quedando a cuadros.

Me gustaría que me contarais qué productos, rituales, tratamientos y rutinas os funcionan para estar guapas y bellísimas. De maquillaje, de belleza, de bienestar…Incluso, qué peluquerías o centros de belleza recomendaríais. Con lo que me contéis yo haré un potpurrí y lo pondré en un post, para que compartamos esta valiosa información. Porque, la verdad, yo mataría por saber qué usa mi amiga Mar para tener esa piel divina en las fotos, y ese pelo que siempre está perfecto y natural. O qué hace LoveatFirstVisa (que no me ha dicho su nombre) para tener esas piernas esculturales (si es que no es sólo genética, que me temo que tiene esa suerte…). O con qué productos consigue mi amiga Encarni ese melenón que dios le ha dado.

Y, como en esta vida nada es gratis, ofrezco recompensa a vuestra colaboración. Entre todas las contestaciones que reciba, sortearé un anillo de Ene By Suárez. ¿No los conocéis? ¿En serio????? Pues ya estáis tardando en entrar en su web y ver sus maravillosas creaciones. Anillos originalísimos, preciosos, para cualquier ocasión, y que además se adaptan a todos los tamaños de dedo (cosa que para mí es una bendición porque tengo los dedos tan finos que no encontraba nunca uno para mi anular). Hechos a mano en España. Y por los que os preguntarán cada vez que los llevéis, doy fe.

En fin, lo que decía. La ganadora podrá elegir de todos los modelos de la web de Ene By Suárez el que más le guste, y ése que se lleva.
Entonces, la dinámica es ésta: me mandáis a mi email (rosasorroche@hotmail.com) vuestras respuestas. Yo os doy un número para el sorteo (básicamente, el del orden en el que me contestéis). Y la ganadora será la que tenga el número que coincida con las dos últimas cifras del sorteo de la ONCE del día que digamos (si el número acaba en 73 y sólo habéis contestado 20, haría una regla de tres: lo que 73 es a 100, x es a 20, y de ahí saldrá la ganadora, redondeando hacia arriba si los decimales están por encima de 5; es decir, en este caso saldría 14’6, pues sería la 15). Como el “concurso” empieza hoy, vamos a decidir que el día del sorteo de la ONCE que sirva a nuestro concurso sea el del día 25 de octubre (lunes). Lógicamente, necesitamos más de diez respuestas para poder hacer el sorteo, porque si no no tiene gracia…Podéis recomendar a quien queráis que participe, por supuesto.

El otro requisito que tenéis que cumplir es que os hagáis seguidoras del blog en la web del blog (donde se ve, a la derecha del post, los “seguidores” que tiene). Ojo, no seguidoras en Facebook, sino en el propio blog.

¿Qué os parece? ¿Os animáis? ¡¡¡Anda, contadme!!!!

Carla Bulgaria Roses Beauty

Encantada. Y suave. Muy suave. Así me he quedado con la gama de productos Carla Bulgaria Roses Beauty. Y os cuento mi experiencia.


Desde que salió esta línea de productos faciales basada en los beneficios de las rosas he estado pendiente de los diferentes geles, cremas, tónicos, desmaquillantes y demás productos que han ido sacando. Además, cosas del cotilleo (porque una en el fondo a veces es muy marujil), su creadora, Carla Royo-Villanova, siempre me ha caído bien cuando la he visto en los medios de comunicación por su discreción y elegancia. Pero hasta ahora no había tenido la oportunidad de probarlos.


Y, cosas de las nuevas tecnologías y de la profesionalidad de la gente, Carla se puso en contacto conmigo para decirme que le gustaría enviarme algunos de sus productos para que los probara. ¿Cómo creéis que me quedé cuando leí su e-mail? Bueno, pues os lo describo: ¿Habéis visto Love Actually (mi película favorita, podría decir)? ¿Sabéis cuando la chica a la que interpreta Laura Linney se besa por primera vez en la entrada de su piso con el chico de su oficina del que está enamorada, y se aparta a un sitio donde él no la vea y se pone a dar saltitos y a mover la cabeza con una cara de absoluta felicidad pero en silencio? Pues ésa era yo delante del ordenador (es que estaba en la oficina). No me podía creer que Carla en persona se pusiera en contacto conmigo, y menos para decirme que me iba a enviar sus productos para que los probara...


