Un gran descubrimiento: Moroccanoil


Quién me iba a decir (cantaba Bisbal, y ahora me odiaréis porque se os va a pegar la cancioncita tooooodo el día, jajajajaja –risa maligna-), con el tipo de piel y de pelo que tengo, que yo iba a decir esto: adoro los aceites de belleza.

Y, sin embargo, aquí me tenéis, gritándolo a los cuatro vientos.


Llevaba mucho tiempo leyendo en múltiples medios y blogs que los aceites tienen un sinfín de propiedades para la piel y el pelo que hacen que estén flexibles, hidratados, nutridos, brillantes, luminosos, fortalecidos, relajados… Y eso me llamaba mucho la atención, porque yo quiero una piel y un pelo que tengan todas esas características. Y sin acné, ni señales, ni flacidez, ni puntas abiertas, ni poco cuerpo, pero ése es otro cantar.
El problema era que, teniendo la piel mixta tirando a grasa, y el cuero cabelludo graso acompañando a un pelo finísimo, la palabra aceite me daba algo así como miedo.

Pero, como suele pasar con casi todo, una no debe sacar conclusiones sin haber probado antes las cosas o, al menos, informarse muy bien. Por eso, gracias a muestras de aquí y de allá, Glossy Box y compras baratas en Mercadona, me hice hace un tiempo con un mini arsenal de aceites de diversos tipos para probar y contaros mi experiencia. De algunos ya os he hablado en otros posts, pero recapitulo aquí todos juntos.


El primero que usé fue el aceite de almendras de Mercadona. Bueno, miento, hace tiempo compré también el de aloe vera, y me gustaba mucho usarlo después de la depilación, y al salir de la ducha en verano. No sé por qué no lo he vuelto a comprar, la verdad, porque estaba muy bien. Bueno, tal vez el tamaño del bote, para usarlo por todo el cuerpo, no es el más adecuado porque se gasta muy pronto… El caso es que el aceite de almendras de Mercadona me gusta porque tiene muchas utilidades y dura mucho aunque el bote sea el mismo que el de aloe vera. Me lo pongo sobretodo en el pelo, de medios a puntas, la noche antes de lavármelo, y me lo dejo toda la noche recogido en un moño. Eso hace que el pelo se nutra mucho (el aceite de oliva sirve también para esto, pero me gusta más el de almendras). También se puede poner en las pestañas, usando un bastoncillo o un boubillón (el cepillo de las máscaras), por las noches, para nutrirlas y suavizarlas (antes no podía hacer esto porque como las pestañas me daban en las gafas, las ponía perdidas). Y también es muy bueno para prevenir las estrías en el embarazo y otras épocas en las que seamos propensas a tenerlas.


El aceite de oliva, como os decía, puede usarse también en el pelo de la manera que uso el de almendras, o como ingrediente de una mascarilla natural a base de aceite y huevo, para ponerla durante media hora antes de lavarnos el pelo. La verdad es que, de esta manera, a mí me queda el pelo algo pastoso después de lavarlo por mucho que intente enjuagarlo muy bien, pero ya os digo que tengo el pelo súper fino y puede que sea por eso. Por eso prefiero usar el aceite de oliva mezclado con azúcar o sal y hacerme un exfoliante de manos casero que las deja súper suaves e hidratadas.

 Luego, fuera de los aceites como remedios caseros, he probado productos que me han gustado mucho en todos los sentidos, y que son los siguientes:

Silky Purifying Cleansing Oil, de Kanebo. Es el primer paso de un sistema de limpieza facial muy meticuloso (ya conocéis los rituales de los japoneses, que son híper cuidadosos y relajantes). Yo lo uso como desmaquillante cuando me he maquillado bastante (normalmente los fines de semana, cuando he  usado prebase, base de maquillaje, polvos, iluminador, sombras…) y la verdad es que quita el maquillaje que da gusto. Si tuviera la piel seca, con retirarlo con un algodón sería suficiente porque deja la piel limpia y confortable, pero como a mí me gusta sentir la limpieza a tope suelo quitar los restos de aceite lavándome la cara con agua templada y mi limpiador al agua habitual.  Y la piel se queda perfecta y yo relajadita para irme a la cama (que suelen ser las seis de la mañana y hay que dormirse lo antes posible).

