Navidad, navidad





Hola chic@s! Ya queda muy poquito para dar comienzo a la navidad!

El próximo Lunes ya estaremos celebrando la Nochebuena y ya hay que pensar en los últimos preparativos, tanto familiares como personales. Por ello, hoy os hablaré de como me voy a preparar estos días para estar lo mejor posible estas fiestas. 




Lo primero y muy importante para toda la piel es exfoliar. Tanto cara como cuerpo deben exfoliarse, eso sí, no con el mismo exfoliante. El del rostro debe ser lo menos agresivo posible, el del cuerpo siempre puede serlo un poco más. Lo que hacemos con ello, es regenerar la piel, para que luzca lo mas libre de impurezas posible, y se vea sana. Os recomiendo uno que está bien calidad precio. Son los exfoliantes de Sephora. Yo tengo el de chocolate y el de caramelo, pero está en muchos otros sabores!






Seguidamente hay que hidratar mucho la piel. Beber agua es primordial (aunque reconozco que me cuesta bastante...). Además de una buena hidratante para cuerpo. Actualmente uso la loción extracare de Johnson's, ya que siento que me hidrata bastante bien el cuerpo.

En el rostro vengo usando desde hace meses como rutina la oil-free de Neutrogena, con SPF 15. Lo cierto esque antes me iba mejor: tenía la piel algo mas grasa y se adaptaba muy bien. Ahora noto que se me queda algo corta en cuanto a hidratación. Por lo que a veces uso una hidratante de Olay (7), que me da mas sensación de hidratación.


El cabello sigue siendo una tarea pendiente: hay que mimarlo con mascarilla y un buen corte de puntas. Espero hacerlo la próxima semana! 
Estoy usando el acondicionador 3 minutos de Aussie...me encanta el olor! También la mascarilla de Moroccanoil.

Por último una buena manicura, para mí en estas fiestas, en rojo pasión...

Y tú, ¿ como te preparas para estas fiestas?


Próximas novedades

Hola a tod@s!

Con motivo de una nueva etapa en el blog, os anuncio las nuevas novedades que podréís ir viendo publicadas en el mismo durante este mes de Diciembre.

- Novedades, ideas para regalo, caprichos en cuanto a terminos beauty se refiere.
- Como preparase para el día más esperado: Fin de año.
- Review de los últimos productos probados.

Seguidamente daros las gracias a tod@s los que siguen este blog. Como siempre esperamos vuestros comentarios y opiniones acerca de lo que querais.

Un besito!



Que es la Dismorfofobia?



¿En qué consiste este trastorno?
Se trata de una preocupación excesiva por el aspecto físico, que incluso
llega a interferir con la vida diaria, ya que disminuye notablemente la
autoestima.
Es una percepción alterada de la imagen corporal. Incluso no existiendo
un defecto físico aparente, este tipo de personas lo ven como tal, y
cuando existe lo aprecian de una forma exagerada

¿En la consulta se encuentra usted con casos de este tipo?
En una consulta de Cirugía Plástica y Estética se ven este tipo de
personas, que demandan una corrección a mejoría de un defecto, sin que
este exista realmente o siendo mínimo

¿Cómo se detectan?
Se trata de pacientes inseguros de sí mismos, acomplejados por
alteraciones mínimas o inexistentes. Solicitan diferentes cirugías en una
misma consulta. Cuando observamos un pequeño defecto en un paciente, al
que le da muchísima importancia, es probable que estemos ante un caso de
dismorfofobia.
Son más frecuentes estos casos en adolescentes, de ambos sexos, sin
embargo puede persistir la patología en edad adulta.

¿Cuál es el procedimiento a seguir en esos casos?
Hacer desistir al paciente de cualquier tipo de tratamiento quirúrgico.
Hacerle ver que con la cirugía no se van a solucionar sus problemas, y
que nunca va a estar contento con cualquier resultado obtenido Se trata
más de un problema que puede tener un tratamiento psicológico, y por
tanto le remitimos al profesional adecuado.
Existen casos en los que el tratamiento psicológico, acompañado de
la corrección estética de ese mínimo “defecto físico” puede obtener
excelentes resultados, pero nunca sin el tratamiento psicológico del
problema.

¿Tiene algún tipo de relación con la obsesión por las mejorías estéticas
constantes?
Por supuesto. Este tipo de pacientes ven en la cirugía estética un arma
para alcanzar la perfección física, y esto está lejos de la realidad. La
cirugía estética ayuda, pero no soluciona los problemas.
Las personas que padecen dismorfofobia temen y están obsesionados por
la “fealdad”, y son buscadores constantes de los cambios estéticos,
sometiéndose a estrictas dietas, ejercicio físico desmesurado, ocultación...


www.doctorangeljuarezcordero.com
 Dr. Angel Juárez Cordero, Jefe de la Unidad de Cirugía Plástica y Estética del Hospital de la Zarzuela

Gran descubrimiento: Yanbal

Aquí la desaparecida, pidiendo mil perdones por no haber dado señales de vida en más de un mes (buff, cómo pasa el tiempo), pero avisando de que trae novedades a raudales que harán que olvidéis mi ausencia. Estoy segura de que me vais a perdonar...

La primera de esas novedades es un descubrimiento de lo más interesante. Una marca de cosmética y más cosas que descubrí hace un par de meses y que me ha sorprendido más que gratamente: Yanbal.

Pero, antes, os voy a contar una pequeña historia que viene al caso. Cuando, en 2006, trabajé como azafata de vuelo, pude viajar a países a los que, de otra manera, estoy segura de que no habría ido nunca. Uno de ellos fue Perú, y la verdad es que cada relevo en Lima me encantaba. Podía descansar, hacer ejercicio, pasear hasta un hipermercado que había cerca del hotel y comprarme una comida preparada riquísima, ir a restaurantes preciosos y súper divertidos y hartarme de ceviche y pisco, comprar en un centro comercial de lo más "original" miles de cds y películas... Sin embargo, lo que nunca hice fue comprarme productos cosméticos. Mis compañeras sí que se compraban allí muchas cremas (estaban de plena moda las de baba de caracol, que al parecer eran la caña), pues por lo visto eran buenísimas y además les salían muy bien de precio, pero yo en aquellos momentos prefería gastarme mi presupuesto en otras cosas (con 25 cándidos añitos, no pensaba yo entonces en cremas antiedad).

