Páginas

domingo, 29 de mayo de 2011

Renovarse o Morir

Silencio. Naturaleza. Vistas hasta el infinito. Tranquilidad. El sonido de una fuente. Un cervatillo correteando entre los árboles. El olor de la lluvia que se acerca. Escuchar correr el agua de un río. Y nada más. Puro relax.


No, no estoy desarrollando la creatividad de un anuncio de compresas. Os estoy describiendo lo que he vivido estos cinco días. Porque, supongo que habréis adivinado, he estado ausente. Perdida. Encontrándome de nuevo.


Y llegando casi al fin del mundo, del estrés y del ruido:




Necesitábamos unos días de descanso para recuperarnos y sobretodo ponernos las pilas de cara a la temporada que se nos avecina (los negocios de ocio es lo que tienen, que te absorben la energía cuando todo el mundo está disfrutando). Y teníamos la idea de irnos a un hotel con spa para regalarnos un pequeño lujo asequible. La primera opción en la que pensé fue el Barceló Asia Gardens, al que pienso ir en esta vida o en la otra, como El Último Mohicano (¿o era Mohedano?). Pero la verdad es que se nos salía de presupuesto. Un poquito sólo. ¡Ja! Y en el mejor momento nos llegó una gratísima invitación: una estancia en el Hotel Cinco Estrellas Gran Lujo Palacio de Sober.




La verdad es que está en un sitio al que a mí no se me ocurriría ir si no fuera por la invitación (en Sober, al lado de Monforte de Lemos, provincia de Lugo, pero en el interior; a cinco horitas y pico en coche desde casa, y además con una parte importante por carreteras nacionales). Porque tengo ganas de conocer mejor Galicia pero me llama más la atención la zona de la costa, las rías bajas, etc. Pero esta oportunidad había que aprovecharla. Y ha merecido la pena.


Sé que esto es un blog de belleza, pero me parece una buena idea compartir con vosotras lo que he vivido estos días porque me ha cambiado la cara. Eso sí, desde que volví a casa he recuperado la antigua, pero la relajación la estoy intentando mantener a base de recordar las sensaciones. Y si no, mirad qué cara de descanso tenía el segundo día de estar allí (sí, esa es mi mejor cara, no paso de ahí):




Además, la estancia nos permitió disfrutar del magnífico spa que tiene el hotel, y darnos un masajito cada uno. El mío consistía en un peeling con semillas de cacao y después un masaje revitalizante con manteca de cacao. Como os imaginaréis, delicioso. Eso sí, obviando que, mientras me atendía, la especialista no paraba de hablar y además me dijo “El otro día vino una chica muy jovencita a hacerse un tratamiento; era más joven que Usted, tendría unos treinta o veintiocho años…”. Sí, ya lo sabéis, yo tengo treinta recién cumplidos. Creo que por eso tuvo que esmerarse más en quitarme la tensión de los hombros.




Otra cosa de la que disfrutamos mucho fue de los alrededores del hotel. Unos miradores al Sil preciosos, pueblecitos aislados (con sus maravillosas carreteras de dos metros de ancho que te tienen que servir para los dos sentidos y en las que más te vale no cruzarte con nada que no sea una bici de paseo), naturaleza pura, mucho verde… Y qué gastronomía, por dios. Ejercicio no he hecho ninguno, pero mover la mandíbula ha sido un no parar. Qué pescados, qué carnes, qué postres nos hacían en el hotel. Y qué buenos vinos los de la Ribeira Sacra. Vamos, que no me he privado de nada, que un día es un día (bueno, cinco).


Además, uno de los días nos acercamos hasta Rinlo, junto a Ribadeo (ya en la costa, al ladito de la frontera con Asturias). Fueron dos horas y media de ida y las mismas de vuelta, pero ver la Playa de las Catedrales, la de los Castros, y comer en La Cofradía no tiene precio (alguien debería coger esta frase para un anuncio de… no sé, se me ocurre una tarjeta de crédito, por ejemplo).


