Un Mar de Inspiración (2ª parte)

Lo prometido es deuda, y más después de la buenísima aceptación que ha tenido la entrevista a Mar. Os lo dije, os iba a encantar. Aquí tenéis los productos que Mar usa para estar así de bien, comentados por ella:



1. Productos para el pelo. L’Oreal, Pantene, Aussie (marca inglesa), René Furterer (farmacia) , John Frieda (aquí en Irlanda a mitad de precio) y Carita.





2. Pastillas de levadura de cerveza (piel, cabello y uñas) de Santiveri . In reaffirm de deliplus para la firmeza de la piel con isoflavonas de soja y otras de té verde compradas en herbolario para evitar la retención de líquidos.




3. Esmaltes y demás productos para el cuidado de uñas. Tengo de todo y se me da fatal. Al final siempre tengo que ir a que me las hagan. Ahora me he aficionado al esmaltado shellac que dura 3 semanas!



4. Aliados anticelulitis. Deliplus, Carita y Somatoline. Guante de sephora.





5. Algunos clásicos básicos. Exfoliante de L’Oreal, Crema hidratante con color de Dove, hidratante (esta es anti edad de Carita) y desodorante de Lancaster . (El mejor para mí junto con Touche Eclat lo único que uso desde hace años!).




6. Vista de mi cuarto de baño con cosas que me alegran la vista: botecitos que me gustan y mi mini acuarela que recrea Ibiza.



7. Cuidados faciales. Limpiadora y tónico de Biotherm, hidratantes ( Bliss y Lancôme), Serum Genifique (también de Lancôme) y mascarilla de Carita (una vez por semana).


8. Manías. Cuando hay un cambio importante en mi vida me gusta cambiar de olores y de cartera!!. Aquí mi perfume desde que vine a vivir a Dublín: Essence de Narciso Rodriguez, me gusta porque huele a flores y a limpio, vela para la casa de Dyptique Feu de Bois ( porque huele a hogar) y cartera de Loewe (regalo) . En Madrid uso el perfume Vicolo Fiori de Etro y en casa, velas de jazmín que me recuerdan a mi infancia en Écija.



9. Todos mis productos de maquillaje. Para el día a día no uso más de 3 o 4.


10. Momento relax. Sales de baño (en la foto unas del mar muerto, Armani, Hermes y Boucheron) y velas ( esta de Lima de Sia, me encanta su olor fresquito) .

11. Todas las muestras y tamaños mini que guardo para los viajes. Aquí se aprovecha todo!




12. Aliados playeros. Buenos libros, protección ( Roc) , Aftersun (Eucerin y Biotherm) y maquillaje con pantalla solar de 50 de Heliocare.







Ah! y una frase que decimos mis amigas y yo que me hace mucha gracia: LA COSMÉTICA ES COMO LA RELIGION... TIENES QUE CREER!!!



¿No os ha encantado? Me apasionan todos los productos que tiene, y he tomado nota de muchos de ellos (aunque sea para cuando me toque el Euromillón). Además, las fotos me han gustado tanto que me dan ganas de hacer fotos a mis productos, pero todas sabemos que eso sería una gilipollez, seguramente. Pero nunca se sabe.


¿Alguien más se anima a contarme y mostrarme sus productos, rutinas y secretos? Podríamos hacer una especie de The Sartorialist de la belleza... ¡Ya sabéis mi e-mail!

Un Mar de Inspiración

Os voy a presentar a alguien: Mi amiga Mar. Una persona a la que conocí hace unos años y que siempre ha sido una inspiración para mí en cuanto a estilismo y belleza. Porque está muy bien inspirarse en Olivia Palermo o en Rachel Bilson, pero mejor aún es tener fuentes de sabiduría fashionista más cercanas e igual de estilosas. Y ella, junto a Lidia de Conzapatosnuevos, es la mejor fuente que puedo tener para inspirarme a la hora de vestir y de arreglarme. Una persona que lleva los taconazos como nadie, que siempre está perfecta y que parece que no tiene que hacer ningún esfuerzo para ello. Por eso, he decidido hacerle una minientrevista para que la conozcáis mejor. Y, de paso, le he pedido que nos enseñe qué productos son sus favoritos para cuidarse. Lo voy a hacer en dos posts, porque la cosa puede alargarse, y mucho… (así somos) Aquí la tenéis, tal cual es:


Ecijana, 25 años y unos meses, residente en Dublín desde hace tres, trabajo como Product Controller para Iberia en Primark, anteriormente en Inditex (sí, chicas, yo también me muero de envidia). Corazón dividido entre Andalucía y Madrid con un ramalazo de Bilbao. Viajera incansable, nostálgica, gourmet. Aficionada a la moda y a la música y una loca de las cremas (y del chocolate).