El caso es que, desde entonces, he tenido la idea de que en Latinoamérica, con este culto a la belleza que tienen (y doy fe de que hay mujeres muy guapas y que se cuidan mucho, independientemente de que la cirujía estética esté muy extendida en algunos de aquellos países), hay muy buenos productos de cosmética. Bueno, hay como todo, buenos y malos, pero en mi caso he podido probar unos que me han convencido. Y esos son los de Yanbal.

Descubrí esta marca hace un par de meses, en la presentación que hicieron de su nuevo contorno de ojos, Elixir de Vida Ojos. Este producto venía de la misma línea que el cuidado facial, Elixir de Vida, que había tenido un gran éxito. Y, desde entonces, he estado probando ambos productos. No me diréis que no he tenido tiempo para formarme una opinión en condiciones...




Pues os digo que ambos me han fascinado. El primero que probé fue el contorno de ojos, que es antiedad, antibolsas y antiojeras. Me ha gustado mucho su textura híper ligera pero muy hidratante, con difusores de la luz que dan un aspecto descansado al instante. Las arrugas se suavizan en cuanto te lo aplicas, y la piel se siente muy confortable. Lo de que elimine las bolsas, la verdad, no podría decirlo con estos horarios que una tiene, pero sí que noto las ojeras mejor. Todas estas propiedades las cumple gracias a la cafeína vectorizada, que mejora la circulación y disminuye la inflamación, y al micro-colágeno activo, que reduce la profundidad de las arrugas. Además, los lipopéptidos que contiene tensan la piel. El tubo del producto, además, me ha gustado mucho porque tiene un aplicador que hace que salga la cantidad justa y que no contamines el producto con los dedos.

La crema para el rostro la probé después que el contorno de ojos, y siendo sincera no pensaba que me fuera a gustar demasiado. Normalmente, las cremas antiedad son un poco "pesadas" para mi tipo de piel y me dejan muchos brillos. Pero nada que ver con ésta. Es ligera, no deja sensación de grasa en la piel, no aporta brillos (aunque tampoco es como una crema específica para pieles grasas) y además tiene también los difusores de la luz que te dejan una luminosidad muy bonita. Los primeros días me la puse después de estar todo el día en la playa, y notaba cómo la piel descansaba y recuperaba la hidratación. Y nada de esa sensación de "aceite" en la piel al cabo de un par de horas. El efecto antiedad, como una aún está algo lozana, jaja, no puedo comprobarlo, pero la sensación general es más que buena. El resveratrol, el ingrediente estrella de esta crema, es conocido como las "proteínas de la juventud", así que imaginad sus buenos efectos en este campo.


Además, por cierto, ambos productos cunden mucho, cosa que me agrada también.

Como os decía al principio, Yanbal es una empresa de cosmética, pero también de otras cosas. Como hacen venta directa por catálogo, también ofrecen productos de joyería y regalos. Nació en 1967 y desde entonces no ha dejado de crecer y de expandirse gracias a sus buenos resultados. Os dejo su web y su teléfono (902.01.43.21), para que sepáis un poco más de ella, o incluso por si queréis hacer pedidos.

Cellular Expression Vitamin C, de Maystar

Desde hace algún tiempo os he venido contando las bondades de la Vitamina C para nuestro organismo en general y nuestra piel en particular.

Sabéis que cada mañana tomo en ayunas un vaso de agua templada con el zumo de medio limón y una cucharada de miel, y lo noto mucho. Curiosamente, hace unos días leí en el blog de Bárbara Crespo unos consejos de una doctora para evitar y eliminar la celulitis, y dentro de su plan de alimentación estaba empezar el día precisamente con este preparado que os cuento, así que parece que es bastante bueno para eliminar toxinas.




Pero donde realmente noto los beneficios de la vitamina C es en la piel aplicándola en forma de cremas.

Hace unos meses me hice un tónico facial casero siguiendo los consejos de Isasaweis, hirviendo la cáscara de una naranja durante 5 minutos y colando el agua resultante. La verdad es que era un buen tónico que aportaba luminosidad y me venía muy bien a mi piel grasa (además de no poder ser más barato) pero en seguida se echaba a perder. Supongo que debía guardarlo en la nevera para que durase más, pero siendo invierno me daba bastante pereza.

Además, en estos meses he probado varias cremas a base de vitamina C que me han gustado mucho. Una fue el Concentrado Antiarrugas de Alta Potencia de Kiehl's. La otra el Fluido Luminoso C-Vit de Sesvalia, que sigo usando cada mañana en complemento a la crema con ácido glicólico que uso cada noche y que forma parte de mi tratamiento para eliminar las marcas y manchas que me estaba haciendo en la clínica Bruselas y del que os hablé hace poco.

Y desde hace menos aún estoy usando un serum que me está encantando y que además potencia los efectos de la crema de Sesvalia. 


Se llama Cellular Expression Vitamin C, y es de Maystar. Forma parte de una línea indicada para pieles desvitalizadas, deshidratadas, manchadas y con impurezas, y se puede usar en todo tipo de pieles a partir de los 25 años (que yo ya no cumplo) por su efecto curativo y revitalizador.

Según la información que he recopilado, acelera la regeneración celular, hidrata en profundidad, incrementa la tonicidad y la elasticidad de la piel porque favorece la formación de colágeno, aumenta la firmeza, borra progresivamente los pequeños defectos de pigmentación e incrementa la respiración celular.