Ayer recogí en Correos el paquete que me envió, y aluciné. Un desmaquillante, un tónico, la hidratante Luz de Rosas, el regenerante con Q10, el famoso Hidra Gel, y un montón de sobrecitos de muestra de Hidra Gel para llevarlos en el bolso (porque sirve para multitud de cosas, como quemaduras, picaduras, irritaciones de la piel, acné, pieles secas, etc.). Y todo en tamaño de venta. ¡Era fantástico!

Por la noche, como ya supondréis, no podía esperar a probarlo todo. El desmaquillante me gustó mucho por su suavidad, a pesar de que no soy mucho de leches desmaquillantes y prefiero los que son tipo gel y se aclaran con agua. 

El tónico huele divinamente y calma mucho la piel; incluso se puede aplicar en el contorno de ojos, porque lo refresca y descongestiona. El Hidra Gel es maravilloso. Deja la piel suave, suave, y muy matificada; de hecho, es buenísimo para las pieles grasas y con acné; y esta mañana al levantarme ni rastro de la grasa que siempre cubre mi piel cuando suena el despertador. El regenerante con Q10 es más para pieles maduras, pero se puede aplicar en el contorno de ojos para suavizarlo y evitar las arrugas (y una ya casi no cumple los veinte...). Y la Luz de Rosas me la he puesto esta mañana e hidrata mucho la piel sin dejar nada de sensación grasa; y tiene SPF 15. Total, un veredicto de diez para estos productos que se basan en la Rosa Damascena para elabarse y de la que sacan sus múltiples beneficios.


Si queréis saber más sobre Carla Bulgaria Roses Beauty, os paso su web: http://www.carlabulgaria.com/

Aunque se pueden comprar los productos on-line, también conviene saber que desde hace nada están también en muchos Sephora en los que además ahora hay una promoción: comprando sus productos os regalan la Lluvia de Rosas, que es la hidratante corporal.

¿Qué más puedo decir? Que no he tardado en mandar mis más sinceros agradecimientos a Carla, la cual me mandó además una carta manuscrita que aprecié mucho, que es una mujer muy interesante (ha escrito libros de protocolo, de pilates en casa, colabora en muchos campos profesionales...), que en su web podéis adquirir, además de los productos de belleza, complementos, ropa, y hasta libros (por cierto, unos de los complementos que venden son los anillos Ene by Suárez exclusivos para ella, maravillosos; haremos un sorteo en breve para regalar uno de los fantásticos anillos de Ene), y que estoy muy feliz!!!!

Probando, probando...

Hace unos días, después de mucho pensarlo y sin haberme atrevido antes, me pinté los labios. Y salí a la calle con los labios pintados. ¿Raro en una chica, y que además escribe un blog de belleza y maquillaje? Mucho. Pero es que nunca me he visto bien con los labios pintados y me he limitado a llevar vaselina, o brillo con algo de color como mucho.

Prefiero marcar los ojos, porque no me veo rara. Pero ayer decidí probar, porque además esta nueva temporada se llevarán mucho los labios en color rojo, burdeos, rosa oscuro, vino…y tenía que verme. Total, con quitármelo antes de salir a la calle bastaba. Pues el caso es que el resultado me gustó y gustó bastante. Quién me lo iba a decir…

Y es que aunque intento probar las tendencias, las modas, los estilismos de las famosas, no consigo que me queden como en las revistas, o como a ellas. Me pasa muchas veces. Que no hay manera. Lo intento, pero no. Pruebo, me miro en el espejo, hago algún cambio, lo arreglo otra vez…pero es imposible. No soy yo. Me veo rara. No puedo salir así a la calle, no me atrevo.

Sienna Miller se hace un “roete” en el pelo así a lo rápido y le queda estupendísimo. Yo me lo hago y parece que voy al mercadillo a vender los malacatones, paya. Me falta el penacho de flores de tela.