1) CUANDO EMPEZÓ TU INTERÉS/ OBSESION POR LA COSMETICA?

Uff creo que tendría que remontarme a la prehistoria! Recuerdo que era muy pequeña cuando una señora vino a casa a vender cremas que por cierto eran muy caras para la época... y mi madre le compró de todo, que luego nunca usaba. Me acuerdo de encerrarme en el baño y cogerle todos los potingues y ponérmelos todos uno encima de otros... claro que también recuerdo el día que me corté una ceja con las tijeras, cuando me puse Andina en los brazos o cuando me pasé la cuchilla por todo el cuerpo! No tendría más de 6 ó 7 años jejej ... qué personaje… Bueno en fin que de esto hace ya unos años pero el olor de esa crema de papaya no se me olvida.
Ya de adolescente con los primeros trabajos que tuve, empecé a comprarme mis cositas y desde entonces mantengo mis rutinas.

2) ¿QUÉ TIPO DE COMPRADORA ERES? ¿QUÉ TIPO DE COSMÉTICA TE GUSTA?

Compro mucho y en todas partes. Desde on line, perfumerías, farmacias, supermercados y sobre todo en aeropuertos. Me gusta probar cosas nuevas y ¡no soy fiel a casi nada! Tan conocida es mi afición a las cremas que tengo amigas que cuando viajan me traen siempre potinguitos de sus destinos exóticos… aunque sean los botes de los hoteles! También guardo todas las muestras para los viajes cortos y así no tengo que cargar con botes y maximizo el espacio de mi maleta.

3) ¿CUÁLES SON TUS RITUALES DE BELLEZA? ¿QUÉ RUTINAS SIGUES?

A ver, no quiero sonar a entrevistada petarda... pero creo firmemente que estar bien o sentirte bien no se logra con una crema. Es más una cuestión de buenos hábitos: intentar comer sano, beber mucha agua, hacer ejercicio, dormir bien, tener muchos amigos y REÍRTE! Si a eso le sumas unos buenos hábitos en lo que a cosmética se refiere pues mejor que mejor. Pero de nada sirve ponerse una crema anticelulítica y ponerse ciega a Mcdonalds acto seguido… creo que me explico, no?

Y, AHORA, CUÉNTAME CÓMO TE CUIDAS.


Entramos en faena , te empezaré contando sobre el PELO:

El día que repartieron una buena y frondosa cabellera se ve que yo no estaba presente , así que con esta pelusa que Dios me ha dado, ¡hago lo que puedo!. A ver, me lo lavo todos los días (mal; aunque yo siempre digo que lo que de verdad está mal es llevarlo sucio). Uso el secador casi cada día (también mal, pero es que si no lo tengo encrespado). Alterno varios champús, unos de farmacia para las alteraciones del cuero cabelludo (maldito estrés) y otros clásicos como las líneas Elvive de L’Oreal. Me gustan mucho los productos de John Frieda (me rechifla su mascarilla que uso una vez a la semana) y si el presupuesto lo permite Aveda, Kerastse o Icon. Últimamente he descubierto el Moroccan Oil y me encanta usarlo como serum de puntas. No me doy color y me lo corto menos de lo que debería. Nunca me hago peinados raros ni me lo rizo. De vez en cuando me hago tratamientos de queratina para controlar el encrespamiento, sobre todo ahora con la humedad de Irlanda y yo siempre digo que del estado de mi pelo depende mi humor. Cuando me sale esa onda odiosa en el flequillo… simplemente me bloqueo!
En Granada siempre me lo ha cuidado Bea de Bs Estilistas (yo también iba allí, y doy fe de que es genial) y en Madrid me lo corta Oscar de Teatro Lab.