Así que aquí me tenéis, de vuelta, renovada y con novedades a mansalva que contaros ya sí, sobre belleza y las cosas de las que solemos hablar aquí. Por cierto, me tenéis que reconocer el mérito de poner mis fotos, que me da un corte que me muero, pero me parecen más entretenidas que fotos de paisajes, ¿no?


¿A dónde os escapáis cuando necesitáis una cura de relax?

martes, 17 de mayo de 2011

En la Botica


En estos últimos días y semanas he estado probando una serie de productos de los que quiero hablaros y daros mi opinión. Los voy a dividir en dos categorías y, por ende, en dos posts, porque ya conocéis mi tendencia a enrollarme y no parar de escribir. Además, os quiero contar con detalle las características de cada uno de ellos.





El primer grupo de productos es el de los de farmacia. La verdad es que muchas veces tenemos en las boticas una gran cantidad de productos muy buenos que además están muy bien de precio, y que en cierto modo tienen el respaldo de darnos cierta seguridad (a mí, al menos, me da confianza el que hayan tenido que pasar por una serie de controles que seguramente el resto de productos pasen pero menos exigentes). Todos los productos de los que os hablo los he conocido a través de blogs y noticias que he leído en Internet:


-Xhekpon Contorno (Laboratorios Vectem). Seguro que habéis oído hablar de esta crema, porque se ha hecho megafamosa después de que se corriera el rumor (no confirmado) de que es la antiedad que Isabel Preysler usa. Además, es de las baratitas, pero muy eficaz según dice todo el que la ha probado. Pues yo me he comprado el contorno de ojos, porque de momento la edad sólo se me nota ahí, gracias a dios (y a este acné y este pecho de adolescente de los que me ha dotado la naturaleza). Según el prospecto, esta crema multiactiva cuida y rejuvenece la piel del contorno de ojos y labios mejorando su vitalidad y sus defensas gracias a una serie de activos combinados (Trylagen, Phytosphingosine SLC, Ácido Hialurónico, Ceramidas y aceite rico en ácido linoleico). Reduce la degradación del colágeno de la piel y estimula su síntesis, con lo cual se reducen las arrugas. Estimula la producción de pro-colágeno y de ceramidas. Hidrata duraderamente. Y cuesta 16€. ¿Qué más se puede pedir? Pues que quede en stock, porque por lo visto han volado todas las existencias, al menos de la crema facial. En cualquier caso, os digo que yo me pongo este contorno por las noches y me veo la piel más relajada, hidratada, y con menos líneas de expresión. Por cierto, además de la crema facial y la de contorno, esta marca tiene una loción efecto flash y una leche corporal.





