¡Nos vamos de boda!

No, no es a ESA BODA de esta mañana, lógicamente. No tengo ni pamela ni sangre lo suficientemente azul para que me hayan invitado… Aunque la seguiré vía Internet con mucho interés (me muero por saber cómo irán la novia y Letizia, que me encanta). Ni es la mía, que no consigo yo que este hombre se entere... Pero nuestra amiga Soraya nos escribió pidiendo unos consejillos porque en julio tiene una boda en Galicia, y qué mejor momento para dárselos que hoy. Aquí van, Soraya:

Como aún quedan dos meses y pico, tienes tiempo para ponerte a punto en todos o casi todos los frentes que te preocupan. Vayamos por partes:




Punto número 1: la piel

Soraya nos cuenta que tiene la piel seca y deshidratada, así que toca hacerse una cura de hidratación que además le viene fenomenal para la nueva estación. Si puedes pasarte por un centro de estética a que te mimen y te hagan un tratamiento, genial. Si, como yo, no puedes por ahora, toca hacérselo en casa. Tienes mascarillas hidratantes de casi todas las marcas, pero yo he probado la de Sannai (buenísima, y además puedes añadirle unas gotas de sus concentrados para darles más poder aún; puedes buscarla en su web), la de Nivea (muy buen precio porque además son monodosis, y ya sabemos que Nivea es la marca de hidratación por antonomasia), y la de Sisley (muy buena, pero ya sabemos con qué precio…). O puedes hacértelas caseras con aceite de oliva, aguacate, huevo… Otra opción es el aceite de argán. Se ha puesto de moda porque es un elixir muy apreciado en Marruecos y que es un lujo para la piel por su capacidad para hidratarla y nutrirla intensamente, además de por sus propiedades antienvejecimiento. Galénic tiene una línea de productos basados en este aceite, y Kiehl’s también. Y me acabo de enterar de que hay una crema en Mercadona (dónde si no) con estes aceite, aunque creo que es para el cuerpo. No olvides la protección solar, para no llegar con ninguna manchita al evento. A mí me gustan las cremas muy ligeras porque tengo la piel bastante grasa, pero en tu caso será casi más fácil encontrar un buen protector solar que además te hidrate la piel (Sannai, Sensilis, Nivea, L’Oreal, Lancôme…).

Punto número 2: el cuerpo

Soraya nos pide consejos para un cuerpo algo “caído y fofo” (ya es menos, os lo digo yo, que la conozco). Pues te toca hacer ejercicios de tonificación, nena: sentadillas, tijeras, pesas con mancuernas (o bolsas de lentejas o botellas de agua, si no tienes pesas), abdominales… Ayer leí que, haciendo ocho minutos, seis días a la semana, de estos ejercicios, se pueden ver resultados relativamente pronto. ¿Y quién no tiene 8 minutos? Vale, yo muchas veces no los tengo, es verdad, pero sólo con levantarse un poquito antes… Además, dicen también que haciendo los ejercicios a primera hora de la mañana conseguimos más efectividad porque el cuerpo tira de reservas y además se activa para todo el día. También es recomendable usar cremas reafirmantes para el cuerpo. Clarins ha sacado una nueva que es muy buena (usé una muestra dos días y me gustó mucho). También tienes en Sensilis. Y yo uso la de Mercadona, que la verdad es que va muy bien (está la versión en serum, más concentrada, y la típica crema hidratante corporal con reafirmante, la del bote rosa). Ah, por cierto, un truco: el día del evento, lleva la piel del cuerpo bronceada y ponte un poco de iluminador en pantorrillas y clavículas. Así parece más firme e incluso se estiliza el cuerpo. Ahora hablamos del tema bronceado y de los iluminadores.

Punto 3: el bronceado

Para julio, que es cuando tienes la boda, seguramente tendrás buen colorcito. Pero no está de más poder usar un autobronceador si hace falta. Además, como te decía, el tono moreno estiliza el cuerpo. Eso sí, siempre exfoliando bien la piel antes, extendiéndolo muy bien para que no se quede a “ronchones”, y aplicándolo la noche anterior o incluso dos días antes por si acaso tenemos que corregir algo. Y sin pasarse de oscuro, para no parecer la abuela de Algo pasa con Mary. Tienes tanto para la cara como para el cuerpo en Mercadona, Comodynes, Estee Lauder…

Paso 4: el iluminador

Me encanta usar iluminador cuando me maquillo porque te da buena cara al instante. Y además lo puedes usar según la ocasión, más discreto o más llamativo. Desde el Touche Èclat de YSL, que da luz sin que se note, a los polvos irisados del Shimmer Brick de Bobbi Brown. Para un evento como una boda, y si además es de noche, podemos permitirnos ciertas licencias. En el rostro, puedes ponerte después de la base de maquillaje unos polvos minerales que matifiquen la piel pero al mismo tiempo le den luz, como Mineralize Skin Finish, de Mac. Y luego ponerte un iluminador más llamativo bajo el arco de la ceja y en el lagrimal, como Copacabana y Orgasm, de Nars, o el Shimmer Brick. E incluso te sirve una sombra clarita que sea nacarada o brillante. Encima de los pómulos, en el puente de la nariz y en el centro de la barbilla puedes ponerte un toque de Touche Èclat, que es más discreto. Porque hay que tener cuidado con parecer una burbuja Freixenet… En el cuerpo, un toque de iluminador, como decía antes, en clavículas y espinillas de las piernas da un toque muy bonito. E incluso en brazos, pero ya te digo, sin pasarse. Tienes la crema hidratante iluminadora de Mercadona, el iluminador corporal de Nars, el aceite de Nuxe, el iluminador líquido de Clinique…