CUERPO
Al salir de la ducha me embadurno en crema hidratante (ahora mismo una de Carita, pero me gustan mucho Dove o L’Oreal) . El aceite de rosa mosqueta lo uso en las zonas propensas a las estrías y también en los codos, y el anticelulítico tampoco me lo salto. Ahora tengo Somatoline noche y un serum reductor también de Carita muy fresquito, pero me gusta mucho Shiseido Body Creator y Clarins, me los doy con un masajeador especial para activar circulación que compré en Sephora. Cuando viaje llevo las monodosis de Deliplus.
Normalmente antes de verano hago algún tratamiento en cabina de LPG y mesoterapia son bastante efectivos... pero ojo! estos tratamientos sólo pueden hacerlos profesionales... que no os engañen.

CARA
Me limpio tonifico e hidrato por la mañana y por la noche. TODOS LOS DÍAS... (aunque me haya tomado tropecientas copas, sí) .
Por la noche uso productos más nutritivos y por la mañana un gel hidratante oil free para controlar la grasa de la zona T. Ahora mismo uso uno de BLISS y por la noche Primordiale de Lancôme que me encanta como huele. Por la noche antes de la crema hidratante me doy un serum, ahora Genifique de Lancôme que fue un regalo y me gusta mucho. El contorno de ojos me lo aplico también mañana y noche, ahora mismo uso Collagenist de L’Oreal pero me encanta Advance Night Repair de Estee Lauder, aunque no es muy hidratante es muy efectivo con las pequeñas arruguitas.
El fin de semana que tengo más tiempo me pongo exfoliante y mascarilla para las impurezas… bueno, una vez a la semana o cuando me acuerdo!
Siempre me ha gustado regalarme un lujo de vez en cuando… así que para mí no hay mayor placer que ir a desestresarme a un salón de estética y que me hagan un facial... me pirro por esos olores... esa música de fondo y esas manos suaves haciéndote masajitos ! En Madrid voy a Le Club (las mejores limpiezas de Madrid) donde me cuida la piel Gracia.

MAQUILLAJE
Aquí aplico el menos es más a tope. Soy de poco pero bueno y casi nunca me maquillo en el día a día.
Un brochazo de Terracotta de Guerlain, brillo de labios, rimmel y el único producto al que soy fiel desde que recuerdo: TOUCHE ECLAT de YSL. Creo que si no existiera yo lo habría inventado. Es simplemente mágico. Buena cara asegurada.
Si salgo por la noche o tengo una boda, pongo exactamente lo mismo pero añado una base (Bobbi Brown oil free) , un poco de sombra mate beige en el arco, colorete de Chanel, raya difuminada oscura et Voila! Bueno soy un poco maniática con el rimmel, tengo varios y los mezclo, una para alargar, otro para espesar, otro para separar! me encanta llevar pestañones... y no me gusta pintarme sombras , ni labios oscuros. Me siento disfrazada... básicamente no me favorecen en absoluto.

CONSEJOS

- Una buena inversión: buena limpiadora e hidratante.
- Un buen consejo: No irte nunca a la cama sin desmaquillar. Si estás muy cansada o perjudicada ejem… déjate unas toallitas en la mesita de noche y aunque sea.. pásate una!
- En la playa: protección, protección, protección.
- Una buena marca barata: Deliplus / L’Oreal
- Tu mayor decepción: todas las cremas que prometen pieles mates, casi ninguna funciona.
- 3 direcciones de belleza:
* Le Club C/ Velazquez www.le-club.es Preguntar por Gracia
* Teatro Lab c/ Orellana 3 Tlf. 917022950
* OPI Nails bar. Corte Inglés de Serrano.

Y PARA TERMINAR... ¿CUÁNTO TIEMPO TE LLEVA TU ADICCIÓN?
Jeje...no te lo vas a creer pero son 5 minutos en la cara mañana y noche y 15 en el cuerpo. Y digo yo, ¿qué son 20 minutos en tu día? ¡Con tu cara y tu cuerpo tienes que vivir toda la vida!

¿Y CUÁNTO DINERO? Ejem... ¡PASAPALABRA!


En fin, como veis, nada extraño ni estrambótico, sino muy razonable. Y, creedme, le funciona de maravilla. Mañana os pondré los productos que Mar usa y que tan bien le funcionan.

Superviviente 2011

No, no voy a hablar de Rosa Benito, la ganadora de Supervivientes 2011. Aunque podría, porque con la de horas de Telecinco que me estoy tragando últimamente, tengo información para rato. La superviviente 2011 y la Rosa de la que voy a hablar es de la Sorroche. O sea, yo.