Lo que yo he notado, que creo que es lo que más os interesa porque estamos hartas de productos que prometen milagros y luego se quedan en "ná", es que mi piel está más luminosa, lisa y suave. Noto que al ponerme este sérum antes de la crema hidratante ésta se extiende mejor, y que la piel me aguanta bien hidratada todo el día. Me veo más luz en la piel. Así que es un producto que recomiendo a todas aquellas que os veáis la piel apagada, con irregularidades, que necesitéis una "cura intensiva" de luz, que durmáis poco, que tengáis manchas, que tengáis la piel deshidratada... Vamos, que creo que todas estáis en alguno de estos grupos, ¿no?

Se supone que sería mejor ponérselo sobretodo de noche, por aquéllo de que no le dé el sol a la piel mientras lleva este tipo de tratamientos, pero como yo por la noche ya tengo varios productos que me pongo y además durante el día siempre llevo factor de protección 50, no hay problema.

Por cierto, el precio del sérum son 38€ (muy bien aprovechados por su calidad y porque cunde mucho), y tenéis más info en www.maystar.es. Se vende en centros de estética, pero podéis comprarlo también online en la web de Maystar.

¿Tenéis algún producto que os ponga buena cara al instante?


My look today: 19-07-2012

Desde hace muchos años, cada vez que veía en las revistas lo que llamaban "looks lady", me sentía muy identificada con ellos a pesar de tener una edad y un estilo de vida que no se adapataban muy bien a ellos, que digamos.

Me encantaban las faldas lápiz, las blusas femeninas, los vestidos vaporosos, los salones y stilettos, los vestidos, los bolsos elegantes... Todo. Me imaginaba yendo a trabajar (a una oficina muy importante en la que tenía un horario maravilloso y un puestazo, claro) con este estilo, mi pelo estupendo siempre perfecto y unas gafas de sol maravillosas. Y sin dolor de pies, por supuesto. Una mezcla entre Grace Kelly, Carrie Bradshaw y Carolyn Besette.

Pero entonces llegaron el grunge, la postadolescencia, los presupuestos híperescasos y las Kate Moss de turno que con unas botas de agua, unos shorts desgastados y una camisa de cuadros andrajosa estaban ideales. Así que mis sueños lady se quedaron en el cajón de los recuerdos.

Hasta que, hace unos años, el espíritu de Christian Dior se puso las manos en la cintura y empezó a dar toquecitos con el pie en el suelo, y algunos diseñadores decidieron que era hora de devolver la elegancia a las pasarelas y la calle. Ver en las tiendas faldas de vuelo, camisas con lazadas y sueters de cachemir me devolvió la esperanza.

Así que aquí me tenéis hoy, con una interpretación de este estilo en un vestido de Primark del invierno pasado. Además, le añadí al look un moño desenfadado pero con cierto toque que vi en la web de elle.es, y que con la poca maña que tengo yo para peinarme, me resultó muy fácil. No se ve en las fotos, pero ahí está.

Por cierto, Gracias, Olivia Palermo.


Bolso de Bershka de esta primavera.


Anillo de Blanco de este invierno, regalo.


Gafas estilo Rayban.


Collar de H&M. Cinturón de Zara. Bailarinas de Hipercor. Todo lo conocéis ya.


Nunca se me ve la cara en las fotos de blog, ya lo sabéis, pero esta vez la dejaremos... :)

Homenaje

Hoy voy a escribir un post sobre moda. A pesar de haber dejado un poco en el olvido aquello de "My look today", que espero retomar en breve. Y a pesar de no considerarme para nada una entendida ni ser reconocida por mi audacia a la hora de vestir. Por eso, aunque sea un pseudopost de moda, permitidme que se lo dedique a ciertos personajes que habitan en mi armario desde hace, en algunos casos, muuuuucho tiempo.

Será una "Retrospectiva", como las llaman en algunos museos importantes cuando en verano tienen pocas cosas que mostrar.

¿Estáis ansiosas por saber de qué se trata, y por que me calle de una puñetera vez? Bien, me alegro.
Os presento parte de la colección de zapatos que tengo guardados en casa, que compré una vez en un ataque de compras compulsivas, de necesidad, de "séquenopodréconellosperoquébonitosson". Salones, stilettos, sandalias y otros especímenes zapatiles que duermen en cajas, esperando una oportunidad que nunca llega. Y cada uno por diferentes motivos. 

Este es mi homenaje a cada uno de ellos. No sabéis lo contentos que se pusieron cuando los saqué de sus cajas, vieron la luz, los puse en mis pies y además me hice las fotos con ellos. Se sintieron protagonistas otra vez (la anterior había sido cuando los maldije al llevarlos por última vez). Aunque volvieron a llorar al volver a su rincón. En el fondo me dan mucha pena. Porque un zapato hay que comprarlo para usarlo, para sacarlo a la calle, para que sea admirado. Si no, es mejor dejarlo en la tienda con sus amigos.



¿Chulas, eh? Son unas sandalias de Primark con todo el estilo Balmain que pegó tanto hace unos tres años. Las vi y me enamoré. Y sólo costaban 17€. Como para no llevárselas. Además, tienen una pequeña plataforma, que las hace más cómodas. Pero aún así son muy altas para llevarlas toda la noche. Las prefiero en invierno con medias tupidas, por cierto. Y Patricia Conde sacó hace unos años unas muy parecidas en un photocall (seguro que las de ella eran de las buenas). Me las he puesto tres veces, literalemente.


Estas sandalias eran parte de un uniforme de azafatas de Marlboro de hace como 9 años. Bonitas, sí, incómodas, también. Sobretodo para estar muchas horas de pie. Además, tengo yo un nosequé con los zapatos blancos que no me termina de convencer. Aunque siendo de tiras canten menos que unos salones o unas botas (¡horror!).


Otras sandalias que me enamoraron en la tienda y a cuyo tacón no hice caso al probármelas. Elegantes, y orginales porque llevan una cremallera detrás. Pero con la suela demasiado fina y unas tiras que, en cuanto se te hinche un poco el pie, te lo estrangulan (¿no veis mi pie izquierdo con ellas ya clavaditas, y me las acababa de poner?). Por cierto, he llegado a la conclusión de que tengo los empeines muy altos, no sé si por mis años de gimnasia rítmica, y eso no me ayuda nada al llevar zapatos de tacón.