Paso 5: el pelo

En Galicia la humedad es un tema a tener en cuenta a la hora de peinarnos. En el caso de Soraya, que tiene el pelo algo ondulado, puede llegar a ser un problema. Por eso, puedes recurrir a productos como Frizz Ease, de John Frieda, para eliminar el encrespamiento, o 3 Day Straight, de la misma marca, que promete mantener el pelo liso tres días, y usar productos como espumas y geles para ayudarte con el peinado. Aunque yo creo que lo mejor sería hacerse un peinado con ondas, que se llevan muchísimo y quedan fenomenal en eventos como este, y que en un pelo como el tuyo son muy fáciles de hacer (suertuda, qué envidia me das), y que además no sufren tanto con la humedad. Una buena plancha puede ayudarte mucho a hacértelas.

No nos queda más que desearte que te hayamos ayudado un poco, que lo pases fenomenal en la boda y pedirte alguna foto para ver qué tal el resultado. Yo, por lo pronto, me voy a la primera fila del hola.com para no perderme detalle de la otra boda del año.

Consulta popular

Hola chic@s!!!!

El motivo de este post es preguntar abiertamente vuestra opinión sobre una marca bastante nueva y que no he tenido el placer de probar todavía.
Se trata de Kiko make up. Hoy he estado en una de sus tiendas y tienen muchos productos demaquillaje así como luego línea de cuidado facial y corporal.

Pues bién quería saber si los productos van bien, las sombras, colores etc... ya que he comprobado que es una marca bastante asequible de precio. Me he llevado dos pinta-uñas por 5 euros, y una mascara de pestañas, que según la dependienta era la mas demandada por 3,50, aunque eso sí, porqué estaba en promoción.

He visto muchas sombras de ojos muy bonitas y si alguna de vosotras las ha probado, o cualquier otro producto de KIKO, me gustaría escuchar su opinión. Abajo os pongo el logo de la marca.

Espero vuestras respuestas!

Probando: Tarte

Hola chic@s!

Hoy vengo con ganas de hablaros de este descubrimiento que hice en NY. Se trata de la marca Tarte. Una marca de maquillaje que de momento parece que solo se vende en EEUU, Canada y Australia. Puede que online a través de su web.

Pues bien, es una marca que utiliza fórmulas saludables
: más del 98% de sus productos están formulados sin parabenos, sulfatos y fragancias sintéticas,entre otros.
Esto ayuda a reducir emisiones de gases de efecto invernadero, a través de reciclado de material.

Concretamente os voy a hablar del producto que me compré "Jewels of the amazon": khols en tarro waterproof con arcilla Amazónica, con tres tonos: negro, marrón y verde oliva.


Su composición a base de arcilla micronizada y reforzada por su agente de impermeabilización natural, prometen una larga duración de alta definición y ojos intensos.

Me encantó su presentación (creo que fué lo que hizo que lo comprara, aparte de que ya tenía pensado comprar khol para aplicarlo con pincel como novedad para mi colección).


Lleva pigmentos minerales: colores y tintes derivados de minerales naturales para calmar
y suavizar la piel

El color verde me ha gustado mucho, han resistido todo el día en mi párpado casi como en la primera aplicación. Creo que es un producto genial si buscamos productos naturales y efectivos.
Su aplicación con el pincel me ha parecido realmente fácil y cómoda. Además lleva al otro lado el pincel para difuminar lo que lo hace muy completo.


Y vosotras, conocíais esta marca? Qué os parece este producto?

Chocolaterapia facial en Sveltia

Hola chicas!! Estoy muyy contenta! Es la primera vez que me toca algo en un concurso y además nada menos que una chocolaterapia facial en la clínica Sveltia de Barcelona, gracias a Monica del blog Secretodebelleza!

Pues hoy mismo he ido a realizarme el tratamiento. He salido bastante contenta del mismo. Lo cierto es que no conocía esta clínica y por eso ayer entré en su web. Allí comprobé que realizan a parte de tratamientos estéticos, cirugía estetica, medicina estetica y odontología. Vamos, que realizan multitud de servicios exclusivos para la belleza y el bienestar.
Me ha llamado la atención la clínica por su cuidada imagen y atención al cliente en cuanto a comodidades: sofá, zumos, café... una acogedora sala de espera.

La esteticista muy amable, me ha comentado que me realizaría el tratamiento con pincel y aparato de ultrasonidos, ya que tocar mucho una piel con acné no era adecuado, ya que podrían salirme mas granitos.

"La chocolaterapia facial aporta excelentes beneficios relajantes, hidratantes y tonificantes. Ideal para pieles estresadas y sin vida que quedan revitalizadas gracias a los oligoelementos, vitaminas y minerales del chocolate y el exfoliante procedente de las semillas de la rosa mosqueta".

Después de un peeling, y una crema con la que me ha pasado la maquina de ultrasonidos, me ha aplicado el chocolate (ummmm que olor tan rico), estaba fresquito fresquito! y con el puesto me ha dejado 10 minutitos que he aprovechado para relajarme.

