Cumpleaños feliz

Yo soy de las que se ponen contentas cuando su cumple se acerca. Y no es que haga grandes celebraciones, con fiestas multitudinarias súper divertidas y llenas de detalles chic. Desde que dejé el cole y los cumples con mediasnoches y tartas de la confitería del barrio (todo muy de andar por casa, que conste, mis fiestas no eran de las chulas, con piñatas y pastelitos pijos, como las de algunas amigas), no he vuelto a hacer nada igual. Pero me sigue ilusionando como cuando era pequeña el cumplir años. Así que este año me ha hecho especial ilusión el haber celebrado mi día con dos de las mejores chicas que conozco en el mundo. Sobretodo porque sé el esfuerzo que tuvieron que hacer para estar presentes. ¡¡¡¡Gracias, Lidia y Carol!!!!




Por cierto, también estaba el Señor C, y mi chico, que conste, y que tampoco podían faltar).

Pero tengo que confesaros algo: me encanta que me regalen cosas (y que levante la mano el que diga que no, que no me lo creo). Y un cumple es la excusa perfecta para recibir regalos. A pesar de que hace años ya que recibo sólo un par de regalitos como mucho (dios, cómo odiaba a la niña de mi clase que llegaba presumiendo de que le habían regalado tropecientas cosas, grrrrrrrr; vale, podéis llamarme envidiosa). Por eso, me ha sorprendido mucho la cantidad de cositas que este año me han caído. No voy a dar la lista detallada, en plan niña repipi, pero sí que tengo que enseñaros un par de cosas muuuuuuuy bonitas y que me han encantado.

Estas sandalias, cómo no, tenían que venir de quien adora los ZAPATOS NUEVOS:



¿Verdad que son maravillosas? Para invierno, para verano, para un evento, para darle el toque chic a un look informal (Lidia me dio la idea perfecta: leggings negros, la camiseta de seda que también me regaló y ya os enseñaré, y ellas: perfecto!!). Y para sufrir, debo decir. Porque, muy, muy a mi pesar, no puedo ponérmelas. No es que piense que me van a doler los pies con ellas, no, es que cuando me las he probado no me apoya la planta del pie en ellas. Por eso en la foto se aprecia la etiqueta, que no les he quitado (por cierto, inciso: leí el otro día que al parecer se está "poniendo de moda" el que algunas bloggers compren ropa, se hagan las fotos con ella, y luego la devuelvan; me parece muy cutre). En fin, con todo el dolor de mi corazón por lo bellas que son y por ser un regalo de mi Lidi, a la tienda que vuelven. Lidia, te compensaré, lo prometo...





El otro detalle chic de la noche lo puso esta increíble pulsera de Bimba y Lola, regalo de mi querida Carol:




¿Preciosa, eh? Con todas las tendencias del momento: color pastel en el rosa, toque glamouroso por el dorado, toque chic por los flecos, y toque rock por las tachuelas. ¡Lo tiene todo! Y queda espectacular, mucha gente me preguntó por ella esa noche (es que me la puse y ya no me la quité, claro).

Pero el mejor regalo de mi cumple fue irme con mi chico a Granada a ver a mi familia y pasar unos días con ellos. De allí, aparte de todo el cariño, algún que otro detalle y buena comida, me traje un maravilloso resfriado que aún conservo. Soy una mocarrera andante. Horrible. Y por eso, yo que pensaba ponerme hoy de nuevo con mi aplicación de Nike para estar cañona desde ya, me he conformado con un poco de Yoga. Y en Youtube he encontrado esta maravilla que os recomiendo si nunca lo habéis probado. Es un vídeo de yoga para principiantes de 15 minutos que te enseña muy bien las posturas iniciales del saludo al sol. Muy relajante y muy bueno para estirar casi todos los músculos.

En fin, para darle el toque de belleza a este post, os diré que con un dinerín que me han regalado (al final sí que voy a quedar repipi, ¿eh?) voy a hacerme un tratamiento de peelings con glicólico y salicílico de los que he visto muy buenos resultados. El miércoles tengo la primera sesión, así que ya os contaré qué tal. Pero aspiro a tener por fin una piel lisa, sin marcas de acné y sin manchitas moradas de los granitos que tuve en el pleistoceno. He dicho.