Ya conocéis mis nuevas circunstancias, que implican una serie de recortes en mi economía. Y me he propuesto un reto a mí misma. Siguiendo el ejemplo de None/Tirandodefondodearmario (un blog que me encanta), voy a llevar a cabo el reto de no comprar productos de cosmética en la medida de lo posible. Por lo cual, deberé tirar del fondo de mi neceser para sobrevivir.

Ya os lo dije en un post anterior, tendré que usar todas esas muestras que tengo reservadas para los viajes que ahora mismo no voy a hacer, y esos productos que compré y que por una razón u otra he dejado olvidados.
Pero, antes, debo hacer inventario de lo que tengo para saber hasta cuándo me durarán las provisiones.


Empecemos:


- Para la cara, tengo limpiadoras de Clinique, cremas de día y antiarrugas de Sisley, Dior, Shiseido, Estee Lauder, Clarins y Lancôme, crema de noche de Carla Bulgaria Roses Beauty y varios sérum de Chanel. Visto así, mi neceser vale millones. Pero son todas, menos la de Carla, tamaño de muestra. Aún así, calculo que tengo cremas como para un año y medio, porque no sabéis el partido que le saco yo a estos tamaños. Lo bueno es que os podré ir contando qué resultados me dan. Aparte de esto, tengo aún que gastar mi limpiadora del Sistema de tres pasos de Clinique, que está casi entera, y una pastilla de jabón de aloe vera y rosa que compré en La Jabonería Galesa (y que ahora no sé por qué se llama “El Perroflauta”, no encuentro la relación con la cosmética de ese nombre…), que tengo a medias y que me gusta bastante. Y mi crema de día de Kiehl’s, y la de Olay, que están prácticamente enteras. Con lo cual, tengo para dos años en cremas de cara, mínimo.

- De maquillaje, como últimamente no compro muchas revistas, ya no tengo reservas de muestras de bases de maquillaje. Pero no importa, porque aún tengo el Nude de Dior casi entero (para invierno, porque el tono es más claro que el que tengo ahora), el de Mac también casi entero (me lo podría poner ahora porque es del tono de piel que tengo, pero me da pereza en verano; lo pondré en otoño), y un par de polvos compactos y sueltos de Mercadona y Dior por ahí. Sí, sé que cada bote tiene un dibujito de un tarrito con un número que indica los meses que puedes usar la base antes de que caduque. Y que hace más de un año que pasaron los míos. Pero me voy a arriesgar.¡¡¡ Que estoy mu locaaaaaaaa!!!

Los coloretes y sombras duran un montón y tengo muchos, así que no me preocupa. Puede que algún día vaya maquillada un poco ochentera, pero como está de moda el rollo vintage, no pasa nada. Por cierto, el otro día me compré un colorete melocotón de Essence (era una emergencia, el que tenía no pudo soportar la presión, se suicidó y se tiró del estante del baño), por 2,95€, y estoy encantada, es precioso.


De barras de labios y brillos también estoy servida, porque soy como todas vosotras y en algún momento he comprado unos cuantos que luego no he usado, así que ahí están, esperándome. Mirándome fijamente. Amenazantes. Tendré que ponérmelos.


Y de máscaras y lápices ando sobrada también gracias a mi tía Loreto, que me regaló una hace unos meses, y a L’Oreal, que hace que sus máscaras duren la leche de tiempo.


Resumiendo, creo que de maquillaje tengo reservas hasta el 2023.

- Perfumes: ando muy escasita ya del mío, pero aunque no consiga que alguna madre caritativa me lo regale por mi santo, tengo reservas. Un frasco casi entero de Daisy Eau So Fresh!, de Marc Jacobs, que antes no me gustaba mucho pero que para ponérmelo a diario en verano no está nada mal. Y como 11 o 12 botecitos de otros perfumes de Bulgari, Armani, Rochas, Calvin Klein, Annick Goutal, Narciso Rodríguez… Algunos no es que me fascinen, pero no nos vamos a poner exquisitas ahora. Salvo que se me acerquen los bichos cuando me los ponga. Así que calculo que como en un año y medio no necesitaré perfume. Porque además yo soy muy limpia, ¿sabéis?