Finalmente me ha retirado la mascarilla de chocolate y me ha dicho que mejor dejara la piel sin maquillaje por lo menos dos horitas. Eso he hecho. Me a puesto un poco de khol y brillito en los labios, y al mirarme al espejo he comprobado los resultados inmediatos de este tratamiento: una piel resplandeciente e hidratada.

Recomiento este tratamiento 100%! Y de nuevo gracias a Monica y a Sveltia!

Operación "Ocaso del Michelín" en marcha

Está feo que lo diga después de meterme entre pecho y espalda un platazo de callos, con su pan correspondiente, y una tarta de chocolate tan contundente que se podía alicatar con ella un cuarto de baño (pero qué rica estaba), pero es oficial: la operación bikini ha comenzado. Porque muchas estaréis de vacaciones por Semana Santa y alguna suertuda hasta estará luciendo palmito en bañador, pero no es hasta este mes cuando empezamos a tomar conciencia de que nos toca ponernos las pilas si queremos estar cañonas para este veranito.


Por cierto, esta tarde hay sesión de elíptica sí o sí, porque el millón y medio de calorías que me he metido para el cuerpo tiene que salir de alguna manera que no sea en forma de michelo. O podré convertirme en el japonesito de la foto algún día...


Sí, queridas, empieza la batalla. Ha llegado el momento de mentalizarse y comenzar la tarea. Y en Beauty Affairs estamos para echaros una manita. Siempre desde nuestra humilde opinión y con consejos generales, claro, porque para casos importantes y específicos todas sabemos que hay que recurrir a profesionales de la medicina. Y desde varios frentes. Tres, dos uno… ¡allá vamos!




¿Y qué es lo primero en lo que pensáis cuando se menciona la operación bikini? Seguro que lo adivino: la dieta. Pues me parece bien, pero ya sabéis que no es el único frente desde el que atacar. Además, es un tema bastante serio que no se debe despachar con una típica dieta que se coge de una revista. Por eso sólo voy a decir unas cuantas pautas que son de dominio público pero que no siempre aplicamos: hay que comer variado, a ser posible cinco veces al día de forma ligera en cada una de ellas (no cuenta lo que yo he almorzado hoy), dando prioridad a las frutas, las verduras y las proteínas pero sin olvidar que los hidratos de carbono son fundamentales para la vida y que, aunque hay que procurar tomar pocas y de las menos perjudiciales, las grasas también deben estar presentes en lo que comemos (si no, entre otras cosas, tendríamos un pelo estropajoso y la piel muy seca, y algunas vitaminas no se asimilarían en nuestro organismo). Que hay que beber al menos un litro y medio de agua al día (y nos podemos ayudar de infusiones si nos van mejor). Que el picoteo entre horas es de lo peorcito, mejor buscarse una actividad que nos entretenga para evitarlo. Que lo ideal es que la cena sea la comida más ligera del día y si se puede se haga dos horas antes de irse a la cama (yo, sinceramente, esto no lo puedo hacer ni sé cómo lo hacen algunas porque es que tendría que empezar a cenar a las 19:00 si además luego quisiera dormir ocho horas y además hacer los deberes maritales antes de dormirme, no sé si me entendéis…). Y que hay que comer despacio, masticando muy bien y saboreando lo que estamos comiendo (esto sí que lo llevo bien, porque yo más que comer, rumio; llego a ser desesperante en mi lentitud).



Otro frente de ataque y que es el que más pereza suele dar: sí, lo habéis adivinado, el ejercicio. Qué fácil decirlo pero qué difícil cumplirlo como no lo tengas como rutina en tu vida. Yo antes, hace unos años, no concebía la vida sin ir al gimnasio. Así podía haber llegado de un vuelo de doce horas más el correspondiente tiempo de espera en el aeropuerto, sin haber dormido en dos días, que me iba a hacer elíptica o al step costase lo que costase. Ahora no. Ahora los días que tengo libres totalmente, que sólo son los domingos, me cuesta levantar hasta las pestañas. Y no os digo nada si no tengo tiempo, como suele ser lo habitual. Pero me estoy mentalizando otra vez. Y a lo mejor no voy al gimnasio, pero sí que me pongo en casa y hago mis sentadillas, mis tijeras, mis elevaciones de cadera, mis pesas, mis estiramientos y mis ejercicios de yoga al menos tres veces por semana. Y se nota (esta frase me recuerda al anuncio de Pharmatón, con el panoli del actor ése diciendo la frasecita con cara de “sí, nena, sé que estoy bueno y te gusto”; es que no puedo con él, por diossss). Bueno, pues eso, que por poquito que hagamos, pues bueno es. Evidentemente, lo ideal sería hacer ejercicio cinco veces por semana, con unos 45 minutos de cardio y ejercicios de pesas y tonificación y luego estiramientos, pero seguramente la mayoría de vosotras no tiene tiempo ni fuerzas para eso, como me pasa a mí. Bueno, pues hagamos lo que podamos. Ir andando a todos los sitios que podamos, o dar un paseo las tardes que tengamos tiempo. Subir las escaleras en vez de ir en ascensor. Coger la bici un domingo y salir por ahí. Bailar sin parar todo el tiempo que aguantemos. Hacer ejercicios de tonificación en casa (yo a veces hasta aprovecho y hago sentadillas cuando me estoy secando el pelo boca abajo). Apretar el culete mientras vemos la tele (doy fe de que funciona, en 2º de Bachillerato me pasé todas las clases de filosofía, no me preguntéis por qué, con el culo apretado, y se me puso durísimo; suena ridículo pero así es). Contraer los abdominales mientras estamos fregando los platos o pasando la fregona. Agacharnos con la espalda recta para coger las cosas del suelo o la ropa mientras tendemos para tonificar los muslos… Hay mil alternativas. Y podemos parecer gilipollas con algunas de ellas, pero ya nos reiremos nosotras cuando tengamos la tripa plana, ¿eh?