Midnight Recovery Concentrate, de Kiehl’s. Ya os he hablado varias veces de él. Es un serum elaborado a base de aceites esenciales que se usa por la noche para reparar la piel de los daños del día, y hace que ésta se relaje (sobretodo por el aceite de lavanda que tan bien me hace dormir). Con un par de gotas es suficiente para toda la cara, con lo que cunde muchísimo. Huele genial. Se notan sus efectos. Y tiene un bote monísimo. A mí es que de este producto me gusta todo…

Aceite Corporal Reafirmante del Busto y Aceite Corporal Embellecedor del Busto, ambos de Alqvimia. Estos aceites los he conocido gracias a las cajitas de Glossy Box (os recuerdo que estamos de sorteo de una de estas cajitas, y creo que merece mucho la pena), y la verdad es que me gustan sobretodo porque dejan la piel muy suave e hidratada. El efecto reafirmante o embellecedor, en cada caso, la verdad es que no me ha dado tiempo a comprobarlos, pero la cosa promete por las buenísimas críticas que he leído siempre de los productos de esta marca.

Pero el producto que me ha fascinado de verdad, que me tiene loca, y que me moría por probar hace tiempo es uno que desde hace unos meses está en todos los tocadores de grandes peluqueros y conocidísimas celebrities de aquí y de allá: Moroccanoil

Supongo que habréis oído hablar de él y que se basa en el aceite de argán, tan de moda ahora, pero por si acaso os pongo aquí un poco la información que me han enviado de sus características, efectos y beneficios:


La fórmula exclusiva, realizada a base de aceite de argán de Moroccanoil®, es un poderoso antioxidante que protege contra los rayos UVA. Es rica en vitaminas y componentes naturales que fortalecen el pelo como la vitamina F (Omega 6), la vitamina A para mejorar la elasticidad, la vitamina E para luchar contra los radicales libres, y los fenoles que forman una barrera contra las agresiones del medio ambiente.   Sus propiedades calman, hidratan y suavizan el pelo y el cuero cabelludo sin dejar residuos de grasa. Sus resultados son también extraordinarios en los cabellos muy deshidratados y dañados.

Los mejores estilistas profesionales las eligen por su ligereza, sus resultados naturales y porque el cabello las absorbe inmediatamente sin dejar residuos.  Otra de sus excelentes cualidades es que fortalece y repara la fibra capilar. El resultado es una melena de aspecto natural, con un brillo impactante, sin encrespamiento, libre de electricidad estática y con un tiempo de secado mínimo.

Además, me ha encantado saber que el argán utilizado en estos productos (porque no sólo se trata del aceite, sino que también existen el champú, la mascarilla, la crema hidratante, la crema intensa para cabello rizado y el spray de brillo intenso) se cosecha a través de un acuerdo de libre comercio que facilita considerables beneficios socioeconómicos a miles de familias en Marruecos. Los beneficios del proyecto proporcionan ingresos a las familias y ayudan a mejorar las condiciones de trabajo de las mujeres del medio rural. Sirven para financiar clases de lectura, escritura y gestión básica, así como infraestructuras modernas y tecnología que facilitan la cosecha y la hacen más eficiente. También contribuyen a gestionar a largo plazo la proliferación de los bosques de argán.

Vamos, que con estas premisas, era normal que yo me muriera por probarlo. Y las que tengáis el pelo como yo, fino y/o clarito, estamos de suerte porque ahora han lanzado al mercado una fórmula “light” especial para nosotras, que es la que tengo en casa.


Moroccanoil se aplica en el pelo recién lavado, húmedo, de medios a puntas. Y lo primero que notas, además de su maravilloso olor, es que la melena está suave y se desenreda perfectamente. Además, protege el pelo del calor del secador y otras herramientas de peinado. Y cuando terminas de peinar y secar el pelo lo único que puedes decir es “GUAU!!” (o al menos eso es lo que dije yo). El brillo y la suavidad son alucinantes. Y no se nota nada de pesadez ni residuo graso. También lo puedes aplicar muy ligeramente cuando has terminado de peinarte, para definir algunos mechones, dar un brillo extra y sellar las puntas.

Y, con los efectos que he podido comprobar en mí misma, no me extraña que montones de celebrities y estilistas confíen en estos productos para elaborar sus looks de las alfombras rojas (¿recordáis a Lidia Bosch en los Goya del año pasado, que causó sensación con su pelo? Pues Moroccanoil fue la causa).


