"El mejor polvo de tu vida"

Sí, sí, vamos a hablar de polvos. Pero no de los que much@s estaréis imaginando (sí, tú, que has hecho click en el enlace pensando en algo que no tiene nada que ver con lo que voy a contar; pero mira, al menos he captado tu atención; lo que tiene que hacer una…).

De lo que voy a hablar es de Ultraglow, cuyo lema es ése, “El mejor polvo de tu vida”. Se trata de unos polvos, sueltos o compactos (los originales son compactos) que, además de usarse como polvos bronceadores, pueden usarse como base de maquillaje, sombra de ojos, colorete, perfilador de ojos y labios, color de uñas, color de labios y color corporal. En serio. Como os lo digo. Y comprobado por mí. Además, sirven para cualquier tipo de piel, sea del tono que sea. Lo único que hay que hacer es aplicarse mayor o menor cantidad, pero se adaptan perfectamente. Y tienen SPF. Increíble, ¿no?


Había leído de estos polvos en varios blogs y me habían llamado mucho la atención. Pero, al no poder comprarse en España, desistí en mi interés. Hasta que la semana pasada me enteré de que se pueden adquirir a través de la web española http://www.cosmeticaoriginal.com/ Así que me puse en contacto con ellos para informarme. Y Nuria, la persona que me contestó, muy amablemente, me explicó todo. El pedido se hace en su e-mail info@cosmeticaoriginal.com, te lo envían por correo, y lo pagas contra reembolso cuando lo recibas en unas 48 horas (lo cual, sinceramente, me da más tranquilidad que pagar con tarjeta por Internet en sitios que no conozco). 

Además, a través de esta web pueden adquirirse productos de las marcas Spa Royal (depilación con el método del sugaring, mucho más suave que la cera tradicional y más efectiva), Young & Pure (una línea de productos 100% naturales para pieles jóvenes muy interesante), o Cereal’s (productos también naturales que comprenden desde una limpiadora de arroz en mousse hasta un contorno de ojos, un tratamiento blanqueador o tratamientos corporales como el reafirmante de senos).

Y yo, pensando en mi servicio a la comunidad, a vosotras, decidí sacrificarme y comprar estos polvos mágicos para probarlos y contaros mi experiencia. Nuria me envió dos unidades de Ultraglow (para probar las dos versiones, la original y la demi-mate, que es especial para pieles grasas e incluso para hombres) y además un montón de muestras de algunos productos Cereal’s. Con lo cual, cuando abrí la cajita, me quedé encantada.

La noche del viernes probé la versión original de los polvos, y me gustó mucho cómo quedaban porque dan un tono de piel precioso y además un ligero brillo muy favorecedor. ¿El problema? Que con mi tipo de piel el brillo favorecedor pasó a ser a lo largo de la noche un “relucimiento” que no me gustaba nada.

 Así que el sábado probé la versión demi-mate. Y mucho mejor. Al no tener el brillito son más naturales, y me dio la impresión de que duraban más. Y sé que conforme los vaya utilizando me sentarán mejor, porque daré con la cantidad justa que ponerme. Esta mañana me he ido al trabajo con un tono de piel fantástico.


También probé el reafirmante de senos de Cereal’s. La verdad, lo probé por probar, porque la madre naturaleza ha sido taaaaaaan generosa conmigo que me ha dado una talla de sujetador que no se me cae nada, nada. Escasa pero firme, sí señora. Pero nunca está de más la hidratación y la prevención de las estrías. No vaya a ser que me crezcan de repente y tengamos un disgusto. Al principio pensé que el olor del gel era… ¿cómo decirlo? ¿Raro? Pues sí, raro.

Pero Nuria me ha aclarado que es por la alta concentración de aceites esenciales y activos, mayor que en los productos que compramos en las tiendas y más parecida a la de los productos de los centros de belleza. Además, al ratito no se notaba nada.


Ahora me queda probar la loción blanqueadora y renovadora para las manchas de la piel por el sol y el acné (justo lo que necesito) y el gel coadyuvante en el linfodrenaje y la adiposidad localizada (en lo que viene siendo, mayormente, la celulitis y las piernas hinchadas, que diría Fiti). Estoy segura de que me van a gustar.

¿Qué más contaros de estos productos y esta web? Pues que para esta Navidad están preparando kits especiales (como el de los polvos Ultraglow con una brocha especial para aplicarlos, un gel para ducha y pelo de Young & Pure y un limpiador facial de la misma marca) y nuevos productos como las sombras de ojos Ultraglow. Que podéis ver en la web un vídeo sobre los polvos donde explican cómo aplicarlos y todos los usos que tienen. 