Y el tercer flanco desde el que atacar es el más placentero: la preparación de la piel. Para empezar, una buena exfoliación para quitarnos las células muertas y el aire de invierno. En la cara me gusta usar cualquiera que me deje sensación de limpieza (ventajas de tener la piel grasa y que no se me irrita mucho) y en el cuerpo me gustan los que de verdad me dejan la piel suave. Están muy bien los de tipo Sephora que además huelen genial, pero a mí me saben a poco. Me gustan algo más “bastos”, así que recurro al truco que os he comentado otras veces de mezclar la sal con el gel de baño. Sal fina, eso sí, que tampoco es cuestión de dejar al aire la hipodermis. Y podéis sustituir el gel de baño por aceite de oliva, siempre y cuando ya os hayáis enjabonado y aclarado antes, porque además hidratáis mucho la piel. Eso sí, luego la toalla a lavar, que parecerá que habéis limpiado los restos de una ensalada con ella. Después de exfoliar, hidratación a tope (por cierto, algo ideal sería ir a hacerse una limpieza de cutis a un centro de estética con el cambio de estación, pero no todas podemos permitírnoslo). Lo que decía, hidratación. Un sérum, una crema o gel según nuestro tipo de piel, un aceite para el cuerpo… lo que mejor nos vaya. Y si es con SPF, mejor que mejor. Yo prefiero, para el cuerpo, ponerme una hidratante que además sea reafirmante, como la de Mercadona. O el aceite de aloe vera que es tipo Johnson’s (y he oído hablar muy bien de los aceites de Alqvimia, que además los hay con propiedades anticelulíticas, tonificantes, adelgazantes…). Y después, para empezar a tener colorcito primaveral sin tener que machacarnos la piel en los rayos UVA (les tengo pánico), un autobronceador. En ese sentido, la exfoliación antes es clave. Y tenemos montones de opciones para elegir: toallitas como las de Comodynes o Mercadona, autobronceadores como los de toda la vida, hidratantes con autobronceador que dan un color progresivo… En Clarins han sacado Lisse Minute Autobronzant, que es la prebase Lisse Minute que te alisa y embellece la piel al instante pero que además proporciona un autobronceado discreto y ligero. Estée Lauder vuelve con su línea Bronze Goddess, que me parece súper glamourosa. Olay sigue con su crema Total Effects x7 con un toque de autobronceador. Y la mayoría de las marcas cuentan con una línea de productos autobronceadores (y Mercadona no iba a ser menos, y no nos defrauda nunca).

Ah, y nos olvidemos del pelo: un cortecito a las puntas para sanear y recuperar el peinado, y mucha mascarilla para hidratar y dar brillo. Me gustan mucho las de… ¿adivináis? Sí, Mercadona. Y la de Elvive Total Repair. Y me muero por probar cualquier producto de Moroccanoil, como los que se ha comprado Miriam en NY (verde de la envidia estoy), pero mientras me conformo con ponerme el aceite de almendras dulces en medios y puntas un día antes de lavármelo para nutrirlo.

Bueno, así, leído, no parece tan duro, ¿verdad? ¿Qué otras estrategias tenéis para esta guerra que vamos a ganar? Yo, además de empezar con cada una de éstas que os he contado, me he pintado las uñas de las manos en tono rosa fucsia flúor. De Mercadona, obviously. Queda taaaaaan bien y taaaaan primaveral…

Mis compritas en NY para cabello...

Hola chicas!
Bueno pues aquí os muestro los productos que me traje para el pelo. Muchos tenía ganas de probarlos pero por su elevado precio aquí todavía no los tenía fichados...aunque otros me han costado lo mismo que me costarían aquí, pero bueno, el que no arriesga jeje




En la primera foto, el Penetrait de Sebastian, acondicionador. Lo he probado una sola vez y me ha gustado la sensación de ligereza con el cabello humedo, después la sensación al secarlo ya no me ha parecido tan buena la verdad...esperaré a darle mas usos para una mejor sentencia.

El segundo producto es Moroccan argan oil, de organix. Esta marca sinceramente no la conocía, pero en la tienda donde compré bastantes de estos productos, tenían toda una línea muy completa de todo tipo de champús y productos para el cabello y pensé que me gustaría probarlo. Es un aceite de argán que promete un acondicionado del cabello con mucho brillo. Lo probaré.

El champú de Pureology. Lo cierto es que tenía muchísimas ganas de probar este champú. El caso es que en muchas tiendas de productos de peluquería pregunté y en ninguno lo tenían. Si me gusta el resultado tendré que encontrar tienda aquí.