En la pasarela se ven las modelos con el pelo totalmente retirado de la cara y un maquillaje nude que las deja perfectas, naturales y estupendas para el día a día. A mí eso me queda con un look que yo llamo “la zombi ha vuelto”.

Los borsalinos han sido uno de los complementos estrella de la primavera y el verano. Me encantan. Y la gente se los ha puesto mucho (mirad mi compañera Miriam, que escribió un post sobre ellos y le sienta genial el suyo). Pero no me atrevo a ponérmelos porque me veo rara, rara, rara. Como si Woody Allen llevara una camiseta de tirantes.

Los pañuelos al cuello han vuelto. En un estilo más hippy, con flecos y acabado en pico, o anudados en forma de lazo o al estilo dandy. Os aseguro que me he comprado varios, lo he intentado, pero no hay manera. Nunca me quedan bien, como cuando vemos estilismos en las revistas con los foulards alrededor del cuello que quedan tan chachipirulis. A mí me sobra o me falta tela por todos lados. Y no es porque los pañuelos o foulards estén mal…

Este otoño el labio rojo es tendencia pura y dura. Y muy favorecedora. Echad un vistazo a Crisús en Los Experimentos de Crisús, el otro día lo llevaba y estaba estupenda. Yo cuando me pinto los labios (sea del color que sea) me veo más ojeras, más imperfecciones, más…de todo lo malo. Pero eso era hasta ayer, aunque el color que usé no era rojo, pero ya es un paso.

Olivia Palermo ha puesto de moda otra vez los collares-babero y también las parkas o barbours. Yo con los primeros me veo como si no tuviera cuello, y con las segundas como si estuviera otra vez en el cole de los curas. Que no, que no soy yo…

Y es que ser una It Girl tiene que salirte de dentro. Yo no sirvo para innovar o ser una transgresora en moda ni en estilismo. ¿Medias con calcetines? No podría llevarlas sin sentirme observada (y ridícula, dicho sea de paso). ¿Una falda de largo indefinido, con americana de un tejido completamente diferente, zapato masculino y borsalino? Too much for me, baby. Aunque sea lo que Alexa Chung ha sacado en su última foto y sea el colmo de la modernidad…¿Labios rojos? Mira, a eso casi me he atrevido y no me ha salido mal el experimento, así que seguiremos probando poco a poco.

La suerte que tenemos con el maquillaje y la moda es que siempre podemos probar en casa, experimentar, y decidir si nos gusta y estamos dispuestas a salir a la calle con el nuevo look. Y muchas veces descubrimos que nos queda fenomenal algo que nunca habíamos probado. A mí me pasó también con el eyeliner (bueno, en realidad lo que hago es hacerme la raya con sombra, que me gusta más, pero el efecto es el mismo). Así que ya sabéis ¡experimentad!

Por cierto, la barra de labios que me puse es la de Clinique, 19 Extreme Pink, y el perfilador era de Maybelline, 43 Bordeaux. La sombra que me pongo a modo de eyeliner es la de Bobbi Brown, de la paleta Nudes, en tono Espresso, o la de Mac marrón oscura, o la negra de Mercadona. Y el maquillaje Teint Idole de Lancôme es fantástico para llevar un estilo nude en el maquillaje.

¿¿¿Pero esto qué es???

Cambio de armario por cambio de estación. Una tarea temida por much@s, y amada por otr@s. A mí es algo que personalmente me gusta.

Aunque lleva un ratito sacar la ropa de verano, ver la que ya no usarás más y tiras a la basura o al contenedor de ropa usada, sacar la de invierno y colocarla…me encanta sacar la maleta en la que guardo la ropa de la otra estación y encontrar prendas que ya no recordaba que tenía (“Anda, este vestido largo de verano que no recordaba; y este bikini que me sienta tan bien; y estos shorts y esta camiseta de tirantes y cortita que… que… que…. ya no me puedo poner porque no soy una quinceañera…”). Y ponerme de nuevo la ropa que me gusta tanto de cada estación.