En fin, que pocas veces recomiendo un producto de manera generalizada, pero creo que éste es uno de los que lo merece. Si lo probáis, ya me contaréis. Por cierto, Moroccanoil se vende en salones especializados, cuesta unos 42€ (y cunde mucho, por cierto) pero lo mejor es que os informéis en su web www.moroccanoil.com

Y para despedirme os recuerdo también que seguimos de sorteo y podéis participar hasta el 30 de abril.

12 comentarios

  1. Gracias por la información. Yo tampoco soy fan de los aceites, pero ahora ya quiero probar el de Moroccanoil. A ver qué tal !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conchi, yo creo que si lo pruebas no te vas a arrepentir. Y si no te va bien, me lo dices y te compro el bote, jajajaj.

      Eliminar
    2. Espero que no !!! Jajajaja...Me fio de tí !!! ;-)

      Eliminar
  2. Yo también era un poco reacia a los aceites, sobre todo en el pelo....pero uso el de almendras del Mercadona en las puntas desde que lo leí en este blog y la verdad es que va de maravilla.
    Imagino que si ese va bien, el de Moroccanoil será una auténtica pasada...

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lucía, cómo me alegra leer que cogiste el truco del aceite de almendras de este blog y que te va bien... Qué guay!!! ;)
      Moroccanoil es de verdad una pasada, tiene una suavidad cuando lo frotas en las palmas de las manos antes de ponértelo que te dan ganas de untártelo en el cuerpo!!!

      Eliminar
  3. Yo me estoy aficionando a los aceites, el de rosa mosqueta lo uso antes de mi crema de noche, y me va genial. Por cierto el que has mencionado de Khiel´s , tengo una muestra y estoy deseando probarlo, que tiene buenisima pinta. Y este de Moroccanoil, pues habra que probarlo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vanesa, cuando pruebes el aceite de Kiehl's me cuentas, la verdad es que a mí me encanta y no hago más que leer cosas positivas de él...

      Eliminar
  4. Hola!!!!pensaba lo mismo q tú.... Anti aceites para cara y pelo por el miedo a la grasa posterior...... Solo me pongo, de vez en cuando, en las puntas un poco antes del secado.....
    Lo q comentas del aceite de oliva ...dormir con él (jjje, como suena), casi q no me convence, solo pensas como puede quedar la almohada.....llena de aceite!!!!!!
    Si sé que en el momento el pelo queda genial, super suave y brillante, pero.....cuanto dura limpio???? No has comentado el...después!!!! Eso es lo q me dá pánico, porque todos estos productos me dejan el pelo genial en el día, pero me dura limpio poquiííííísimo tiempo. :-(
    Moroccanoil es bueno bueno?????
    Espero respuesta de una experta como tú.... ;-P
    Bsazo guapetona!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isa, guapetona, vamos por partes. :)
      Mira, lo del aceite de oliva o de almendras en el pelo para dormir con él (jaja) no pringa la almohada porque me hago una coleta altísima (casi casi como el último moño que se puso Penélope Cruz) y luego me la enrollo en plan moño de bailarina, con lo cual no toca la almohada.
      Y sobre lo de cuánto dura el pelo limpio, a mí con Moroccanoil me está durando lo mismo que siempre, porque además sólo me lo pongo de medios a puntas. También es verdad que yo me lavo el pelo día sí y día no, pero de verdad que no he notado que se me engrase antes ni nada.
      Y sí, Moroccanoil es bueno, bueno. Al menos para mí.
      Espero haberte ayudado con la respuesta, y si no ya sabes, me das un coscorrón por el FB!!! ;)

      Eliminar
  5. Hola wapa!!!

    Aisss con todo lo que nos cuentas ya me has creado otra necesidad!!! jeje

    Un besote!!!!

    ResponderEliminar
  6. Es una maravilla!!!!!!!!!! yo estoy encantada de usar Moroccanoil. He encontrado un salón en el centro de Barcelona que tiene todos los productos, está en Av. Gran Via de Les Corts Catalanes, 617 entre Paseo de gracia y Pau Claris. La verdad que allí te informan muy bien de los productos y como usarlos para obtener el máximo beneficio. Las chicas son encantadoras.

    ResponderEliminar
  7. yo he probado casi todos los productos de Moroccanoil y son un éxito total.
    TEngo el elo largo y muy rizado y para mí el Frizz Control y la Crema moldeadora son imprescindibles. También una vez a la semana me aplico el aceite en las puntas. Yo compro todos los productos en www.champusytintes.com

    ResponderEliminar