-Esmaltes de uñas y productos para manicura y pedicura: voy bien servida de esmaltes, aunque algunos lógicamente son más para invierno y otros para verano. Pero me durarán como para un par de años, al menos. Lo que sí tendré que comprar es quitaesmalte, pero eso sí está permitido, ¿no? Cremas de manos: tengo dos tubos casi enteros de Mercadona, la de Carla que me vuelve loca pero está a la mitad, y una lata de Nivea que uso para hidratar las chaquetas de cuero, pero que lógicamente caerá también. Total, otro añito más. Y crema de pies, como sólo me la puedo poner cuando no quiero dormir (qué pasa, algunos toman café, y yo me pongo crema en los pies, cada uno tiene sus métodos), llevo más de un año con un tubo de la crema de Mercadona en la mesita de noche. Y lo que te rondaré morena.

-Para el pelo es para lo que menos cosas tengo, pero no importa. Desde que uso el champú para caballos, que visto lo visto me durará como un año y medio, no tengo puntas abiertas (y hace casi cinco meses que me lo corté), el tinte me dura más (me han salido unos reflejos caoba muy interesantes) y tengo el pelo suave y brillante. Ayudada por el aceite de almendras que me pongo como mascarilla antes de lavármelo, y por recetas naturales como la del huevo y el vinagre de sidra, melena brillante y bonita por poco dinero.


No obstante, debo decir que hay productos de primera necesidad que tendré que seguir comprando porque además se gastan pronto. Véase el champú con el que alterno el de caballos, el acondicionador y la mascarilla del pelo (que como los compro de Mercadona porque además son muy buenos y los uso con mi chico, no son un gran gasto). O el contorno de ojos, que dadas las arrugas que me están saliendo (de momento, única causa por la que se notan mis treinta años, gracias a dios… Hace unos días alguien que no es amigo ni familiar ni me debe dinero me dijo que si tenía 25. ¡Yupiiiiiii!), es absolutamente necesario para mí. Pero lo compraré en la farmacia y de marcas con un precio razonable, tranquilas.


Lo bueno de esta situación es que se me está agudizando (o aguzando, nunca sé qué palabra es mejor en este caso) el ingenio, y estoy encontrando muchos usos a diversos productos. Como la vaselina en tarro gigante que tengo de Mercadona desde hace meses, que usaré para ponérmela en los pies cuando se me gaste la crema que tengo (lo mismo gracias a eso puedo dormir después de hidratarme los pies). O las cáscaras de naranjas, que usaré como dice Isasaweis para hacerme un tónico facial (ya os contaré cómo, pero parece buenísimo). O el envase del bacon, que usaré para hidratarme las piernas después de depilarme restregándomelo. Aunque, bueno, decía el padre de un novio que tuve hace años que cuando era pequeño en el pueblo se restregaban tocino en la cara para que les saliera bigote, y lo mismo no me interesa ponérmelo en las piernas. Uf, creo que he visto demasiado Supervivientes 2011. Os lo dije.

Repara tu melena


Después de tanto sol, agua de piscina, playa etc.. Nuestra melena puede quedar bastante hecha polvo. Bueno, hoy os traigo un remedio natural y casero para poder reparar la mayoría de los estragos que nuestra melena haya podido sufrir.



Si tenéis en casa el maravilloso aceite de oliva, este es el único productos que necesitas.
Echas un poquito en una tacita, como 5 cucharadas soperas, según largos de melena. Con el pelo seco vais añadiendo con las manos el aceite, a mechones, de medios a puntas y en las zonas mas problematicas.
Una vez acabado de aplicar el aceite, os dais calor al pelo con un secador durante unos 3 min.
Envolvéis el pelo en una toalla y dejáis actuar unos 15 minutos. Luego aclaráis y listo!


SORTEO DE LA RENTRÉE EN BEAUTYVICTIM


Hola chicas!!! Os informo de un sorteo de productos maravillosos para la rentrée de septiembre en el blog beautyvictim, suerte!

Además no os perdáis los próximos post de nuestro blog, Beauty affairs, con muchas novedades en mitad ya del veranito, que la verdad, ya no queda mucho para que acabe! Este verano si me he puesto un poquito morena! bien!
He estado Menorqueando y se ha agradecido mucho la verdad: mucho relax, preciosas calas, buena comida, buen clima...etc...

Disfrutad de las vacaciones las que aun tengáis esa suerte!




Vacaciones forzosas

Lo normal en esta época es escribir un post con las fotos de mis vacaciones, contando que me lo he pasado pipa (no middleton, que de ésa ya tenemos algo de empachera) en tal o cual playa (o isla, que queda más chic y guays) y mostrándoos lo cool que puedo ser con bikinis, caftanes, sandalias joya, pamelones y maxigafas. Eso sería lo normal o lo petardo, llamadlo como queráis.