Bueno, pues era una tarea que, como decía, me gusta. O me gustaba. Porque ayer, al abrir la maleta con la ropa de invierno, no pude más que decir “¿Pero esto qué eeeeeeeeehhhh?” (decirlo en voz alta y aguda, como Mauricio el de Aída, con bigote y los pantalones por los sobacos incluidos). ¡Pero si no tenía más que dos pantalones, cuatro jerseys de mi#*%a y tres vesitdos pelaos! Vaya chasco… Me quedé como el mono de la foto. ¡No tengo ropa para este invierno! No he tardado más de veinte minutos en hacer el cambio de temporada, joder. Esto no se hace. Crearle a unas ilusiones y quitárselas así, sin anestesia ni ná…

Ahora, que esto no se queda así. Mañana mismitico me voy a comprarme ropa, qué leches.

Eso sí, me he encargado de guardar mucha ropa de verano. Aunque haya tenido que echar mano de la ropa de la playa, los bolsos de verano y los calcetines. Pero no me vuelve a pasar el abrir la maleta y que esté medio vacía…

PD: Se me ha terminado el Touche Éclat. Horreur. Y no está la cosa para comprarme otro (sobre todo si cumplo mi amenaza de irme de compras de ropa). Así que he pensado comprarme mientras el iluminador que venden en Mercadona. ¿Alguien lo ha probado? Lo he usado esta mañana y la verdad es que no está mal. Además, por los 5€ que cuesta, me parece que ya va bastante bien.

Me pasó lo mismo con el tónico, que usaba el de Clinique (29€) y como quería una alternativa algo más barata compré el de Mercadona (1€). Me gusta mucho, aunque reconozco que cuando pueda vuelvo al de Clinique, que hace la función de exfoliación más notoria. Pero éste es un tema que da para otros cuantos posts…

Secretillos de celebrities

Hoy tocan unos cuantos trucos de belleza que se supone que siguen las famosas. Será verdad que los siguen o no, pero el caso es que nos pueden ayudar. Ahí van:


Shakira. La cantante colombiana tiene un truco especial para la piel del cuerpo: una exfoliante con azúcar y unas gotas de limón que ella misma prepara. Al aplicársela, elimina las células muertas. Después se enjuaga con agua y un poco de jabón y se masaje con mucha crema hidratante. ¿El resultado? Una piel de bebé. Yo tengo uno propio: mezclo sal fina con gel de baño. Sobre todo es buenísimo para las piernas. Y para las manos, mezclo la sal con aceite de oliva. Se quedan espectacularmente suaves.

Sienna Miller. Uno de los secretos de su radiante rostro es aplicarse un poco de bronceador por debajo de la barbilla (en el cuello, entonces, ¿no? ¿O en el cuerpo entero? Es que especifican menos…). "Esto contornea la cara y da sensación de profundidad. El puente de la nariz, los pómulos y las sienes son también puntos esenciales", ha confesado.

Remedios caseros

Hoy he decidido hacer un post más práctico y natural (aunque yo soy de lo más práctico y natural y lo sabéis, ¿no?) en vez de contaros mis paridas, para que descanséis un poco.

Así que os pongo una serie de remedios caseros para distintos problemas estéticos que he ido recopilando por la red. Debo decir que no los he probado, pero mal no parecen que vayan a hacer tampoco:

Mascarilla contra la piel grasa: Se mezcla un puñado de salvado de trigo con una clara de huevo sin batir, se remueve todo bien y se aplica sobre la cara con un suave masaje. Se deja 10 minutos y se elimina con agua tibia. Aplicarla una o dos veces por semana.

Mascarilla para cerrar los poros y combatir la grasa de la piel: Pelar un pepino mediano, licuarlo y mezclarlo con una clara de huevo batida a punto de nieve. Remover bien y añadir el zumo de un limón. Guardar en un lugar fresco. Aplicar 2-3 veces por semana hasta eliminar el problema, y como mantenimiento de vez en cuando.