Unos salones que me gustaron mucho cuando los vi en MaryPaz. Elegantes, relativamente bajos, perfectos para ir a trabajar, o para ir más arreglada un día al salir. Y baratos. Además, son beige aunque en la foto se vean blancos. Lo tenían todo. Salvo que son un 38 y el pie izquierdo no me cabe apenas. Es lo malo de tener tanta diferencia de tamaño entre un pie y otro (casi, casi, un número). Si el pie izquierdo me está bien, el derecho se me sale. Y no tenían un 39 pero yo los quería sí o sí. Se juntaron el hambre con las ganas de comer. Y en la caja están.


Estos me encantan. Otro amor a primera vista, en Zara en este caso. Dudé en comprarlos por lo altos que son, pero después de una encuesta en mi anterior blog, cayeron. Además, al ponértelos en la tienda piensas que con esa plataforma son bastante cómodos. Pero no tienes en cuenta que los zapatos que hacen en "ca' Amancio" son más duros que la mollera de una servidora, y que además el apoyo de la suela brilla por su ausencia. La última vez que me los puse, hace dos años, fue dando un paseo por La Latina. Sujeta del brazo de mi acompañante para no descojonciarme, claro. Pero son taaaaaan bonitos...


El Corte Inglés, hace cinco años. La menda paseando para entretenerse (no hay nada peor). Un cajón de esos con un cartel de chollo. Zapatos a 9,99€. Cayeron, cómo no. Para ponérmelos dos veces, y contadas. El tacón no es muy alto, pero se me han deformado y están torcidos. Además, me están grandes. Vamos, que lo tienen to'.


A estos zapatos les tengo un cariño especial porque me los compré para mi graduación de la Universidad, hace 9 años. Me compré un vestido amarillo-dorado de Antonio Pernas y necesitaba unos zapatos acordes a la ocasión. Y en aquel momento lo de llevar los complementos en contraste como que no se llevaba, así que dorados que cayeron también los zapatos. Y no veáis lo que me costó encontrarlos. Son de Menbur, marca que ahora está muuuuuy de moda pero que en aquel entonces era conocida sólo en Granada. Cómodos, además, pero con el strass no muy fáciles de llevar o de combinar salvo para alguna que otra boda. Aparte de que el modelo en sí está un poco anticuado ya. Eso sí, este sábado usé el bolso (perdón, clutch, que ahora se llaman así), como estrella de un total black look.


MaryPaz, verano del 2010. Una servidora con trabajo nuevo. Y muchas ganas de estrenar looks de oficina. La combinación perfecta para comprarte unos zapatos bonitos en apariencia pero mal hechos con avaricia. La zona donde apoyas el pie tiene una especie de plantilla que se ha despegado y se clava en la planta del pie que da gusto. Y no se la puedo quitar porque me cargo el zapato del todo. Aunque, ahora que lo pienso, para tenerlos guardados, casi mejor que lo intento y si no los tiro, ¿no? Me los he puesto UNA vez.


Y otra estrella de mi armario zapatil. Unas cuñas de Blanco que me encantaron al verlas (yo es que adoro las cuñas, porque son lo único que aguanto para ir alta). Altas, pero cómodas. Muy veraniegas. Blancas, pero bonitas al llevar la cuña en mimbre. Que además marcaban, o eso me pareció, 15,99€. Cuando fui a pagarlas resulta que no, que eran 29,99€. Ya me jodió, y debí haberle hecho caso a mi Rosa cabrona interior, que decía "no te las lleves, que estos mamones han puesto el cartel cerca para engancharte y que al final te las lleves por más dinero, no te las lleves, no te las lleves...". La callé de un guantazo imaginario. E hice mal, porque resulta que, cuando andas con ellas, se te salen. Irremediablemente. Por mucho que les aprietes la tira. Les puse una gomita, muy hacendosa yo, que no sirve pa'ná. Tres puestas.

¿Qué os parece? Seguro que en casa tenéis zapatos olvidados, como yo. ¿Cuál es vuestra historia? Otro día la hago igual, pero de ropa. Vestidos, tops, pantalones... Será divertido probársela de nuevo.

Recopilatorio

Un mes sin publicar, sí. Y, desgraciadamente, no tengo la maravillosa excusa de decir "Es que he estado de vacaciones en un paraíso perdido, donde no había cobertura en el móvil ni Internet". Me temo que Alcalá de Henares aún no se ha convertido en eso (en eso ni en muchas otras cosas, que telita... pero ése es otro tema). Pero así ha sido, entre unas cosas y otras, que no he publicado ni una triste línea. Y que conste que cosas se me ocurrían, pero no se ha dado el momento. Así que aquí os traigo una recopilación rápida de todo lo que he hecho, probado y experimentado este mes:

-La inauguración de dos terrazas de verano (Summer Suite Alcalá y Alcobendas) y seguir con nuestro Suite habitual.Mucho trabajo pero, como no tiene nada que ver con belleza ni estilo ni nada de lo que se habla en este blog, lo dejamos aquí.

-La Eurocopa y nuestra maravillosa Selección Española. No tengo fotos en las que salga decente con la cara pintada con la banderita, así que también lo dejamos aquí. Pero agradezco a La Roja que nos hayan permitido soñar y olvidarnos al menos por unos días de la situación en la que estamos.

-Un viaje relámpago y prácticamente de incógnito a una isla de ésas que no se olvidan.


En la que el mar es así de claro.


Algunos hoteles tienen una curiosa decoración.


 Las fiestas Flower Power se viven a su manera, encontrándote con grandes amigas.


Y donde he podido estrenar mis nuevas Havaianas, comodísimas y con un toque chic. Esmalte de uñas de Mercadona, tono coral (sin brillo porque me puse crema para el sol y resulta que cuando tienen alcohol hacen que pierdas el brillo del esmalte).

-La Fórmula 1 desde dentro. Colaborando con una gran profesional y mejor amiga, viviendo una experiencia maravillosa por muchos motivos y personas a las que conocí y sintiendo el calor, el ruido, la intensidad y la velocidad en mis propias carnes.