Por último en esta foto, un spray de protección del calor y brillo de Pantene para el cabello fino. Me hizo gracia porqué aquí no lo he visto todavía (igual ha llegado y no me he enterado que todo puede ser) lo usaré antes de las planchas y/o secador.




En esta foto todos los productos son de Aveda, excepto la famosa mascarilla capilar de Moroccanoil.
Lo cierto es que tenía muchas ganas de ella (bueno de esta mascarilla y todos lo demás) porqué he leído mucho sobre estos productos que tienen mucha fama actualmente y lo quiero comprobar en mi propio cabello. Me hubiera comprado todo lo demás pero temía que mi maleta superara el peso máximo permitido...
La mascarilla promete: restablecer la hidratación, Aumentar la elasticidad y restaurar la docilidad...confío en que lo hará!

Después la línea de Damage remedy de Aveda, que promete restucturar el que cabello con proteína de quinoa.
Un pequeño botecito de mousse para dar volumen al cabello. Otro pequeño bote de la línea smooth infusion para antes de peinarlo, es decir desenredante y sin aclarado. Y una crema de manos que después del masaje que me hizo con ella la dependienta no pude resistirme a comprarla! Huele deliciosamente a mentay algo más que ahora no recuerdo, y es para desestresar las manos (pobres..ellas lo necesitan)..

Y esto es todo (capilar). Tengo muchas ganas de poder probarlo todo y contaros los resultados. Pero primero el próximo post os mostraré los productos cosméticos y de maquillaje que adquirí.
Hasta pronto_!

Viaje a NY!!

Hola chicas!!!
Acabo de llegar de viaje del imperio de la moda y la cosmética...New York!!!
Con la maleta cargada de potingues varios estoy deseando experimentar y probar para después contaros todo, todito sobre mis nuevas adquisiciones!!
Lo cierto esque es un destino ideal para las adictas al maquillaje y cosmetica porqué las marcas de allí son algo mas baratas y el cambio de euro a dolar ahora mismo nos beneficia.


Mañana nuevo post...atentas ! :)

Para reirse un ratito: Mi dios es la cosmética

Un inciso para empezar el finde con una sonrisa. Me he permitido coger este vídeo de Youtube, del que habla Miss Cremas en su blog (Stefanie Milla, en Hola.com), porque me ha hecho mucha gracia. Sobretodo, me hace gracia cómo cuenta las cosas Mayte Ortega. Espero que os guste:




I Love Mamá








No soy yo mucho de regalar porque llega una fecha señalada, salvo en los cumpleaños y en Navidades, que me encanta mantener las tradiciones. Pero me gusta regalar. Y que me regalen, claro. Así que se me ha ocurrido haceros una serie de sugerencias para regalar a las mamás en su día, que viene próximamente, o en cualquier día del año. O a cualquier mujer que se merezca un detalle (que son muchas). Por cierto, reivindico un “día de la madrastra” o “de la novia guay de papá” para las que no tenemos la suerte de tener hijos pero sí tenemos un papel algo raro y poco agradecido… He dicho.

Bueno, pues ahí van mis sugerencias, que como supondréis tienen que ver con la moda y la belleza.

-¿Conocéis la tienda Dayaday? Tienen complementos muy variados como bolsos, foulards, colgantes, pulseras, anillos, diademas… Y todo a muy buen precio y súper bonito. En algunos El Corte Inglés han abierto stands, y también tienen sus propias tiendas. Me encantan porque son detalles muy llamativos y quedan perfectos para un regalo sin gastarse mucho (para que os hagáis una idea, tengo un foulard que me costó 9,95€ y un collar de ante y dorado que me costó también 9,95€ por los que todo el mundo me pregunta cuando los llevo).

-Para que se cuiden y se sientan como reinas, yo les regalaría un set de productos de Carla Bulgaria Roses Beauty. Sabéis que tengo debilidad por esta marca y por esta gran persona que es Carla, pero es que además sus productos son más que efectivos y además súper agradables de usar. Y creo que no voy desencaminada si digo que a las madres las rosas les gustan mucho de cualquier manera. Supongo que además del lujo que llevan asociado (y no me digáis que un ramo de rosas estos días no cuesta un ojo de la cara y la yema del otro) es porque les recuerda a cuando eran jóvenes y el agua de rosas se usaba mucho como tónico, como limpiador, y para muchas otras cosas. A mí al menos me pasa, porque de pequeña mi madre siempre tenía un tónico de agua de rosas en el baño.




-¿Qué tal un set de depilación basado en el azúcar? La mayoría de las mamis no son tan modernas como para haberse hecho la depilación láser y siguen recurriendo a métodos más tradicionales. Pues el “Sugaring” funciona como la cera tradicional pero es mucho mejor porque arranca el vello más corto, suaviza la piel y además no la daña porque no se aplica caliente y no irrita la piel. E incluso ayuda a que crezca menos vello. En Cosmética Original tenemos Sugaring Spa Royal, que es un set de depilación totalmente natural y que además no ha sido testado en animales, que trae el tarro del producto, las bandas, la espátula, unas toallitas antisépticas, y un spray calmante. Entrad en www.cosmeticaoriginal.com, donde podréis informaros y hacer el pedido para que os lo envíen a casa. Además, en esta web podréis encontrar otros productos muy interesantes, como Ultraglow y otras marcas de cosmética profesional súper efectivas. Y a buenos precios.