Para reducir poros y disminuir la secreción de grasa: Mezclar el zumo de una naranja con un chorrito de agua de rosas y extenderlo sobre la piel con un algodón o gasa. Dejarlo actuar 15 minutos.

Decolorante de yogur y miel: Especialmente útil para eliminar o reducir manchas de edades avanzadas. Mezclar en un plato hondo 1 cucharada de yogur natural, 1 yema (de huevo, se entiende, no va a ser de espárragos) y media cucharada de miel. Remover bien y formar una pasta. Extender en la piel con ayuda de una tela limpia en movimientos circulares. Se deja 30 minutos y se elimina con agua tibia.

Cáscara de papaya para las manchas: Frotar la piel con la parte interior de la cáscara y dejar 10 minutos antes de aclarar. Elimina las células muertas gracias a la papaína. Se elimina con agua fría.

Sopa “anticelulitis”: Trocear tres cebollas medianas, dos puñados de acelgas, vainas u otras verduras (no sé qué son las vainas, pero supongo que verduras como los guisantes, o más bien las judías verdes o algo así), y se echa todo en un litro de agua hirviendo. Se cuece hasta que todo esté blando. Dejar reposar y colar el líquido. Se puede añadir un poco de zumo de limón para dar más sabor. Tomar todos los días una taza a mediodía y una en la cena. Posee efectos desintoxicantes y favorece la disolución de las grasas. Recuerdo que una vez me hice una sopa de este estilo con la misma finalidad (con la receta sacada también de internet), pero me salté el paso de cocer las verduras. Y llevaba cebolla. Mucha. La celulitis no me la quitó, pero el aliento, durante un par de días por lo menos, hizo que la gente se alejara tanto de mí que seguro que la celulitis no me la veían desde donde estaban…

Desmaquillador natural para pieles grasas: Aplicar leche de soja, arroz o avena con un algodón en el rostro hasta eliminar el maquillaje. Además de regular la hiperactividad sebácea de las glándulas, nutre la piel.

Puré de pera para la piel muy grasa: Aplicar como mascarilla 4-5 minutos.

Más volumen para el pelo: Mezclar en un vaso un chorrito de champú con la misma cantidad de vodka. Se aplica la mezcla por todo el cabello (evidentemente, no se bebe como si fuera un nuevo cocktail de moda) y luego se aclara con abundante agua. Secar con suavidad. A Eva Herzigova además le da unos reflejos rubios preciosos. Y a mí seguro que me pararía la poli para hacerme un control de alcoholemia por el olor.

Contra los párpados hinchados: Poner calabaza fresca no menos de media hora sobre los párpados. También se puede mezclar una zanahoria con dos hojas interiores de una cebolla y una vez todo bien machacado se coloca media hora sobre los párpados.

Para las ojeras: Poner una rodaja de patata cruda fina sobre cada ojo 10 minutos. Lo mismo se puede hacer con rodajas de pepino, y con bolsas de manzanilla frías. Estos remedios van bien además contra las bolsas. También es efectivo cocer una manzana mediana, y cuando esté blanda aplastarla hasta formar una pasta que se aplica templada sobre cada ojo.

Perejil para las ojeras permanentes: Comer todos los días, en ayunas, un poco de perejil fresco durante varias semanas (no debe hacerse en caso de problemas gastrointestinales). No sé, pero me sentiría un poco rumiante comiendo perejil fresco cada mañana…

Para conservar el moreno: Aplicar diariamente leche fresca de vaca con zumo de zanahoria recién exprimido, a partes iguales. Este remedio se puede leer también así: aplicar zumo de vaca y leche de zanahoria a partes iguales…¿a que sí?

Crema depilatoria de emergencia: Mezclar una taza de azúcar, otra de zumo de limón y otra de agua. Calentar todo y mezclar bien durante 10 minutos hasta que espese, y una vez templado aplicar como la cera normal. Y, si no funciona, añadirle un poco de ron, hierbabuena, y hacerse un mojito. Al más puro estilo Fidel Castro: con bigote y con mojito.