¿Sabéis quién es la última de la fila? Nos faltó una chica de improviso para la carrera de GP3 y no me lo pensé dos veces. ¡¡¡Me hizo mucha ilusión!!! (en mi FB tenéis más fotos del momento).


Una experiencia en la que además conocimos a unas profesionales del maquillaje muuuuy majas que me dejaron dos trucos muy interesantes. Uno, ponerme tres veces en semana, por la noche, un poquito de Hemoal en las ojeras. Mejorará mis bolsas también. Lo estoy probando, y algo sí que se nota. Eso sí, con mucho cuidado de que no me entre dentro del ojo. El tubo me costó 9,95€. Teniendo en cuenta que me pongo medio gramito cada vez, creo que tengo Hemoal hasta el siglo XXIII por lo menos. El otro truco, usar esta esponja para aplicarme el corrector (ella usaba Magic Concealer, de Helena Rubinstein, el mismo que tengo yo) y extenderlo hasta la sien. La mirada se ve mucho más iluminada, y conmigo hizo maravillas cuando el domingo iba casi sin dormir.

-Y la prueba de varios productos que merecen una pequeña reseña:


Una muestra de Revitalift 10 BB Cream. Estaba deseando probarla, porque en el anuncio Paz Vega está como increíble, pero la verdad es que me ha decepcionado un poquito. No deja tan buena cara como otras BB Cream, y además me da brillos. Un mes lleva abierto el sobrecito en mi baño...


Esta crema-gel para el sol, cortesía de la mejor agencia del mundo para organizar eventos inolvidables, me ha maravillado. Parece untuosa pero cuando te la pones es súper ligera. Huele genial. No es pegajosa. Tiene un ligero toque de color que apenas se nota en el cuerpo. Y además es SPF50. Mi nuevo must.


Otra muestra de esta crema de Ren, cortesía de Glossy Box (bueno, cortesía no, que bien que pago la cajita todos los meses). No está mal y me gusta su textura, ligeramente una mousse, pero las he probado mejores. Además, no tiene SPF y eso no me gusta. Pero para usar de noche no está mal.


Este set de Anne Möller de regalo por ser del club de Bodybell. Me ha encantado. Todo. La limpiadora, que mira que a mí no me van mucho las leches, buenísima. El sérum ideal. La hidratante ni te cuento, además me deja la piel súper mate, como a mí me gusta, todo el día. Y el exfoliante una gozada porque es súper suave. Un set perfecto para esos viajes que no hago ni tengo previsto hacer, pero que voy a usar mucho. Al final le tendré que dar la razón a Ana García Siñeriz, que dice que "la mejor prueba, es probarla". Pues sí. Un gran descubrimiento.


Esta solución micelar de Bioderma, de la cajita Glossy Box de este mes. Están muy de moda tanto las soluciones micelares como esta marca, sobretodo para las pieles grasas y acnéicas. La verdad es que limpia y desmaquilla muy bien, pero como yo soy más de lavarme la cara con mi agua y mi jaboncico específico, me la guardo para los viajes (que alguno tendré que hacer, digo yo!!!). Además, tiene un tamaño muy cómodo.



Y esta muestra de una crema anticelulítica de farmacia que no habría probado si mi querida C no se hubiera acordado de mí. Me gusta muuuuuuucho. Muy ligera, se absorbe en seguida, huele bien pero nada intenso, y además es efectiva. Y sólo necesitas una aplicación diaria (¿de verdad existe alguien que se ponga la anticelulítica mañana y noche?). Otro must. Y eso que entre unas cosas y otras me quedé en 50 kilillos la semana pasada (tranquilas, ya estoy en 52) y como he vuelto a mi Nike Training Club App la verdad es que celulitis tengo poca...

En fin, queridas, que he vuelto. Con más ideas, más novedades y más ganas. Estad preparadas.
-

La que con verde se atreve...


…por guapa se tiene. Me encanta este refrán, y no sé por qué. Lo que sí sé es que me pirra el verde para vestir. Hace sólo unos años que empecé a usarlo, porque hasta entonces no me había planteado que era un color que me quedara bien. Pero cada vez que lo llevo, alguien me dice “Qué bien te sienta el verde”. Será que tengo alma de Heineken. O de rana.


Camisa verde de Blanco de hace como 5 años. Fue un flechazo total. Traía un cinturón de la misma tela y color para ajustarla a la cintura, pero la prefiero sin él.

Pantalón blanco estilo vaquero pero fino de Chinolandia. Ya me lo habéis visto.

Bolso de Balenciaga de hace 6 años, modelo City.

Pulseras de Monet y de una tienda de abalorios.

Colgante regalo de hace varios años, no sé de dónde es.

Gafas de Nine West. No me las pongo mucho porque las patillas me aprietan un poco y al cabo de un par de horas me duele la cabeza.

Anécdota: ayer iba vestida igual pero al revés. Pantalón verde de Fórmula Jeans, y camisola blanca de Zara. Lo único diferente es que llevé los complementos en dorado. Otro día os lo enseño.

Hay que atreverse con los colores en el vestir. Alegran el estilo, nos dan luz a la cara, y crean un punto de importancia en el look. Lo único que tenemos que hacer es encontrar el que más nos va. A mí los marrones y beiges, por ejemplo, me entristecen la cara. Y mira que me gustan, pero no me van mucho. Me van más los colores vivos como el verde o el rosa. Incluso el azul Klein, que no pensé que me quedara bien hasta que hace dos años me compré en Blanco un jersey de ese color y comprobé lo bien que me sienta.

¿Qué colores os sientan bien a vosotras? ¿Aún no lo sabéis? ¿Queréis un par de trucos para saberlo? Lo primero es saber si nos van mejor los tonos cálidos (rojos, naranjas, rosas…) o fríos (azules, celestes, grises, verdes claros…). Delante del espejo, y mejor sin maquillar, poneos cerca de la cara una prenda dorada, y luego una plateada. La que mejor siente a vuestro tono de piel, ojos y pelo, determinará si os van más los tonos cálidos (dorado) o fríos (plateado). Si no tenéis prendas doradas y plateadas para hacer esta prueba, tirad a lo directo: poneos cerca de la cara la prenda del color que os guste y comprobad si os ilumina o por el contrario resalta vuestras imperfecciones. Fácil, ¿no?