-Si pensáis en algo de maquillaje, con la llegada de la nueva temporada tenemos mucho donde elegir. Ya os hablé de Bobbi Brown y lo contenta que estoy con sus productos, así que os voy a sugerir otras cosas: los nuevos labiales de Dior y Chanel tienen unos colores fabulosos y quedan de película. Siento decir que no los he probado, pero dondequiera que lea algo sobre ellos las críticas son buenísimas. Y siempre da un toque de glamour sacar del bolso una de estas joyas, ¿no? Otra opción son las lacas de uñas de nueva tendencia. También Chanel y Dior tienen colores súper veraniegos y favorecedores. Y, aunque suene algo pijo, siempre queda mejor regalar un esmalte de estas marcas que uno de Mercadona (aunque doy fe de que los de Mercadona duran más y tienen unos colores que no les tienen nada que envidiar y además cuestan 10 veces menos).

-Si hablamos de regalar un tratamiento, o una visita a una peluquería o spa, os doy varias ideas: yo le regalé a mi madre hace un par de años una visita a un nuevo spa para que hiciera el circuito de aguas y recibiera un masaje de chocolaterapia. Me lo agradeció en el alma, le encantó. Y en todas las ciudades tenemos esta opción. Otra idea es la manicura Shellac. Es la nueva técnica que hace que te dure la laca de uñas hasta dos semanas sin perder el brillo ni el color ni descascarillarse, y sin estropear las uñas como las uñas de gel. Ya se está haciendo en muchas peluquerías y centros de manicura, así que sólo tenéis que meter “Shellac” en Google y encontraréis el sitio más cercano donde la hacen. Y si vuestro presupuesto os lo permite y el pelo de vuestra madre lo necesita, el alisado de queratina es la última tendencia para conseguir una melena cuidada y sana. Lo hacen en muchas peluquerías ya, y promete reconstruir el pelo de la raíz a las puntas, permitir no tener que alisarlo o peinarlo tanto y dejarlo bien brillante y fuerte. Tengo información de primera mano (gracias, Carol) asegurando que el pelo se ve mucho mejor y necesita menos cuidados (y doy fe porque lo he visto). Eso sí, entre el tratamiento y los productos que debes llevarte acaba saliendo por unos ciento y pico euros, pero creo que merece la pena. Por cierto, ayer me puse por segunda vez el tono castaño oscuro de Casting Crème Gloss de L’Oreal y no puedo estar más contenta. Me encanta que mi pelo sea del mismo color que mis cejas, y que además sea súper brillante.

-Para las mamás deportistas, nada mejor que las nuevas zapatillas que ayudan a tonificar los músculos. Las tenéis de Reebok (las Easytone, que además han sacado una línea de ropa deportiva que ayuda más aún a tonificarse), de Sketchers… Arriba esos culetes!!!

-Para las mamás tecnológicas, tenemos un Ipod para llevarse a sus paseos (mi madre, por problemas de salud, ha empezado a andar todos los días una hora y media y está encantada; además, con un poco de dieta ha perdido ya cuatro kilos y eso la anima mucho más; y se dice que cuando llevas música cañera mientras haces ejercicio, quemas más calorías todavía). O una funda para el Iphone, si son “modelnas” de verdad. Por cierto, creo que en el Iphone (yo todavía no me he modernizado tanto como para tener uno) hay una aplicación que te cuenta las calorías quemadas, la distancia recorrida, los progresos que vas haciendo… Pero no sé cómo se llama. Tal vez sea de Nike.

Y vosotras, ¿tenéis alguna sugerencia más? ¿Qué os gusta regalar o que os regalen?

De cara, carísima (2ª parte, el retonno)

Sigo con mi crónica de productos de alta gama que he probado estos días. Porque una llevará unos zapatos de los chinos (preciosos y comodísimos, by the way) y una camisa de Mango de hace 10 años (literalmente, me la compré cuando tenía 20 pero me la he puesto poco y está como nueva), pero en la cara lleva más dinero puesto que Carmen de Mairena silicona (no sé por qué me da a mí por acordarme de esta mujer -¿??- cada vez que hago una comparación). Bueno, no ahora mismo, que me he retocado las ojeras con los productos de Bobbi Brown que os conté el otro día y me he puesto mis polvos Ultraglow porque vienen los de Telemadrid a grabar Madrid Directo en Suit(e) y nunca se sabe, y me dejan estupenda sin costarme un pastón, pero sí estos días cuando he probado las muestras que me han ido regalando.



Os cuento: El otro día mi chico encargó a una amiga que trabaja en una conocida perfumería de Madrid su perfume, y ella le trajo además una bolsa llena de muestras de un montón de cosas. Lo mejor es que la mayoría eran para mí… y ahora me cae fenomenal. Lo cual no quiere decir que antes me cayera mal, ni mucho menos.