Y ya está bien, que os veo que esta noche no os queda nada para hacer la cena en la despensa con tanta mascarilla y remedio…

PD: La de la foto no soy yo. Y la de abajo con la mascarilla tampoco ;)

Con los nervios a flor de ...PIES

¿Alguien puede decirme qué narices (por no decir “qué c*#o”) lleva la crema de pies, que no me deja dormir?
La pregunta es extraña, lo sé. Me explico:

Anteayer por a mediodía, después de quitarme el esmalte de uñas de los pies tras dos semanas (el número 63, “Beige in love” de Mini Colorama, de Maybelline, que me encantó cuando me lo regalaron y queda precioso con la piel morena), que ya tocaba, me vi las uñas muy secas y decidí ponerme la crema de pies reparadora de grietas de Mercadona, que va muy bien para hidratar las durezas y las uñas. Con cuidado luego al andar con las chanclas, porque si te descuidas los pies se te resbalan en ellas, haces aquachancling y se te clava el palito que va entre los dedos para llevarlas y ves las estrellas. O tu dedo gordo se hace más largo de repente porque empieza a la altura del tobillo...


Bueno, pues esto fue sobre las dos de la tarde. Después de comer, cuando intenté echarme la siesta porque la noche anterior no pude dormir apenas y estaba hecha polvo, cerré los ojos. Bostecé. Me dispuse a dejarme llevar a los brazos de Morfeo. Me relajé. Y, poco a poco…me fui poniendo nerviosa, nerviosa, nerviosa…¡y no pegué ojo! ¡Estaba como un flan, y sin motivo aparente! Me puse de una mala leche…

¿Y por qué sé que era por la crema de los pies? Porque lo he comprobado ya unas cuantas noches. Como me ponga la crema antes de apagar la luz, no hay dios que me haga dormir. Me pasa lo mismo que cuando me pongo el anticelulítico por las tardes. 

Con el de Shiseido me pasaba, pero con el de Roc ya es la caña. Será porque el Forskolín ese que lleva, que tiene nombre de tigre de los cereales y dicen que es 50 veces más potente que la cafeína, tiene la culpa.

Creo que cuando voy a desayunar por las mañanas en la cafetería podría pedir, en vez de un té verde con la tostada, un par de cucharaditas de crema para los pies o de anticelulítico con cafeína, porque me espabilan diez veces más.

Así que no sé qué hacer. O me dejo los pies hechos una pena, o me resigno a no pegar ojo en toda la noche…Creo que entre las ojeras y las uñas secas elijo lo segundo, que es más fácil de tapar (por cierto, otros esmaltes que me gustan mucho para los pies: el número 061, Exotica, de Lasting Finish de Rimmel, en rojo con un toque dorado, y los números 64 y 76 de mi querido Mercadona, en rosa fuerte y coral ideales para el verano).
En fin. Ya que estamos, os digo algunos otros productos para pies que me encantan:

-El stick anti rozaduras de Compeed. Hace dos años que los zapatos nuevos no me hacen rozaduras gracias a este stick. Me lo pongo cuando estreno un par en las zonas más propensas a las rozaduras y las evita totalmente.

-La lima para las durezas de Mercadona. Es muy efectiva para suavizar los pies y dejarlos como el culito de un bebé. O casi.

-La crema Anti Durezas de Dr. Scholl. Vale, no la he probado, pero tengo unas ganas…parece buenísima. Eso sí, no sé si me quitará el sueño también…

Comienzos en cosmética

Todavía me acuerdo de la primera vez que usé un acondicionador para el pelo. Tendría unos doce años, y en el baño había un bote que nunca había visto: Elsève Jojoba (¿Elsève? ¿Jojoba? Suena a prehistoria). “Pues me lo pongo”, me dije. Y esa frase ha caracterizado mi relación con los cosméticos desde entonces. Aluciné cuando me aclaré el pelo. No sabía que podía estar tan suave. Y, por supuesto, no sabía por qué mi madre me había privado de esa sensación tanto tiempo. Qué cruel…

