Pelo KO, Cutis OK.

Las que me conocéis sabéis que el pelo nunca ha sido uno de mis puntos fuertes. Tenerlo fino, sin volumen, en poca cantidad, y de un color indefinido no ayudan, desde luego. Y aunque desde hace un tiempo estoy consiguiendo mejorar su fuerza y su crecimiento (os lo repito como un mantra: “champú de caballo, champú de caballo, ommmm”), y voy encontrando mi color con Casting Crème Gloss de L’Oreal, sigo teniendo mis BHD. ¿Qué qué es eso? Pues un bad hair day, es decir, un pelodemierdajustohoy, según el diccionario inglés-Rosa, Rosa-inglés.

Y aunque parece que últimamente no se me ensucia tanto, y que al día siguiente de habérmelo lavado lo puedo llevar decente, aunque con coleta, eso no me ocurre justo el día en que lo necesito, para variar. La semana pasada tenía una cita con una amiga, y ni me tocaba lavarme el pelo ni se me veía sucio. Pensé en hacerme mi típica coleta de caballo, pero me la veía muy sosa, sin volumen y triste. Entonces pensé en cardarme un poco el pelo para darle forma en la coronilla. Eso hice. Y me puse la laca Pantene “Volumen con Movimiento” cabeza abajo. Al levantar la cabeza parecía que había metido los dedos en un enchufe. “Bueno, no pasa nada, ahora me hago la coleta, me peino por encima para que no se vean los bultos, y se me quedará estupenda porque tendrá forma y se verá elegante a la par que juvenil, me dije”. ¡Ja! Aquello no había manera de arreglarlo. No me quedó más remedio que lavarme el pelo a toda pastilla, porque no llegaba, y lo peor fue desenredarme el cardado. Nunca mais. En mi pelo, más vale un buen lavado rápido que una solución de emergencia. Y que asuma que nunca tendré una melena de anuncio.


"Creo que lo de cardarme el pelo no ha sido una buena idea..."

Sin embargo, y para mi sorpresa, al día siguiente por la noche lo que sí parecía que había conseguido es un cutis de anuncio. Nunca me habían dicho “qué piel tan bonita tienes”, y esa noche hubo dos personas que me lo dijeron y me subieron, y mucho, la moral (gracias, L). Así que aquí estoy para contaros cómo lo conseguí (aparte de mis cuidados diarios de limpieza, tónico, serum, hidratante, exfoliación semanal, productos que funcionan, mascarillas ocasionales, protección solar, y mucho amor; vamos, nada del otro mundo… :) Porque estas cosas hay que compartirlas, ¿verdad?


Creo que lo que hizo que esa noche mi piel se viera tan bien fueron los productos que usé y la forma de ponérmelos. Os cuento:

Primero, después de lavarme la cara y ponerme agua de rosas como tónico, me puse un poquito de las ampollas flash efecto hidratante de Deliplús (de mi templo, Mercadona).


Cuando pasaron unos minutos, me puse el Beauty Flash Balm, de Clarins. Ya os he hablado de esta prebase que también se puede usar como mascarilla y que deja la piel relajada, descansada y con luz. Una maravilla, la verdad, que además cunde mucho.


Y, para terminar con el maquillaje de la piel, me puse la base Lingerie de Peau, de Givenchy, del que tenía una muestra. Espectacular. Un tono precioso e idéntico al de mi piel, una textura ligera pero cubriente, y natural. Y más aún al aplicarlo con la brocha de Magic Coast que venía el mes pasado con la Glossy Box.




La piel se me veía súper lisa, tersa, suave, y con mucha luz. Vamos, como nunca. Tanto, que os pondría una foto, cosa que sabéis que no suelo hacer, pero las que tengo no me gustan. Y sí, lo habéis adivinado, además no me había lavado el pelo esa noche…

2 comentarios

  1. Yo también estoy de acuerdo que el Balsamo de Clarins es "divino" lo llevo utilizando desde hace más de 20 años!!!!!


    Nunca me falta entre mis potis


    Besos

    http://ginger-maquillajealos50.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Hola Rosa !! Yo la verdad te veo el pelo divino, siempre cuidado y perfecto.
    Pero somos dos las que luchamos por volumen, muero por tener un pelazo abundante, pero ni con cardados lo logro jajaja; igual a veces me miro al espejo y me gusta, es depende el día jajja.

    Besotes =)

    ResponderEliminar