No obstante, lo importante también es que el color os guste. A mí, como decía, los marrones no me van muy bien, pero tengo una camisa de color chocolate que me encantó por su corte y su precio (4€ en las rebajas de Stradivarius). Lo que hago cuando me la pongo es ponerme un toque extra de corrector y de colorete melocotón. :)

¿Todavía estáis en shock porque tengo un Balenciaga? Os saco de él. Lo compré en Pekín cuando volaba, en un relevo exprés en el que sólo me dio tiempo a ir a un centro comercial clandestino de imitaciones. Me costó 20€. Pero es exactamente igual que el original, y de buena calidad en todo menos en las asas, que después de estos años me dejan pintitas blancas por todo el brazo…

Y ahora un toque de decoración, que estoy polifacética. Mirad lo que me he hecho para el pasillo de casa con tres botellas de agua vacías y unos tulipanes de tela de Ikea: 





¿Qué os parece?

Golden black y wellness

El look que me puse ayer lo mismo me sirvió para ir al Mercadona que para una reunión en el ayuntamiento. Es lo que tienen el negro, las camisas y los vaqueros oscuros, versatilidad pura. El toque dorado, que en un principio podría ser más adecuado para la noche, se lo puse de manera diurna al llevarlo en sandalias planas y unos complementos que sirven para cualquier hora del día. Casi todo me lo habéis visto ya.



Vaqueros de Lee. Camisa hecha a medida. Cinturón de Blanco del invierno, me encantó que además se puede quitar la parte negra y que se quede en cinturón finito. Sandalias de Zara del verano pasado. Brazalete de Primark, lo tengo también en plateado. Collar de H&M.

Y ahora un poquito de tema bellecil y de bienestar dedicado a Anónimo-Isabel, que quiere saber cómo cuidarse para estar en forma y tonificada.

Isabel, yo te cuento lo que hago y me sirve bastante, dentro de que no soy ninguna experta y seguro que tú por tu profesión sabes más de temas de salud. Pero ahí van a grandes rasgos mis tips:

-En el tema alimentación, como absolutamente de todo. Menos judías blancas o habichuelas que le dicen en mi tierra, que no me gusta la textura. Eso sí, tengo la suerte de que me encantan las verduras y las frutas y la comida sana en general,que es lo que suelo comer,  y que además soy de comer poco en una sentada (me canso en seguida de comer, así que como varias veces al día para compensar). Eso sí, los postres y los dulces me pierden, pero lo compenso haciendo ejercicio. Y reconozco que tengo un metabolismo agradecido. Te recomiendo, como ya puse una vez, que antes de desayunar tomes un poco de agua templada con el zumo de medio limón y una cucharada de miel. Además de energía y vitamina C, dicen que ayuda a desintoxicar el organismo. Yo lo que sé es que al rato mi intestino funciona como si me hubiera tomado media docena de Activia. ;) (perdonad la sinceridad, pero es así). Y otra cosa importante para estar tonificada, que seguro que la sabes: las proteínas son muy importantes porque ayudan a construir los músculos y a mantener la piel tersa. Así que en el desayuno también es ideal tomar una tostada de pan con aceite de oliva y pechuga de pavo, por ejemplo.Yo intento comer proteínas en cada comida, mejor si son de pescado o carne magra, aunque me pirra un buen chuletón de carne roja o los embutidos (así tengo el colesterol...).

-Tema ejercicio: como dices que andas todos los días a paso rápido una hora, creo que el cardio lo cumples bien, así que ahora te tocaría hacer ejercicios de tonificación. Yo hago tres días a la semana la tabla de la app para iPhone de Nike Training Club, que es muy completa, y con eso es más que suficiente. Además de combinar ejercicios de piernas, brazos, abdominales, glúteos y todo el cuerpo en general en una sola sesión, puedes seleccionar ejercicios para zonas específicas. Si no tienes iPhone y no te puedes descargar esta app, te recomiendo hacer un par de ejercicios o tres de piernas y otro par o tres de brazos cada vez que puedas, más alguno de abdominales. Por ejemplo, para piernas puedes hacer ejercicios de sentadillas, de tijeras (los de dar un paso adelante con las manos en la cintura hasta que la rodilla forme un ángulo de 90º y volver, y hacerlo con la otra pierna), saltos en los que caigas en la postura de la sentadilla, tumbarte en el suelo y apoyar las plantas de los pies y levantar la cadera, lunges... De brazos, coger unas mancuernas ligeras o, si no tienes, unas bolsas de garbanzos de un kilo, por ejemplo, si nunca has hecho pesas, y hacer ejercicios para los bíceps, para los hombros y para los tríceps. Y luego las conocidas abdominales. Yo hago un minuto de cada ejercicio, y voy alternando el músculo, y estoy entre 15 y 30 minuitos (te lo explico bien: coges por ejemplo 5 o 6 ejercicios que sean de piernas, de brazos y de abdominales, los haces alternativamente 1 minuto cada uno, y luego repites la serie tres veces; no sé si me estás entendiendo, hija, que a veces me lío a hablar y no sé quién me pilla lo que digo). De todos los ejercicios que te digo seguro que en Internet puedes ver un montón de vídeos. Y otra cosa que funciona muy bien y no sólo para tonificar, sino para la mente y la flexibilidad y el equilibrio es el yoga. Lo ideal es ir a una clase donde un instructor te guíe, pero yo lo hago en casa con vídeos que me he bajado de Internet...