“¿Si? Pues ahora verás”. Desde entonces, empecé a probar todas las cremas, lociones y maquillajes de mi madre. El anticelulítico de Elancyl (con doce años no sé para qué, pero el bote era tan mono y se suponía que te pondría unas piernas maravillosas, que no me pude resistir). El perfume Dune, de Dior. Los coloretes de Margaret Astor (a la que le han quitado el nombre de pila, a la pobre, por cierto) y las tierras del desierto de Marcel Cluny. Las barras de labios y los lápices de ojos de Pinaud. La laca Elnett. Vamos, que el día que me metía en el cuarto de baño salía la niña hecha un cromo. Aunque eso era antes de que Ana Rosa Quintana apareciera en la televisión. Me explico: yo veía que esa señora siempre iba muy bien maquillada, con los ojos muy bien pintados. Así que empecé a imitar la forma que le hacían con las sombras. Y hasta hoy, cuando muchas amigas me han pedido que las maquille porque les gusta mucho cómo lo hago.

Supongo que de ahí me viene este gusto por probar cremas y productos de maquillaje nuevos continuamente. Bote veo, bote quiero. Por eso os cuento mis experiencias positivas y menos positivas con algunos de ellos:


-La línea de limpieza facial Pure Active, de Garnier. Me deja la piel súper fresca, limpia y libre de toda grasa, pero sin tiranteces. Sobre todo el exfoliante diario anti puntos negros. Pero también es muy bueno el limpiador integral 3 en 1 (que es limpiador diario, exfoliante y se puede poner como mascarilla), y el gel limpiador (igual que el de la línea Skin Naturals Clean Detox).

-El anticelulítico efecto frío de Mercadona. La primera vez que lo usé creí que me congelaba. De hecho, me gustaba mucho porque era bueno pero tuve que dejar de usarlo en invierno porque no lo soportaba. El de efecto calor no era tan potente, pero también estaba bien. Creo que ahora han aumentado la línea con varios productos específicos, pero no los he probado (Señores de Mercadona: aquí la conejilla de indias estaría dispuesta a probarlos para dar fe de su efectividad; gratuitamente, por supuesto).

-El anticelulítico de Shiseido. Ya lo sabéis, tengo especial predilección por probar estos productos en particular. Desde que me lo puse la primera vez noté cierta actividad en mi piel. Y a los veinte minutos estaba haciendo, ejem, pis. Efectividad total anti agua y anti celulitis.

-El sérum de efecto brillo para el pelo de Mercadona. Lo siento, pero esto, desde que me lo estaba poniendo, sabía que no era para mí. En mi pelo lacio y tendente a la grasa, sólo significó unos mechones apelmazados, tiesos y nada brillantes, por cierto. Pero la promesa de un pelo suave y brillante me había conquistado. Creo que lleva tres años en mi baño.

-El champú de efecto espejo de Elvive. El del bote rosa con proteínas de perla y de su padre. Como si me hubiera lamido una vaca. Y lo mejor es que me enajené en la tienda y me había comprado el champú, el acondicionador y la mascarilla sin aclarado. El champú lo usé para limpiar los pinceles de maquillaje, pero no hubo manera de encontrarle uso a los otros dos productos, que acabaron en la basura.

-La máscara de pestañas efecto eye liner, de Bourjois. Muy negra, muy intensa, con efecto eye liner, es verdad, pero también con mucha tendencia a extenderse por los párpados. Me dejaba los ojos como los de Massiel después de una boda.

-El colorete Pastel Joues, de Bourjois también. Lo compré un poco a lo loco, porque quería uno rosa luminoso y era barato (y el primero que vi). Estoy deseando comprarlo otra vez porque ninguno me ha dejado mejor cara que ése. Lo mismo me pasó con un lápiz de ojos verde (también luminoso, empiezo a pensar que ni que trabajara para Unión Fenosa), de Astor.

Y podría contaros muchas más experiencias con productos. Esto parece un juego de prueba-error, en el que muchas veces no se acierta, pero por suerte las pérdidas suelen ser pequeñas y los experimentos suelen ser un placer. Por eso me encanta.