Y que, qué leches, que vamos a hacer un concurso para que la afortunada (o el afortunado, mira que si pinchaste en el enlace por lo del “Mejor polvo de tu vida” y al final te llevas el polvo, ¡cuéntaselo a tus amigos!…) pruebe estos increíbles Ultraglow. Será en breve, después del concurso de los gemelos que Miriam comentó la semana pasada. Manteneos atentas…

Buscando en el baúl de los recuerdos...

“¡Uuuuuhh!”. Qué buen rollo me da la melodía de esta canción de Karina…

Y qué bien me viene para lo que os voy a contar.

Como en la moda, el maquillaje siempre tira de tendencias y estilos que ya se llevaron hace algunos años (en algunos casos, mucho años). Y eso me gusta porque siempre podemos variar un poquito la forma de maquillarnos para no ir siempre iguales. Un eyeliner y un labio rojo al estilo años cincuenta, unos pómulos rosados y las pestañas a lo babydoll para emular nuestra infancia, unas sombras azules radicales para emular a los ochenteros…

Y productos que podemos volver a usar para animar nuestros rostros de una forma diferente. Es lo que hice el fin de semana pasado. Como iba vestida en tonos marrones, me decidí a maquillarme los ojos con sombras tierra. Normalmente no las uso porque me da la sensación de que me dan aspecto de cansada (mis ojeras, muy chulas ellas, no son moradas o azuladas, sino que tienden al marrón), pero rescaté de mi neceser algunos productos que me convencieron y de mi imaginación algunas técnicas que se llevaban antes:

-Las sombras mono Color Focus de Lancôme en los tonos Pêche Melba (un tono melocotón irisado que me puse en el párpado móvil) y Vanille des Îles (dorado muy clarito, que me puse bajo el arco de la ceja). Las tengo hace un montón, pero nunca las había usado porque no encontraba la ocasión. Y fíjate tú, fue ésta. Si es que hay que probar y probar y darle oportunidades a las cosas…

-La sombra marrón mate de Mercadona, el tono 17. La apliqué para hacerme un semiahumado, pero no poniéndomela en todo el párpado móvil y en el inferior, sino dibujando la “banana” que se hacía en los años sesenta y difuminándola mucho. Nars ha usado este estilo de maquillaje de ojos en su campaña para este otoño-invierno. Y al dejar el párpado móvil más clarito da más luz a la mirada. Eso sí, difuminad, difuminad (¡malditas!).

-El perfilador de ojos marrón de Mercadona. En lugar de aplicarlo directamente en el ojo, tomé el truco de Tuimagenpersonal.com y me pinté el dorso de la mano con él y luego “mojé” un pincel biselado con el que me lo apliqué para delinear el ojo por arriba y por abajo. Queda más difuminado y natural.

-Un lápiz blanco de Faber Castell. Sí, lo sé, es una marca de lápices para escribir, como los del cole, pero no soy una bruta. No tanto, quiero decir. Es que además hacen estos lápices para maquillarse. Yo lo compré en Mercadona. En lugar de usarlo de eyeliner, como hacían mis amigas del cole cuando yo tenía quince años (nunca lo entendí, me parecía que quedaba horrorosa la línea blanca en el párpado, pero según ellas era lo más; yo es que era una incomprendida, creo), me lo puse por dentro del ojo, pero sin marcarlo demasiado para que no se notara tan blanco (lo ideal es hacerlo con un lápiz vainilla, pero no tengo) para que se me borrara un poco el aspecto de cansada. Y funciona, además de que hace el ojo más grande (otro truco: si tenéis los ojos rojos perfiladlos por fuera con lápiz azul en lugar de negro, ese color neutraliza el rojo).

-Un colorete dorado y uno tostado, como los que tenía mi madre cuando yo era pequeña y me sentaba a ver cómo se maquillaba. El tostado para marcar el pómulo (poniendo cara de Sara Montiel lo aplicas por debajo del hueso para marcar la mejilla) y el dorado por encima de la manzana de la mejilla, sonriendo, para iluminar. Son de Mercadona.

-El brillo de labios, que tampoco pasa nunca de moda desde que salió al mercado, era de Mercadona también: Bronzingold de la línea de maquillaje de verano, que huele genial, es suave y es tono melocotón irisado. Precioso.

-Y algo que, pasen los años que pasen, siempre está de moda: unas buenas pestañas. Con la máscara The Colossal Volum’Express de Maybelline se consiguen muy fácilmente. Y además me puse antes una capa de Hypnôse Precious Cells para alargarlas y darles el toque de serum que tiene. Esta máscara la tengo de muestra, no os creáis que tengo varias en tamaño de compra porque una no es el Banco de España…(eso me decía mi madre cuando le pedía para pinturitas en mi tierna adolescencia).