-Más cosas para tonificar: el agua fría pero fría, fría al terminar la ducha. Si eres valiente, en todo el cuerpo, si eres como yo, sólo en las piernas. Funciona. Las cremas reafirmantes también son buenas (aunque no la panacea, pero ayudan). Yo ahora tengo las de Skin Method y están muy bien tanto en calidad como en precio, pero en Mercadona también tienes otras. Y la de Dove que viene en un tarro blanco con la tapa verde clara también es muy buena y barata. Aplica las cremas, por cierto, desde el tobillo hacia arriba en las piernas, y en movimientos circulares en la tripa y el culete.

Qué, ahora la que te ha metido el rollo he sido yo, ¿eh? ;)

Ya sabéis que cualquier cosa de la que queráis hablar, me pongo rápido a hacer investigaciones concienzudas (qué haría yo sin Google). Feliz fin de semana!!!!

More Stripes

No sé que tienen las rayas que tanto me atraen en la ropa. Ya os lo conté hace poco. Así que cuando vi esta camiseta de Primark no me pude resistir a comprarla. Aparte de por la combinación de colores. Me encantó el toque fucsia para el invierno (la compré el pasado otoño), para darle algo de alegría a las bajas temperaturas. 


 Los vaqueros, de Lee, como ya os los enseñé en otro post. Las bailarinas, a ver si lo adivináis. Sí, señoritas, de Hipercor. Bastante cómodas, por cierto, a pesar de ser un poco duras. El anillo es el de Bijoux Brigitte que llevé en la boda del sábado. Y el esmalte de uñas, a juego con la camiseta, de Mercadona.

Por cierto que tengo dos novedades cosméticas bastante interesantes que os quiero mostrar. Seguramente ya las conocéis, pero bueno.


El primero es un champú en seco de la marca Klorane que venden en farmacias y parafarmacias (y ahora también en Bodybell, que madre mía qué de cosas nuevas están poniendo, peligro, peligro). Lo uso cuando tengo el pelo un poco graso y o bien no me da tiempo a lavarlo, o bien es demasiado pronto para lavarlo (no me gusta lavarlo todos los días, si puedo evitarlo). Deja el pelo muy suelto y con volúmen, aunque a cambio sacrifico el brillo, por eso prefiero usarlo por la noche. O si me quiero disfrazar de abuela y llevar el pelo blanco, porque como te descuides y te pases, se te queda el pelo así.

El segundo es un quitaesmalte súper práctico, de Mercadona. Abres la tapa del bote, metes el dedo en la esponjita, le das un par de vueltas, y el dedo sale sin esmalte ninguno. Yo vi algo igual en Cannes hace ya cinco años (y no os creáis que es que veraneaba en la Costa Azul, que estaba por trabajo), pero en España no lo he visto hasta ahora. Bourjois lo ha sacado también. No sé cuánto durará el botecito, pero práctico es mucho, ¿no?

El otro día Anónimo (hay mogollón de gente que se llama así, debe ser el nombre de moda junto a Lucía y Alejandro, ¿eh? Jajajaja) me pidió un post sobre estilo de vida, alimentación y ejercicios que sigo. Espero poder ponerlo mañana. ¿Hay alguna otra cosa de la que os gustaría que hablara en el blog? Biología molecular no, por favor, que ando un poco pez.

Caramel Stripes y un poquito de una boda

Muchas cosas que hacer, muchos detalles que definir y muchas cosas que perfilar. Así es mi vida estos días, por eso os pido paciencia si no publico apenas. Porque pararme en medio de la calle a hacerme fotos a mí misma me da un poco de vergüenza, que una no tiene 15 años ni tuenti que valga.

Pero ayer saqué un hueco mientras el pescado estaba en el horno y los pimientos en la freidora, y rauda y veloz me fui a la terraza a mostraros el look que llevaba. Si bien es muy cómodo por ser fresquito y amplio, este vestido, que me pongo también mucho en invierno con medias tupidas y botas plantas, resulta un poco peligroso si te agachas un poco o te sientas sin cuidado. Vamos, la alegría de todo obrero que se precie. Pero me gusta mucho. Además, reivindico las rayas horizontales, que están muy denostadas por la moda.


Vestido de Primark del invierno. Me costó 13€, así que es una compra que me encanta. Bailarinas de Hipercor que ya habéis visto. Colgante de H&M que también me habéis visto ya. Pulsera felina handmade. Reloj de Viceroy regalo de Navidad del año pasado, que me encanta por su estilo deportivo y masculino. Y pulsera hecha con un lacito y una plaquita de Bvlgari que me dieron una vez en El Corte Inglés porque promocionaban un perfume nuevo de la marca. Ya quisiera yo tener una pulsera de Bvlgari de verdad...

No hay manera de que se me vean las piernas definidas, oye, y mira que las trabajo y las trabajo. Vale que con un zapato plano no se ven igual que con tacones, pero leñe, ya podían ser un poco más agradecidas...

Como propina y para compensar cuatro días sin post os voy a poner dos fotos de mi estilismo en la boda del sábado. Al final me maquillé con los ojos en tonos marrones, definidos pero no mucho porque la ceremonia era a las 17:30 y no era plan de parecer Carmen de Mairena a esas horas. En el bolsito me llevé el labial rojo de Mercadona que os enseñé hace poco para ponérmelo cuando cayera la noche, como me aconsejásteis algunas de vosotras, pero la verdad es que me dio pereza y me quedé con mi brillo transparente. El pelo, como ya os dije, liso con la plancha, con alguna forma en el flequillo. El tocado de plumas lo llevé sólo en la ceremonia (sí, sé que el protocolo dice que hay que dejárselo puesto toda la noche, pero es que no aguantaba sentir que estaba a punto de caerse todo el rato). ¿Qué os parece?



Vestido de una tienda de Alcalá. Chaqueta de Primark. Zaparos de MaryPaz. Bolso de Primark. Tocado y pulsera de Bijoux Brigitte. Si no llega a ser por la pasta que me costó el vestido, sería la invitada a la que menos le costó el look, seguro.


 Jolín, he recortado esta foto para salir sola y me ha estirado un poco el programa... pffffffffffffffffffffff.