Pero, siento decepcionaros, no será así en este blog (al menos por mi parte, que de Miriam no sé nada). Y no será así porque acabo de pasar a engrosar las maravillosas cifras de paro de este país. Que la cosa está muy mal, que los ayuntamientos no tienen un duro, que mi contrato era temporal y que yo era de las últimas que se había incorporado. Sí, todo muy comprensible. Pero me han jo*#%o bien jo*#%a, qué queréis que os diga.



Porque, ahora que yo había decidido escribiros de vez en cuando unos posts con mis fotos de estilismos para ir a la oficina… ¿de qué coño hago las fotos? ¿De lo que me pongo para ir a la cola del paro? ¿Para ver “El Programa del Verano”? ¿Para marujerar en casa? Porque a mí el marujeo me pierde, aviso, y puede que a partir de ahora os ponga recetas de “cocretas”, trucos de limpieza (y no de cutis, precisamente) o telenovelas que enganchan. Eso sí, habría que cambiarle el nombre al blog y llamarlo “Una marujilla en apuros” o “Maruja pero chic”. Y que conste que lo de maruja no lo digo en el sentido despectivo, ni muchísimo menos.


Fuera de bromas, de lo que sí que me estoy mentalizando ahora mismo, a pesar de que tengo paro que cobrar e incluso alguna oferta de trabajo ya, es de que tengo que reorganizar mi agenda de gastos. Se acabó pensar que cuando llegue septiembre me lanzaré a comprar ropa para la nueva temporada (o para continuar este veroño, mezcla de verano y otoño que estamos teniendo). Y se acabó la compra compulsiva de cosméticos y maquillaje, por más que me cueste resistirme a las novedades. Toca lo que yo he llamado “ponerse en modo multiuso”. Multiuso que le voy a dar a todos los productos…


Gastaré la ingente cantidad de cremas de muestra que tengo. Las decenas de sobrecitos de crema que tengo en un neceser esperando a ser probadas en viajes (que de momento no haré), serán aplicadas en mi carita de una vez. Aunque algunas son para pieles maduras. Lo mismo se me queda una piel estupenda o se me descuelga como si fuera un sharpei…




Rescataré los productos que compré alguna vez y que, como no me convencieron mucho, dejé abandonados en el armarito del baño. Como la sombra morada de Mac, o el labial rojo de Deliplus (al que le puedo dar uso de colorete en crema, si me pongo), o el anticelulítico efecto calor también de Mercadona que ahora mismo me da repelús usar.


Hablando de anticelulíticos, cuando se me terminen los dos que tengo no compraré ninguno. Como ahora tengo algo más de tiempo, dedicaré parte de él a subirme a tope a la elíptica y a hacer ejercicios en casa. Con eso y comiendo bien, celulitis a raya. Porque yo lo valgo. O eso espero, porque sólo me faltaba tener el culo como un flan. Encima.


Le daré doble o hasta triple uso a algunos productos. Como al aceite de almendras (baratito en Mercadona), que usaré como mascarilla en el pelo la noche antes de lavármelo, como fortalecedor de pestañas y como hidratante corporal. E incluso como exfoliante mezclado con sal o azúcar (aunque para eso prefiero el aceite de oliva). O como a la vaselina, que también es un fortalecedor de pestañas, y suaviza los codos y los talones (excelente embadurnarse los pies, ponerse unos calcetines, y dormir con ellos para levantarse con los pies como un bebé).


Recurriré a mi querido Mercadona y marcas como Essence para comprar productos más que buenos y a muy buen precio, como las hidratantes corporales, los acondicionadores, las mascarillas para el pelo, el limpiador al agua para el rostro, e incluso muchos productos de maquillaje.


Usaré trucos naturales, que son eficaces y baratos, como la mascarilla de levadura y leche para la cara, la mezcla de clara de huevo y vinagre de manzana para dar brillo al pelo, la patata rallada para las bolsas… (todos estos trucos los he visto en la web de Isasaweis).




¡¡¡Y lo mismo me da por tomar la revancha de muchas de nosotras y le cojo prestados los cosméticos a mi chico!!! La crema de Olay, el roll-on para los ojos de L’Oreal, o la crema de muestra que le traje de Kiehl’s. Tiembla, cariño, tiembla…


¿Qué otras ideas me daríais para aprovechar al máximo los recursos cosméticos?