Porque yo lo valgo (y mi cara lo pedía a gritos)


Sábado por la tarde. Después de un viernes de levantarse a las 7:00, trabajar hasta las 15:00, ir corriendo a comer, comer como los pollos, intentar dormir una siesta y no poder, arreglarse, estar en pie hasta las 5:00, levantarse a las 11:00, hacer la comida para las chicas y el chico, no poder dormir siesta de nuevo, y tener que arreglarse de nuevo. Para estar estupenda, claro. ¿¿¿¿Cómo demonios lo iba a conseguir???? Imaginad mi cara...


Tuve que recurrir a un producto maravilloso del que me habían hablado y había leído mucho. Beauty Flash Balm, de Clarins. Una prebase de maquillaje que también puede usarse como mascarilla, que sirve para devolver a la piel la luminosidad, relajar los rasgos, estirar la piel y dejar un aspecto de piel descansada. Vamos, la leche en verso.

Nunca lo había comprado y estaba en mi wishlist, y como el jueves veía la que se avecinaba el finde, y hacía poco que había cobrado, decidí liarme la manta a la cabeza. A ver, tampoco es tan caro, son 34€, y debo decir que muy bien invertidos.


Lo usé como prebase de maquillaje, y la verdad es que al principio no me veía nada diferente. Pero conforme pasaban los minutos es verdad que me veía la cara como más estirada, más relajada. Luminosa. Y el efecto me duró toda la noche (y eso que me maquillé a las 20:00 y me acosté a las 4:00). Y (es la última "y" del párrafo, lo prometo) sin un brillo en toda la noche, sólo luminosidad. Qué maravilla.

También contribuyó a mi buena (o algo mejor, al menos) cara el sérum Repairwear Laser Focus, de Clinique. Es un nuevo sérum que promete eliminar en 12 semanas las arrugas casi como si te hubieras sometido a una sesión de láser. O al menos acercarse mucho al efecto. Tengo una muestra porque en la revista Elle de este mes venía una tarjeta para canjearla en El Corte Inglés. Conseguirla parecía una tarea fácil, pero no fue así:

Me acerco al stand de Clinique en El Corte Inglés. Busco a la "Experta Clinique", que nunca están en su sitio, oye. Me armo de valor para no pasar vergüenza por pedirle una muestra con una tarjeta de la revista. Me dice que me tiene que hacer una ficha de mis datos primero. Le digo que ya la tengo hecha. Lo confirma diciendo "Ah, sí, de otra vez que te llevaste unas muestras del Sistema Tres Pasos". Con retintín, la tía. Como si las pagara ella, no te jiba. Le pregunto por otro producto, por relajar la cosa y dar un rodeo. Me lo explica todo. Y me dice "hasta luego". No, bonita, hasta luego no. Le digo "vale, pero ¿me das mi muestra?". Y me suelta que bueno, pero que no la vaya a usar yo, que eso es muy fuerte para mí, porque es para las arrugas. Como que no me la quería dar, vaya. Pues por mis ovarios que me la daba, hombre ya. Le tuve que decir, "bueno, pues se la daré a mi madre, pero dámela, por favor". Le faltó ponérselo detrás de la espalda en una mano y con la otra agitar su dedo índice estirado diciendo "pero prométeme que no la usarás, ¿eh, bonita?". Vamos, que me fui de allí entre asustada porque apareciese detrás de alguna columna para recordármelo y mosqueada por su mala leche. Pero con mi muestra. ¡Olé!

Bueno, pues el sábado me puse el dichoso sérum. Pero como es para las arrugas profundas y yo realmente no las tengo en lo que es el cutis, me lo puse sólo en el contorno de los ojos. Se me quedó suave y satinado, y me facilitó mucho el maquillaje en la zona. Por eso contribuyó a que tuviera mejor cara. Ahora lo uso cada día, a ver si me hace el efecto que promete. Si lo cumple, a lo mejor lo compro. Pero en otro El Corte Inglés, por supuesto.
Así que, ese día (esa noche, más bien), salí restaurada, iluminada, relajada, estirada y dispuesta a echarme unos bailes si hacía falta:



PD: El domingo me puse Beauty Flash Balm a modo de mascarilla, después de limpiar y exfoliar la piel muy bien. Mientras se iba absorbiendo (porque es una mascarilla que se retira con un pañuelo de papel, y no enjuagándola con agua) parecía que me quedaba la cara fenomenal. Pero debo decir que al retirarme el exceso que quedó después del tiempo de rigor me quedaron muchos grumos en la cara que no había manera de retirar. Salvo con agua, con lo cual le quitas un poco la gracia al asunto. Pero bueno, en cualquier caso, ha sido un gran descubrimiento que os recomiendo.
Follow