PD: La novia me regaló el ramo. Lo mismo tenemos que cambiar el estilo del blog y hacerlo de futuras novias... :P

Denim dress

¡Buenos días!
Vamos a darle energía a la cosa, porque es posible que me quede dormida en cualquier momento. Esto de no dormir más de cuatro o cinco horas al día va a acabar conmigo. Pero no pasa nada. Tranquilas, lo tengo controlzz... adozz... zzzz. ZZZZZZZZZZZ.

¡Que no! Que estoy preparando, además de cosas de trabajo, las cosas que me tengo que llevar mañana a la boda (dormimos fuera, así que hay que llevarse neceser, ropa de muda, etc.) y tengo que estar alerta, no vaya a ser que de repente de mé cuenta de que en vez del lápiz de ojos me he llevado un portaminas...

Aquí tenéis el neceser que llevaré de cremitas y limpiadoras. Es básico basiquísimo. Muestra de aceite desmaquillador de Kanebo, limpiadora y tónico de Clinique (qué prácticas son estas monodosis para los trasnoches, lástima que no las vendan), crema de noche de La Prairie (es una muestra, como todo lo que llevo, que una no tiene el bolsillo para esta marca), sérum hidratante de Chanel (para el día después, que tendré una carita que tela...), crema con SPF50+ y con color de Homecare (por la misma razón de antes), sérum de Eucerín que usaré como contorno de ojos, crema de cuerpo de Skin Method, y una muestrecita de Biopel para los labios. Parece mucho así en la foto, pero no es mucho más grande que la palma de mi mano. Aparte, plancha del pelo, laca, Moroccanoil, horquillas, goma de pelo, etc.





Lo que llevaré de maquillaje no sé si enseñároslo o no, porque puede suponer poner una foto que ocupe toda vuestra pantalla del ordenador. Yo es que en ese tema prefiero llevar cosas que sobren y no que falte nada...

Cambiamos de tercio. Aquí tenéis el look de ayer, que estrené este vestido vaquero de Blanco:


La verdad es que, al ser elástico, es comodísimo. Y no se sube al andar, como pasa con otros vestidos elásticos, porque está muy bien ajustado a la cintura. Además me gusta mucho el corte, que no es demasiado informal, con la manga francesa y el largo de la falda. Hasta me lo pondría poner para ir a trabajar. Si tuviera trabajo, jaja.

Las cuñas ya os las enseñé el otro día. El collar me lo regalaron hace años y lo hizo un amigo joyero, así que no os puedo dar marca.

Que tengáis un fin de semana grande. Yo volveré a la vida el lunes, después de la resaca que seguro que tengo el domingo, familia obliga.

Manos a la obra

Hoy la cosa no va de belleza ni de looks. Bueno, al final tengo una consulta que haceros, pero será breve. De lo que tratará hoy el blog es de algo totalmente diferente a lo que solemos escribir aquí. Pero tiene relación con la moda. Sí, os cuento ya, pesadas...

Esto de tener una afición desmedida por todo blog que se cruza en mi camino tiene un inconveniente, aparte del evidente de que mi chico un día me deja y encima no me voy ni a enterar, y es que me encuentro a veces cosas increíbles y maravillosas. ¿Qué cuál es el inconveniente, entonces? Que yo me apunto a un bombardeo y me encanta hacer y aprender cosas nuevas, con lo cual si una idea que veo por el ciberespacio me mola, allá que se va Rosa a intentar ponerla en práctica.

Y como no dejo de ver gente que se hace sus collares, su ropa, sus bolsos y hasta sus muebles, me he dicho "¿y por qué no me pongo yo a hacer cosas así? A lo mejor se me da bien. A lo mejor hasta podría llegar a ser una experta, empezar a vender mis cosas a amigas, luego que se corriera la voz, y llegar a ser un gran bombazo y hacerme millonaria. Qué digo millonaria, trillonaria". Y entonces es cuando me despierto.

Pero vamos, que el gusanillo de las manualidades me picó hace un par de semanas, sobretodo después de ver un par de posts de Clara Alonso, y me puse a buscar tiendas de cuentas, abalorios, telas, pegamentos y purpurinas. Entre unas y otras, creo que me gasté 50 eurazos. Y tampoco compré nada del otro mundo, que conste. Con lo cual, o se me da muy muy bien la cosa y me pongo a comprar a gran escala para rebajar costes, o esto me lleva a la ruina.

Pero bueno, al menos os voy a enseñar el clutch de fiesta que me he hecho con una funda de gafas de esas grandes, como vi en el blog de Clara, y me dais vuestra opinión (ya me hice dos pulseras de estampado animal que os enseñé en uno de los looks, ¿recordáis?). Tened en cuenta que es mi primera obra, y que coser lentejuelas, aunque no lo parezca, es uno de los mayores coñazos que he experimentado en mi vida.


Material para trabajar. La caja es una de las de Glossybox. Por cierto, ¿habéis visto que a partir de junio nos quieren cobrar 15€ en lugar de 10€? ¿Creéis que el aumento d eprecio estrá justificado porque traerán mejores productos, o nos están cobrando los gastos de envío sin decirlo? ¿Os indigna tanto como a mí?




Primeros pasos del cosido de la lentejuela, después de pegar la tela de encaje. Los dedos me los dejé preciosos después de pegar todo, como os imaginaréis.


 Resultado casi final, con dos piedras grandes que pegué a modo de cierre.

¿Qué os parece?

Tengo material preparado para hacerme un collar, así que cuando coja fuerzas otra vez y lo haga, os prometo fotos del proceso.

Y la pregunta de belleza que os quería hacer es la siguiente: el sábado tengo boda (bodón) familiar, a la que iré con un vestido rojo y complementos en negro. El vestido es prácticamente igual que este, pero en corto y sin que lo haya diseñado Felipe Varela:


Ahora, pregunto, ¿cómo me pinto? El pelo lo llevaré suelto, peinado con la plancha para que se vea mejor, y poco más. Paso de peluquerías. Aunque tengo un pequeño tocado como de plumitas negro que a lo mejor me pongo.... ¿Qué hago?