-Xheken Capilar (Laboratorios Vectem). Sí, es de los mismos laboratorios que el Xhekpon, que se reunieron para pensar el nombre más difícil que ponerle a una crema para hacerte pasar vergüenza cuando la pidas porque no sabes si la estás pronunciando bien (¿chequen? ¿sheken? ¿chiquitistán?). Este producto lo conocí a través del blog de Eugenia Silva, que en un post hablaba de todos los productos que le van bien y le han recomendado maquilladores, médicos y demás. Casualmente, casi todos eran también de farmacia. Se trata de “un revitalizador capilar a base de colágeno hidrolizado y proteína cuaternizada (suena a época prehistórica, ¿verdad?) que favorecen la recuperación y protección del cabello a partir de su absorción en el córtex y la cutícula”. Así, rellenan los puntos quebrados y recubren la fibra capilar con un film protector y suavizante, de manera que el pelo recupera su cuerpo y brillo originales y queda protegido de las agresiones mediambientales la deshidratación y los tratamientos capilares agresivos. Vamos, que promete tener el pelo de Penélope Cruz, casi Se aplica como un acondicionador normal, después del lavado, o como mascarilla dejándolo actuar media o una hora, y se supone que el pelo se va recuperando con el uso. La verdad, yo lo he usado de todas las maneras posibles (incluso con la técnica de la cauterización, que consiste en lavarte el pelo normalmente, ponerte la mascarilla, dejar secar el pelo sin aclararla y pasarte la plancha para que penetre el producto a tope, y luego enjuagarlo sin lavarlo con champú ya, y que se supone que te deja el pelo como la seda) y todavía no he visto resultados. Es más, el pelo se me queda fosco cuando lo uso. Y, como el bote de 200ml vale 8€ y pico, me parece que no me merece la pena (y más cuando la mascarilla Total Repair de L’Oreal me deja el pelo maravilloso por 4€ y poco). Eso sí, he de decir que en realidad Eugenia en su blog hablaba de Xheken Solución, que es un tónico de colágeno para el cuidado de la piel que tiene incluso efecto flash porque la deja muy tersa, y que además se puede poner en el pelo en plan mascarilla mientras estás en casa, y que es lo que ella hace. Pero yo no compré ese porque por el tamaño del bote me salía muy caro para usarlo en el pelo, y pensé que sería mejor comprar el específico para ese uso. Aunque no descarto probarlo como tónico facial en el futuro…

Por cierto, y hablando de colágeno, que es la base de estos dos productos de los que os acabo de hablar. Ya sabéis que las máscaras de pestañas se han puesto de moda últimamente en el tema de llevar colágeno que las hidrata y las fortalece. Pues después de unos meses usando la máscara Extra Volume Collagene, de L’Oreal (que compré porque no quedaba la de Millón de Pestañas) puedo decir que tengo las pestañas más largas (más largas si cabe, se me vuelven a enganchar casi en las cejas) y pobladas. Y además esta máscara las deja sin grumos y con mucho volumen.


-Xpert Minceur, de Singuladerm (Laboratorios Prima-Derm). Esta crema la conocí a través del blog Belleza Pura, que siempre tiene novedades interesantes. Los laboratorios de Singuladerm son expertos en Cosmética Molecular, y desarrollan fórmulas con los últimos avances en péptidos, glicoproteínas, moléculas orgánicas… De hecho, venden estos activos a marcas que los incorporan en sus cremas en concentraciones más o menos bajas. Pero Singuladerm ha creado ahora sus propias cremas, en las que los activos están incluidos con una concentración más alta y a precios más bajos, lo cual hace que tengamos productos más eficaces y más baratos. Aunque tienen cremas faciales especiales para evitar el envejecimiento, yo he probado el anticelulítico Xpert Minceur, que es “un gel de acción integral que actúa sobre TODAS las etapas de formación de la celulitis”. Así, mejora la microcirculación sanguínea, favorece la reabsorción de los edemas y la combustión de las grasas almacenadas en los adipocitos, de modo que trata la celulitis ya instalada y evita su reaparición. Promete una reducción del 75% de la piel de naranja, -3cm de contorno de nalgas y -1cm de contorno de muslos con una aplicación de dos veces al día. Y además en el librito que trae explica cómo hacer el masaje para su aplicación, que yo estaba hecha un lío porque siempre te dicen que en las nalgas lo hagas en el sentido de las agujas del reloj y entonces me tenía que dar en los dos cachetes para el mismo sitio, y pensaba que entonces uno se me quedaría descolgado y acabaría “coja del culo”. Qué ansiedad, por dios. Lo que me faltaba. El pecho izquierdo más grande que el derecho, los dedos del pie izquierdo más largos y flacos que los del derecho, y el cachete izquierdo más terso que el derecho. Pero ya no me pasará, porque sé cómo hay que hacerlo. Parad de imaginar cómo son los movimientos en el sentido de las agujas del reloj en el culo, que os lo explico: la crema se masajea con las manos “amasando” hacia fuera del pliegue del glúteo, hacia la parte externa de las piernas (con lo cual, en el cachete derecho se haría en el sentido INVERSO de las agujas del reloj, ¿verdad? ¿o es que yo estoy loca?). Bueno, el caso es que este gel, que se absorbe muy rápido y es muy ligero, me está gustando mucho. Creo que tengo la celulitis más difuminada. Y por 28€ que cuesta el bote, no me parece nada caro para lo efectivo que es (sobretodo teniendo en cuenta que mi preferido de todos es el de Shiseido y vale cerca de los 56€).