Bueno, el caso es que me trajo varias muestras de productos de Sisley de los que siempre he oído hablar fenomenal pero no había probado porque tienen un precio que se escapa un poco de mis posibilidades ahora mismo (básicamente, porque prefiero comer tres veces al día). Y el viernes por la noche, que tenía un mal día, me lié a probar y probar. No hay nada mejor que marujear un rato y cuidarse cuando una está plof, ¿no? Así te sientes más relajada, más sexy, y te tumbas en el sofá tan requetebién…



Lo primero que probé es el limpiador facial a la salvia. Es un desmaquillante suave que elimina toda la suciedad de la piel y la deja muy suave, de los que se retiran con un algodón. Después, el exfoliante. Suave pero muy eficaz. Además, deja la piel limpita y fresca, como a mí me gusta. Y para terminar me puse la mascarilla hidratante, que se deja actuar tres minutos y se retira el excedente con un tissue. Me gustó que no es nada densa; la verdad, yo con esta piel que dios me ha dado (dios o algún angelote cabrón, porque ya le vale) no necesito mascarillas hidratantes en absoluto, pero es que tenía que probarla porque yo soy así, tengo alma de conejillo de indias. Veredicto: te deja la piel suave y elástica y aterciopelada. Estupendo si la tienes seca, pero te la deja como una bombilla o la cabeza de un calvo si la tienes grasa como yo: brillante, brillante. Me queda por probar el serum hidratante, pero ya me parecía mucho tema para mi piel tan nutrida e hidratada, a ver si me iba a engordar… Pero, en general, mi opinión sobre estos productos es buena, aunque no sé si con el precio que tienen merecen la pena.


En la bolsa mágica también había muestras de Chanel. Del serum Hydra Beauty Serum (que no he probado por lo mismo que el de Sisley), del contorno de ojos Beauté Initiale (me encanta porque elimina bolsas y ojeras y es muy ligero y descansa la mirada), de la crema Ultra Correction Lift Fermeté (no sé si esta chica me ha visto la cara algo caída, a mis treinta) y del maquillaje Vitalumière y Vitalumière Aqua. El primero, que es el que he probado, es muy ligero y natural. Vamos, que a mí me sirve de poco con estas marcas que tengo del acné. Pero me gusta porque no se nota nada pero deja buena cara (si la tienes más o menos de fábrica, no como yo). Chanel siempre me ha gustado porque tiene productos muy eficaces. Recuerdo un limpiador que se llamaba Pureté Idèal y no sé si sigue en el mercado que limpiaba la piel de una manera espectacular. Veredicto: mantengo mi buena opinión, por supuesto.

Y por último, en la bolsa fantástica, que era como el bolso de Mary Poppins porque no paraban de salir cosas, había varios perfumes muy interesantes. De muestra, obviamente. Uno de Annick Goutal y otras dos de Artisan Parfumeur, que oleré cuando pueda oler porque tengo un resfriado coñazo que me está durando más que las obras del Escorial.




Otra línea que he probado estos días es la de Skinergetic, de Biotherm. Vale, no es que sea una marca cara, pero tampoco es de las más baratas. Bueno, pues en Bodybell me regalaron un estuchito con una muestra del serum, de la crema de día y de la crema de noche. El serum es ése que anuncian que está hecho a base de brócoli y que tienes que ponerle primero la capsulita en el tapón para liberar los principios activos. Desvelo la duda que os corroe: no huele a brócoli (ya sabéis, el brócoli, la coliflor y esas verduras huelen a… cómo decirlo sin ser soez… ¿cuesquete?). Huele fenomenal. Maravilloso. Y es súper ligero. La crema de día es también tipo crema-gel, lo cual para mí es perfecto, aunque al momento de ponérsela da la impresión de que no se absorbe mucho. Y la crema de noche es más densa, como es normal, y huele no tan bien, pero no huele mal. El veredicto es que sí que he notado la piel más descansada con el uso de los productos estos tres o cuatro días. Se supone que te dan energía, que te ayudan a no tener signos de cansancio, y más o menos lo cumplen. Supongo que con más uso se notará aún más.


De Clarins también me regalaron una muestra de maquillaje en Bodybell (por cierto, están súper activos en esta cadena con las promociones, los regalos de muestras y demás con las socias del club, os recomiendo que os suscribáis). Es el maquillaje Skin Ilusion, que alisa, unifica, embellece y da un aspecto de tez natural, según la publi. Y huele fenomenal, fenomenal, añado yo. Y mira que las bases de maquillaje no suelen oler muy allá… No os puedo contar más porque al aplicarme en el mentón la primera pincelada vi que era muy oscuro para mí. Le regalé la otra muestra a mi amiga Gemma, así que si ella es tan amable, que nos cuente en los comentarios… (Gemma, no me mates).


¿Qué marcas de las llamadas de lujo recomendaríais a pesar de sus precios? ¿Cuál no compraríais nunca -o nunca más-?

De cara, carísima

El título puede llevar a equívocos, pero no me refiero al chiste de la vecina. Me refiero a que esta semana estoy probando varios productos de maquillaje y cosmética de alta gama que quiero compartir con vosotras. Porque me han regalado unas cuantas muestras y porque el jueves aproveché las circunstancias para acercarme al stand de Bobbi Brown a comprarme algunas cosillas. Me dejé una pequeña pasta para como están las cosas, pero mereció la pena. Os cuento lo de Bobbi Brown, y en otro post lo de las muestras.


Todo empezó después de ver un vídeo en la web de Harper’s Bazaar donde el make up artist de Bobbi Brown Rubén Acosta explicaba cómo maquillarse en cinco minutos con cinco productos y estar maravillosa. A mí, desde luego, me convenció. Os pongo el enlace:







Total, que después de verlo, si ya hacía tiempo que quería comprarme algunas cosas de esta marca, ahora ya lo necesitaba. Y, como os decía, me escapé una tarde al stand de Bobbi Brown.


