Obsession (y no de Calvin Klein)


Tengo una mente un poco obsesiva-compulsiva. En el sentido de que, como me dé por algo, la hemos liado.

Me he llegado a pasar noches sin dormir porque se me había pegado una cancioncita (y muchas veces lo peor es que ni siquiera me gustaba) y no he podido dejar de cantarla. 

Seguro que a ti te ha pasado más de una vez. El problema es que no sólo me ocurre con canciones. Me pasa con frases, con nombres de personas (del presidente de Kirguizistán, por ejemplo, si lo he oído en el telediario y me ha parecido curioso), con expresiones (en inglés son mis favoritas, como escuche una que no conocía y me guste, ahí me tienes repitiéndola como una panoli). 

Y, lo peor: puedo también tirarme una noche medio soñando con la serie, la película o el libro que acabo de ver. Intentando darme explicaciones sobre por qué a tal personaje le ha pasado tal cosa, cómo podría solucionar sus problemas, o incluso desarrollando yo la trama a mi antojo. Pero medio dormida, ¿eh? Y no lo puedo evitar. Una más de mis taras, qué le vamos a hacer. Si hubiera nacido pantalón, estaría en el Lefties.

Como ya supondrías, en temas de belleza me pasa lo mismo. Hace unos años llegué a tener tal obsesión con ir al gimnasio y hacer deporte que, día que no hacía algo, día que estaba de mala leche, o inquieta cuanto menos. Aunque fueran unas sentadillas y unos abdominales en casa, tenía que hacerlos. Parecía un poco loca. Si no había dormido apenas no importaba, mis 45 minutos de step en la máquina del gimnasio eran sagrados. Eso sí, tenía el culo como una piedra pero unas ojeras… Y lo peor es que además estoy mejor ahora, que hago una cantidad de deporte moderada (dos o tres días a la semana, como mucho, en mi elíptica, y algunos ejercicios de pesas ligeros; para algun@s será poco, pero es que una tiene vida aparte de eso). Sobre todo porque mis piernas pasan de estar normalitas a ser directamente las de Roberto Carlos con un par de días de ejercicio, y tengo que tener cuidado.

Y qué decir de las pinzas de depilar…Pueden ser un instrumento peligroso en mis manos si enciendo las luces del espejo del baño, porque entonces no hago más que ver pelitos, y pelitos, y me puedo tirar media hora con ellas. Y quedarme sin cejas, lo cual no es nada favorecedor si no eres fan de Nosferatu. O de los desfiles de la temporada primavera-verano 2010 de algunos diseñadores.

También me obsesiono tapándome las ojeras con el corrector. Yo me sigo viendo ojeras aunque me haya gastado medio tubito del producto. Y no porque el corrector sea malo y tape poco, no. Es que yo me sigo viendo ojeras. 

Soy lo que podría llamarse ojeroréxica. Lo cual, aparte de raro, no es bueno porque cuando te pones demasiado corrector la zona se ve cargada, las arrugas se marcan más y pareces lela, en definitiva.

Te podría enumerar algunas más de mis obsesiones (el orden en el neceser del bolso, en el de maquillaje de casa y en las cremas en el armario del baño; las muestras de cremas; el pelo que se me cae cuando me lavo la cabeza –puaaaaaaaj, qué asco, no lo soporto -; los pelitos de las piernas que creo que me quedan después de depilarme…) , pero la verdad es que quiero que nos sigas leyendo, y no es plan, ¿no?

Pero te tengo que contar la última, no lo puedo evitar (¿lo ves?: Obsesiva compulsiva): ahora que se me ocurre también, soy celulitoréxica. Seguro que sabes qué quiero decir. Por mucho deporte que haga, por muy delgada que esté, por muy firme que tenga la piel…la celulitis está ahí fuera. O eso veo o, al menos. Aunque a veces, muy pocas…no la veo!!! No está!!!! Ah, no, Rosa, que no te has quitado las medias, so bruta. Pero en este caso, realmente, es normal que la vea. Porque la celulitis sigue ahí. 

Es como cuando Santiago Segura decía que era anoréxico porque se miraba al espejo y se veía gordo.

5 comentarios

  1. Jajajaj celulixticor??? Vamos que no tenemos celulitis, esto es como el acolchado del Chanel, que esta de moda o no lo veis así??? Con lo que me ha costado tener los muslos con esa textura para que ahora me digáis que no esta de moda vamos por diosa. Venga acuñemos el termino ha hagamos camisetas con “soy celulitoréxica” seguro que se piensan que es una bebida energizante y nos forramos, (voy al 50% con vosotras que la idea es mía) un beso Crisús.

    ResponderEliminar
  2. Buena idea Crisús!!! jajaja

    ResponderEliminar
  3. jajaja muy weno lo de santiago segura!! jajajaja

    ResponderEliminar
  4. hola!! es la primera vez k visito tu blog y esta genial!!
    super buenas las fotos!!
    pasate por el mio si kieres, te espero en
    http://sweetsyte.blogspot.com/
    bss!

    ResponderEliminar
  5. Crisús, lo veo, lo veo!!!!!
    Tere, te haremos una visita, no lo dudes. Gracias por tus palabras.
    Anónimo, me alegro de haberte hecho sonreir...

    ResponderEliminar