Aparte de estos productos, en otras ocasiones he probado cremas de farmacia que no me han ido nada mal. Sobretodo las de Avène y La Roche-Posay, que para pieles grasas y sensibles están muy bien. Además, Sensilis se ha modernizado mucho y está teniendo muy buena fama en sus cremas para los primeros signos de la edad y en las reafirmantes de rostro, Roc también es muy buena en anticelulíticos y reafirmantes, y Vichy tiene cremas y bases de maquillaje muy buenas y muy recomendadas por profesionales.

¿Qué productos de farmacia, que no sean el Hemicraneal y los antiácidos, os funcionan y recomendaríais?

martes, 10 de mayo de 2011

Carla Bulgaria: mucho más

La cita era en Fuentes y Bonetillo, un precioso y encantador restaurante (donde además los fines de semana dan un brunch fantástico y tienen más actividades más que interesantes) en la zona de Ópera de Madrid. Y la ocasión era lo que más ilusión del mundo me hacía: la presentación a unas cuantas bloggers del nuevo producto de Carla Bulgaria Roses Beauty. Cuando recibí la invitación unos días antes no cabía en mí de gozo, como os imaginaréis. Así que allí que me planté, con mi mejor cara (teniendo en cuenta la mala noche que había pasado, era aceptable) y mi mayor sonrisa porque por fin iba a conocer en persona a alguien a quien admiro mucho: Carla Royo-Villanova (y a la encantadora Mariluz, directora de comunicación de la firma).

Carla Bulgaria Roses Beauty nos invitaba a un desayuno (riquísimo, por cierto, con bollería y pan casero, zumo recién hecho y una decoración súper acogedora) para presentarnos su nueva creación: el Reparador de manos con Rosa de Bulgaria. Podríamos decir que es una crema de manos para resumir, pero eso sería quedarnos cortas. Sería como decir que Carla es muy simpática: nos quedaríamos en una ínfima parte de lo que es. Porque el Reparador de manos es más que una crema de manos. No sólo las hidrata, sino que las protege del sol con un SPF15 y de las agresiones externas con el agua de rosa. No sólo atenúa las arrugas y las manchas gracias a la coenzima Q10, sino que además evita su aparición con sus antioxidantes e inhibe la melanina (para que no nos salgan manchas nuevas) gracias al Nutgrass, un ingrediente natural extraído del Cyperus Rotundus (una planta originaria de la India) capaz de aclarar la piel hasta un 40%. Por eso este producto ha tardado dos años en ver la luz: porque han querido que sea perfecto, y puedo decir, por mi experiencia hasta ahora, que lo han conseguido.

Me la he puesto como diez veces desde ayer, y no porque la necesite (la hidratación que da es muy duradera) sino porque me apasiona. Tiene un olor maravilloso a rosa pero nada penetrante ni pesado. Además, este reparador inspirado en la Lluvia de Rosas, su crema corporal, hidrata y suaviza las manos pero no las deja pringosas (algo en lo que Carla hizo mucho hincapié con su laboratorio). De hecho, os voy a confesar algo: cuando ayer por la tarde estaba, por fin, sentada en casa leyendo (podría decir que era Guerra y Paz, de Tolstoi, y quedar fenomenal, pero no, era el catálogo de los Secretos de Belleza de El Corte Inglés) y me vi los pies tan secos que tenía, me puse esta crema en las zonas más resecas. Pues no sabéis lo bien que se me quedaron cuando pasó un ratito. Y además por la noche conseguí dormir!!! (ya conocéis mi extraño problema de ponerme crema en los pies y no poder dormir).