Iba con las ideas claras, y así se lo dije al chico cuando me atendió: “Necesito un corrector que de verdad me tape las ojeras de una vez por todas, un colorete en crema, y una barra de labios que no me haga verme rarísima cuando me la ponga”. “¿Tienes tiempo?” me dijo. Dudé si me quería decir que los milagros a Lourdes, pero no. Cuando le dije que sí, me hizo un gesto para que entrara dentro del stand y me sentara en la silla para empezar a probar conmigo todo lo que me iba bien. Lo primero que hizo fue desmaquillarme la zona de la ojera (eran las siete y pico de la tarde, me había maquillado a las siete y pico de la mañana y llevaba una semana dura, así que imaginad el estado de mi cara) y ponerme un contorno de ojos. Suspiró aliviado al ver que mi piel reaccionaba positivamente a la hidratación y desaparecían los signos de cansancio. Yo también. Entonces empezó la transformación. Lo primero que me puso fue el precorrector, lo que en esta marca llaman “Corrector”. Yo creía que era una estrategia de marketing más para venderte un producto aparte del corrector propiamente dicho, pero qué equivocada que estaba. El cambio fue alucinante. Me lo puso sólo en la zona bajo el lagrimal, donde está la ojera propiamente dicha, como lo hace Rubén Acosta en el vídeo. Y de repente ya no tenía ninguna ojera. NINGUNA. Los signos de fatiga eran historia. Entonces, pasó a aplicarme el “Creamy Concealer Kit”, que es el set donde vienen el corrector como tal y los polvos sueltos para ponerte encima y que no se mueva y eso fue ya la caña. Además de no tener ojeras, tenía buena cara. Tenía luz en la mirada (“se te nota en la mirada, que vives enamorada”). Tenía lo que suele tener la gente normal: la cara descansada. Ahí le declaré amor eterno a Bobbi Brown.


Luego, pasamos al colorete en crema. Me enseñó el “Pot Rouge for Lips and Cheeks” en el tono 6 Powder Pink diciéndome que le encantaba. Al verlo en el tarrito dudé de que me quedara bien (e incluso que me gustara), pero de nuevo me equivocaba. Con un pincel me dio un toque en cada manzana de las mejillas y entonces me lo extendió con los dedos (hacia atrás y hacia abajo, hacia atrás, y hacia abajo, como diría Rubén Acosta). Cuando me miré en el espejo, tenía un color maravilloso y súper natural. Me consejo además que cuando me lo aplique no me restriegue mucho la cara, porque entonces se enrojece sola y parece que llevas más colorete del que en realidad llevas, y te pones menos del que en realidad necesitas y al rato parece que no llevas nada.


Y, por fin, el pintalabios. Nunca llevo nada de color en los labios porque me veo rarísima. Y mira que tengo barras, brillos y perfiladores. Pero no. Así que le pedí al enviado celestial de Bobbi que me recomendara un color que realmente me favoreciera. Me puso uno que era exactamente el tono de mi labio pero en su zona más oscura, lo cual era muy natural. Era como tener los labios más destacados, pero sin resaltar mucho. Me gustó. Pero estaba animada después de tan buenos resultados, y le pedí que me enseñara algo más atrevido. Algo en rojo o rosa fuerte, acorde a la nueva temporada, pero que igualmente me quedara bien. Y entonces se descolgó con “Rich Lip Color SPF 12” en el tono 11 Rose Blossom. Pfffffffffffff. Precioso en la barra y no os digo puesto. Un tono rosa intenso, tirando a oscuro, que me ha enamorado. Es atrevido para lo que yo suelo llevar, pero me veo tan bien… La compañera que estaba en el mismo stand me decía que me daba mucha luz, y no me pareció que fuera sólo por venderme algo más.


Total, que me fui contentísima del stand. Con 110€ menos en la cuenta, sí, pero con los productos más efectivos que he probado nunca. Decenas de correctores que no han cumplido su objetivo (o no han podido conmigo), varias barras de labios que tengo muertas de risa en mi cesta de los productos de maquillaje, tres o cuatro, o cinco coloretes que me gustan pero que no se acercan a este nuevo en lo bien que quedan… temblad. Además, el maquilador me regaló una muestra de la nueva máscara de pestañas que han sacado, “Lash Glamour Extreme Lengthening Mascara”, que tiene un cepillo de plástico con cerdas muy cortitas y así deja las pestañas súper separadas y naturales. Es perfecta para el día a día. Y me preguntó qué más me gustaría aprender de maquillaje, para que fuera otro día y me enseñara. Le dije que me encanta el maquillaje de ojos, y que tengo pendiente saber cómo tapar las imperfecciones que tengo en la cara, así que me dejó una tarjeta para que le llame un día y me den cita.


Podéis imaginar mi cara cuando salí de El Corte Inglés: aparte de magníficamente maquillada (por cierto, le pedí que me diera un poco de polvos sueltos en la frente, porque me brillaba como un lucero) y con unos labios preciosos, con una sonrisa de oreja a oreja. Soy un poco escéptica con la publicidad aunque reconozco que siempre me llama la atención cualquier producto nuevo que sale y me dan muchas ganas de probarlo, pero desde ahora con Bobbi Brown será diferente. Será mi primera opción.