PD: Os conté en el post anterior que iría a la fiesta post desfile de Ion Fiz en la MBMFW y os prometí fotos... aquí tenéis la prueba. Más, en mi FB (Rosa Sorroche).

Hidrata y reafirma tu cuerpo

Hoy quiero hablaros de un producto que he tenido la ocasión de probar durante un mes aproximadamente. Se trata de la Loción hidratante reafirmante de la linea Phisiodefense Corps de Singuladerm.

La piel diariamente está expuesta a agresiones externas como frío, viento, contaminación… que sumadas a la falta de ejercicio y a la mala alimentación causan deshidratación y flacidez.( La verdad es que es mi caso total, poco ejercicio y mala alimentación, algo que tengo que cambiar de immediato si no quiero pasarme la vida pendiente del colesterol!)

Physiodefense Corps es una loción hidratante corporal de larga duración que estimula las defensas naturales la piel protegiéndola de las agresiones diarias. Su uso continuado proporciona la hidratación y el cuidado óptimo la piel necesita diariamente, siendo recomendable incluso en pieles sensibles. Su fórmula no grasa y de rápida absorción permite vestirse de inmediato.

Esta hidratante promete reforzar la estructura de la piel aportando 24h de hidratación y firmeza y estimula las defensas naturales de la piel, ayudándote a mantenerla siempre sana y protegida frente a las agresiones diarias (como el estrés).

Mi opinión: Lo cierto es que después de su aplicación una vez al día, ya que dos me es imposible la verdad... noto la piel mas elastica e hidratada, por lo que cumple con su función principal. En cuanto a lo de proteger contra agresiones diarias, estoy segura, aunque contra el estrés ya me parece algo mas dificil ya que necesitariamos loción para rostro, cuero cabelludo y cualquier poro de nuestra piel! No sería mala idea que inventaran algo así porqué hoy en día estamos casi todos...!:)

Os animo a probarla. Podeis entrar en su web

Actividades varias

Si nada sale mal (creo que hoy estoy un poco pesimista) y me deja este frío siberiano (y aquí mi padre chistosamente diría "¡¡melacogeconlamano!!"), este fin de semana voy a tener unos cuantos eventos de lo más chachipirulis que os contaré detalladamente la semana que viene...











Mañana me han invitado a una fiesta post desfile a la que iré con mi querida Lidia de Conzapatosnuevos (si no conocéis su blog, os insto, qué digo, os conmino, qué digo, os obligo a que lo visitéis si queréis ver los mejores outfits de streetsyle) y la mejor jefa que he tenido, Carol. Estaremos ahí, rodeadas de gente cool, muy alta, muy delgada, muy fashion, muy seria y muy intensa. Vamos, que voy a estar en mi salsa por los co*%#es. Pero encantada de ir, eso sí... ;)


Y el domingo, antes de irme a Granada a celebrar mi día con mi familia, si las cosas salen bien también, iré a un desfile en la pasarela esta que cada día tiene el nombre más largo. Ni idea de quién es porque no es a mí a quien han invitado sino que voy de acoplada, pero oye, yo me apunto a un bombardeo.


Lo malo es que no tengo ni pajolera idea de qué ponerme, porque entre tanto evento seguido y tanto frío, me he quedado sin ideas. Todo puede ser que vaya forrada como una cebolla, o que pase más frío "que un perro chico", que dicen en mi tierra.


En fin, de todo ello os daré cuenta, como decía, la semana que viene. Con fotos y todo, ¿eh? Así que, por favor, sed piadosas con mi cara del domingo...

Hala, a abrigarse, a quedarse en casita con una mantita y una buena peli la que pueda (y si es acompañada mejor que mejor), o a salir a la calle repitiéndose este mantra: "no hace tanto frío; el frío es un estado mental; no hace tanto frío; el frío es un estado mental; no hace tanto frío...". A mí me funciona... los primeros 15 minutos.
Follow