Otra cosa que me permitió este evento fue probar in situ el Hidragel Efecto Total Hombre, que es la versión del Hidragel pero especial para hombres (vamos, que la aclaración no os hacía falta, ¿eh?). Me encantó ver la textura tan ligera que tiene, tan apropiada para nuestros queridos sufridores del afeitado, y que además está formulado con Q10 para atenuar las arrugas. Vamos, un todo en uno que les refresca y calma después del afeitado, les ayuda a atenuar las arrugas y a purificar la piel, y a eliminar bolsas y ojeras. Ya tengo decidido regalarle uno a mi chico, que es poco partidario de cremas salvo de la Olay de toda la vida, pero creo que ésta le puede ir fenomenal.



¿Y qué deciros de conocer en persona a Carla? Pues que aluciné con su piel, que creo que no he visto una más bonita en mi vida, con su tipazo y con su saber estar. Que es cercana a más no poder, cuando está contando algo parece que habla para ti y nadie más. Que tiene estilazo a rabiar. Y que espero repetir la ocasión de verla en breve, porque también me encantó conocer a otras bloggers como Esther de Locaporlostacones (a la que le he tomado prestada la foto), Patricia de Chic and Nude, Carmen de Arribaeneldesvanbycarmenhf, Jana, de JanaGlamurama, o Ana de Estoyradiante.


Por cierto, soy la segunda de la fila de la derecha empezando por abajo (desde Carla), la que parece un muñeco de cera.

martes, 3 de mayo de 2011

R'So

Mis amigas de Granada me decían de vez en cuando (cuando estábamos en la playa, casi siempre) que me parezco a Jennifer López. En el culete, básicamente, porque tengo la suerte de tenerlo respingón y… bien puesto, digamos. Cosas de la genética y las sentadillas y todo el deporte que he hecho toda la vida. Luego, una compañera de la compañía aérea donde trabajé me dijo que le recordaba un montón a J’Lo, pero en la cara. De hecho muchas compañeras me dijeron que me parecía mucho a otra compañera que realmente tiene más aire a Jennifer López, en mi opinión. Se llama Estela. Y hasta una vez me confundieron con ella (con Estela, no con la López). Lo malo es que cuando le dije a la petarda que me confundió que no era Estela, sino Rosa, me soltó “jo, pues te pareces un montón a Estela cuando no se pinta”. Y yo sí que iba maquillada. Menos mal que no volé nunca con ella, creo que algún café bien calentito habría podido salir volando, y no por ir en avión, precisamente.



Bueno, todo esto viene porque desde siempre me ha gustado Jennifer López. Cómo se maquilla, qué color lleva de pelo, cómo se peina, qué lleva puesto… Incluso cuando tuvo su época macarra por salir con el delincuente de Puff Daddy (o P. Diddy, o Diddy Dirty Money, que el tío no se aclara cómo se quiere llamar) y era un poco bastante horterilla. Pero más aún ahora, que se está convirtiendo en un icono de estilo al menos en las alfombras rojas.



Por eso hoy os pongo este enlace al vídeo de su canción I’m Real, donde me parece que sale guapísima cuando sale con pelo suelto y con el sombrero (con el moño tirante y el caracolillo ese que se deja a lo Niña de la Puebla no me gusta, que le falta pintarse un lunar enorme con lápiz de ojos para irse a la feria, aunque vaya en chandal, para más inri). Y porque además lleva un maquillaje muy apto para el verano.







Lleva una base de maquillaje muy luminosa y natural. Podría servirnos Teint Miracle, de Lancôme, o Nude, de Dior (en polvo o líquida, ambas quedan fenomenal), o Vitalumière Aqua, de Chanel, o Dream Satiné Fluido, de Maybelline. El caso es que sea muy discreta, nada densa.
Luego, iluminador en la parte de debajo de los ojos, el centro de la nariz, la frente y la barbilla. Nos sirve uno en polvo, como Mineralize Skin Finish, de Mac, o uno en crema-fluido al estilo de Touche Éclat de YSL o incluso el pincel iluminador de Deliplus (la verdad es que casi todas las marcas tienen un pincel de este tipo).


Para contornear la cara, polvos bronceadores alrededor del rostro. Es decir, dibujamos una “E” o un “3” que empieza en las sienes, pasa por debajo de los pómulos y acaba en la mandíbula. Y un brochazo también en la nariz, sobre todo a los lados si queremos afinarla. Ya sabéis que siento debilidad por los Ultraglow, pero también me gustan los de Mercadona, los de Lancôme, y he oído o más bien leído hablar muy bien de los nuevos de Clarins (Mosaic) y Bourjois (Delice de Soleil).


En los pómulos, un ligero toque de colorete melocotón en el centro. El tono 157 de Blush Delicieux de L’Oreal me encanta. Y tengo también el colorete dorado de Mercadona, que es para cuando estás más morena.


Y por fin los ojos. Tienen mucha luminosidad que consiguen con sombras satinadas marrones y nudes. En el párpado móvil lleva una en un tono visón muy clarito casi nacarado llegando hasta el lagrimal que le da toda la luz a la mirada (lo más importante casi de este maquillaje es que los lagrimales tienen toda la atención por esa luz que tienen). Luego, en el mismo párpado móvil pero hacia fuera, hacia el rabillo, lleva una sombra marrón chocolate que se extiende también un poco por el párpado inferior muy difuminada, para definir. Y en la zona del hueso, una sombra melocotón casi igual que el colorete. Me encantan las sombras de Bobbi Brown para crear todos estos efectos. Además lleva lápiz vainilla en la línea de agua (por dentro del ojo) para agrandar el ojo y además dar aspecto de descansada. Lo encontráis en Bourjois. Bajo la ceja, otra sombra vainilla satinada para iluminar esta zona. Y mucha máscara de pestañas (para mí las mejores en la relación calidad-precio son las de L’Oreal).


En los labios, para rematar, un gloss muy natural que puede ser melocotón, o nude, con un brillo muy ligero. Me gustan los de Bourjois, Bobbi Brown y Dior.


Me parece un maquillaje súper favorecedor para la época y además para todo el mundo, ¿no? (salvo que te llames Javier, o Alberto).


¿Qué os parece?

lunes, 2 de mayo de 2011

Adiós a la celulitis?

Qué tal? Estamos en plena campaña de operación biquini... unas mas que otras, porqué a mí siempre me pasa lo mismo...me digo: el año que viene empezaré en Enero, pero siempre llega junio y no he empezado... Sí tengo un problema con esto, luego me quejo pero ya es tarde.
Este año estoy pensando en probar algunos tratamientos corporales indicados para reducir volumen en zonas problemáticas y que prometen reducir la celúlitis. Concretamente os voy a hablar de LPG.

LPG Endermologie es un tratamiento anticelulítico que permite reestructurar el tejido conjuntivo y reactiva la circulación sanguínea y linfática, lo que favorece la eliminación de los desechos metabólicos.

En sesiones de unos 35 minutos y tumbada, promete ser una buen rato de "masage" en la zona a tratar.



Promete: un cuerpo esbelto y afinado, una piel más suave y más firme. Además este procedimiento indoloro ofrece bienestar y relajación, no exige ninguna intervención médica ni tomar substancias químicas. Se trata únicamente de restablecer ciertas funciones naturales del organismo y de la piel.


Alguna de vosotras a probado este tratamiento o alguno parecido? cumple lo que promete?